María Fustero, marzo 2003. Presentacion.

cronista



     Estos cuadros pertenecen a una serie de pinturas en las que he pretendido reproducir la sensación visual que la naturaleza me produce a través de las estaciones, tamizada por una percepción subjetiva de las formas y subordinada al color, que se convierte en lo esencial: el verde azucarado de la primavera apenas visible entre las flores amarillas, rojas, rosas, violetas, blancas…; los rojos, morados y amarillos de los frutos del verano; los cálidos anaranjados, tierras, y ocres amarillos de las hojas del otoño; y los colores grisáceos y fríos de los árboles en el invierno, con sus ramas desnudas, que ya esconden en su interior el estallido de la próxima primavera

María Fustero, marzo 2003

Ir al comienzo

© 2003 El Cronista de la red