Lope Ruiz Garcia 3.

cronista


I
Te has ido mi amor irremediable
Negándote a morir
Tal ciervo al que la herida
Aún espolea
Y huye del último suspiro.

II

La muerte ha puesto sobre mí su mano
Ha sitiado la ciudad
Que habito
	    invitándome
Una y otra vez
Dulcemente al sueño.

III

Qué no diera ahora por beber
La copa finamente repujada
Al fin posar los labios
Donde embriagados otros
Y ardientes se posaron
Antes  Dormir apacible un sueño
Bajo el Ártico -suavemente azul-
En esa otra quietud premeditada.

IV

Ay hermana judía hermana
Del frágil tendón del músculo azulado
Por el miedo caminas
Hermosamente como las víctimas
Lasciva a tu pesar entrañable
Objeto de tortura
Óyeme tú a la que apenas
El pubis ensombrece
Dulce vello
Oye y clávame una vez más los ojos
Traspásame
Que tus dedos se enreden
En mi pelo
Confundidos
	        Demórate un instante un siglo
En mí -que te amo-
Y prepárate para la muerte.

© 2003, de los textos y dibujos (herederos de Lope Ruiz)

PoemasVer la página siguiente
Siguiente página

Introducción / Dibujo nº 1 / A Puserwaden / Dibujo nº 2

Inicio


©2003 El Cronista de la red