Breve Inventario de Seres Mitológicos, Fantásticos y Misteriosos

LAVANDERAS

dragon

Fadas que viven al lado de ríos, barrancos o fuentes, y salen a tender su colada al anochecer. Se diferencian de las hadas célticas conocidas como Ban Shee o Bean Nighe, en que no lavan la ropa de los que van a morir, sino que es su propia ropa la que aparece tendida entre los árboles en la noche de San Chuan.

Han sido vistas en Villanueva de Sijena y en el monte Asba, donde tendían sábanas al lado de una fuente, llamada de Acuazones, donde se creía que se gestaban las tormentas. En Aínsa habitan en el llamado Prado de las Lavanderas o de la Casa de Bielsa, junto a un sauce y una fuente. Todos estos lugares son citados por Angel Gari en "Alto Aragón. Sus costumbres, leyendas y tradiciones".

La lavandera de Sena habita en el llamado Tozal de la Mora, y aseguran algunos que han podido verla al anochecer como una imagen borrosa de muchacha lavando en el río o llevando en un cesto la ropa blanca. En esta creencia recogida por Agustín Ubieto vemos la íntima ligazón entre las palabras MORA y lavandera, al fin y al cabo, una FADA relacionada con el agua. En este lugar han aparecido restos prehistóricos.

Además, es conocido este dicho popular: -"En el TURBON, las bruxas tienden sus ropas al sol" donde nos encontramos con otra práctica generalizada en las narraciones orales aragonesas, la de utilizar el vocablo BRUXA de un modo genérico, sustituyendo a otras denominaciones de seres fantásticos o mágicos: habitaba una lavandera al pie de la sierra de Merli, al sur del Turbón, en la Fuente de Lascorz. Un día una mujer fue a una huerta cercana a la fuente y encontró ropa blanca junto al agua. Dejó el rosario encima de la ropa y apareció la bruxa lavandera que le dijo: -"Si no quitas eso de ahí, no podré marcharme". La mujer, muy asustada, hizo lo que le habían mandado. La lavandera cogió su ropa y desapareció.

Las lavanderas altoaragonesas pueden ser vistas fácilmente por personas de ALMAS BLANCAS, y parece ser que su presencia es gratificante. Normalmente, sólo puede verse su ropa o sus sábanas tendidas. Las lavanderas, son conocidas en algunos lugares de la Ribagorza como las ENCANTARIAS.

Seres Ilustraciones Hojear Autor

Lo Casal de l'ibón:
leyendas, tradiciones y lugares aragoneses

©1999 Chema Gutiérrez Lera