Ramon y Cajal 5

Cajal titulo

     El reconocimiento internacional se produce ese mismo año de 1889, cuando en el Congreso Internacional de Anatomía de Berlín da a conocer Cajal sus descubrimientos, y aunque no consigue unanimidad al respecto, sí cuenta ya para siempre con la anuencia y la amistad de científicos de la categoría de Kölliker, tenido por la comunidad científica como maestro mundial de la Histología. A partir de este momento, los premios y los honores tanto de índole nacional como internacional se suceden ininterrumpidamente hasta el final de su vida, alcanzando el momento cumbre si acaso con la concesión del Premio Nobel en 1906.

     Entre 1887 y 1903, Ramón y Cajal estudió exhaustivamente el sistema nervioso central, describiéndolo por completo y clasificando los distintos tipos de neuronas y demostrando la forma en que se hallan interconectadas. Fruto de este denodado esfuerzo fue la publicación entre 1899 y 1904 de su obra cumbre: "Textura del sistema nervioso del hombre y los vertebrados", que los neurólogos siguen citando constantemente todavía y que es considerado el libro científico español más importante escrito hasta la fecha, equiparable al "Diálogo" de Galileo o al "Origen de las Especies" de Darwin. La culminación de esta obra fue una de las grandes satisfacciones profesionales de Cajal en un año en que hubo de afrontar el fallecimiento de su padre, con quien había mantenido una relación tormentosa, aunque inquebrantable, y a quien mucho debía en su vida, a juicio del propio Ramón y Cajal.

fotografíaRetina

     Posteriormente Cajal avanzaría inexorablemente en sus trabajos, perfeccionando los métodos de impregnación de los tejidos, sucesivamente sobre la base de nitrato de plata reducido - según invención propia, y gracias seguramente a su afición a la fotografía-, de nitrato de urano y de sublimado-oro, y logrando decisivos descubrimientos sobre la degeneración y regeneración del sistema nervioso, así como sobre la estructura de la retina y los centros ópticos de los invertebrados, que plasmó en numerosísimos estudios hasta su muerte.

     Pero si Ramón y Cajal adquiere un indiscutido predicamento entre la comunidad científica internacional, no es menor su influencia social en la España del momento, sobre todo a raíz de la concesión del Nobel, convirtiéndose en un modelo para la práctica de la ciencia en nuestro país, (víctima como es sabido de un ancestral atraso al respecto), y alcanzando una notable influencia en cuanto a sus ideas acerca de la educación y de reforma social. Las inquietudes sociales de Santiago Ramón y Cajal ya se manifiestan en su juventud, cuando a juicio de su hermano Pedro fue "un tanto revolucionario", y cuando con tan sólo veinticinco años ingresa, según algunos de sus biógrafos, en la Logia masónica de los Caballeros de la Noche, de la obediencia del Grande Oriente Lusitano Unido, que se instaló en zonas aragonesas entre 1869 y 1886.

motor

     Cajal participará del espíritu regeneracionista que se apodera de los intelectuales españoles a raíz del desastre de 1898, publicando algún que otro artículo en este sentido. Esta inquietud por el futuro del país le lleva años más tarde, tras la caída de la Dictadura de Primo de Rivera, a apoyar públicamente la Agrupación al Servicio de la República. Pero las preocupaciones sociales de Santiago Ramón y Cajal se plasmarán no obstante sobre todo en su obsesión por la educación y la formación de las jóvenes generaciones. Cuando en 1907 se crea la Junta para la Ampliación de Estudios, Cajal acepta presidirla, aun cuando no era nada partidario de ocupar cargos públicos muy comprometidos. De hecho, había rehusado, como dijimos, el ministerio de Instrucción Pública el año anterior, aunque ya en 1900 había sido nombrado consejero de Instrucción Pública.

     Cajal parece disfrutar en sus escritos dando consejos a los jóvenes estudiantes e investigadores, procurando guiarles de la manera que nadie había hecho con él, y en una línea conceptual próxima a los postulados de la Institución Libre de Enseñanza. Por eso se entusiasma con el proyecto de la Residencia de Estudiantes, en la que llega a crear un Laboratorio de Histopatología del Sistema Nervioso. Por eso acepta las presidencias sucesivas del Instituto Nacional de Higiene Alfonso XII (1900), y del Centro de Investigaciones Biológicas (1920), donde no sólo investiga sino que sobre todo, y a la par que en la Universidad, forma a un nutrido y sobresaliente grupo de seguidores y discípulos, entre los que cabe citar a su propio hermano Ramón, a Jorge Francisco Tello, Rafael Lorente de No y Galo Leoz (todos ellos también aragoneses), Fernando de Castro, Nicolás Achúcaro o Pio del Rio Hortega.

      Santiago Ramón y Cajal fue inusitadamente un científico popular. A su funeral, celebrado en Madrid, acudieron más de quinientas mil personas según algunas fuentes. En cualquier caso fue un sepelio multitudinario. Cajal murió el 17 de octubre de 1934. Junto a la noticia de su fallecimiento, los periódicos incluyen también la de la sublevación de Asturias. Afortunadamente, no llegó a presenciar la contienda civil entre los españoles. Los últimos años de la vida del científico lo fueron de paulatino sosiego. De sus obligaciones académicas en la Universidad se había jubilado en 1922, concentrándose en su labor en el Centro de Investigaciones Biológicas, que tras su muerte pasó a llamarse Instituto Cajal. En 1930 había fallecido su mujer Silveria. Cajal sigue trabajando aún hasta 1932, cuando ya dimite como director del Instituto y como Presidente de la Junta para la Ampliación de Estudios. Igual que permaneció activo hasta el último momento de una forma u otra, y aun con menor intensidad, en sus labores de investigación, fue fiel a su afición a la fotografía, que siguió practicando en su estudio, y también a la escritura. Poco antes de su muerte había publicado "El mundo visto a los ochenta años", una especie de legado general de un hombre sabio, que en vísperas de su despedida de la vida recordaba con fervor sus primeros años en tierras del Altoaragon, en Larrés, en Luna, en Valpalmas, en Ayerbe.

Ramón y Cajal

Santiago Ramón y Cajal (^sobrenombres)Siguiente Página
Para saber más...
Inicio

©2003 El Cronista de la red