Servet 5

cronista

Miguel Servet Titulo Miguel Servet

     Además de estudiar en París, Miguel Servet imparte por su lado, en el colegio de los Lombardos, clases de matemáticas, que incluían materias consideradas afines, como la astronomía. Por aquel entonces esta ciencia se mezclaba con las prácticas astrológicas de modo totalmente permisivo en general, e incluso entre destacados miembros de la Iglesia católica que recurrían a ella con normalidad. Sin embargo en París la astrología judiciaria o predictiva, que también impartía Servet, llegando incluso a predecir el eclipse de luna que efectivamente se produjo el 13 de febrero de 1538, estaba castigada nada menos que con la hoguera. Las autoridades académicas prohibieron el curso de Servet, y éste respondió publicando un pequeño folleto titulado "Apologetica Disceptatio pro Astrologia". Entonces, el decano de la facultad de Medicina, Juan Tagault, que andaba tras los pasos de Servet desde hacía tiempo, le denunció al procurador general del rey. El proceso en el Parlamento de París se llevó a cabo el 18 de marzo 1538 y Servet no salió mal parado, pues no olvidemos que la pena a la que podía haber sido condenado era la muerte. La sentencia le obliga a entregar todos los ejemplares de su folleto, y a ser un discípulo correcto y obediente. La influencia de un personaje llamado Juan Thiebault, médico de cámara del rey Francisco I, de creencia protestante, y que también había sido médico y astrólogo del emperador Carlos V, no fue ajena a tanta suerte, a decir de algunos biógrafos de Servet. De todas formas, éste decide abandonar París, y tras unas pequeñas estancias en Avignon y Lyon, recala en la tranquila Charlieu, próxima a ésta última. El empleo de médico que aquí va a desarrollar durante casi tres años lo pudo conseguir muy probablemente a través de su amigo lionés Sebastián Montuus, señor de Rivoire, y oriundo de esa villa donde radicaba la casa familiar, en la que se alojó Miguel Servet. Esta familia parece además que era amiga del obispo Palmier, que había asistido a las charlas sobre astronomía de Servet en París, y que le dará protección y trabajo en Vienne del Delfinado cuando abandone Charlieu.

     En Charlieu, Servet vivió sin sobresaltos mencionables, si exceptuamos el episodio de un ataque callejero que sufrió por instigación de otro médico rival, y que nada tenía de extraño en las costumbres sociales de la época. Lo que es más de destacar en la trayectoria vital del aragonés es que en Charlieu parece que mantuvo una relación sentimental muy seria, tanto que debió considerar la posibilidad de contraer matrimonio, aunque al final la desechó debido, según él mismo dijo durante su procesamiento en Ginebra, por entender que no reunía las condiciones físicas para mantener su matrimonio, ya que le habían amputado un testículo cuando tenía cinco años y en el otro padecía una hernia. Acaso Servet se escudó en esta excusa para no apartarse ni una coma del que entendía su camino de vocación exclusivamente intelectual. Algunos biógrafos entienden que el carácter acendradamente místico del aragonés le llevó a escoger una vertiente platónica del amor, no conociéndosele de hecho, a excepción de la citada, relación alguna con mujeres.

Ciudad de Charlieu

Ciudad de Charlieu (Francia)

     No se sabe porque deja Servet la ciudad de Charlieu para ir de nuevo a Lyon, donde en febrero de 1540 firma un contrato con algunos libreros, con quienes ya había establecido contacto antaño y que habían formado la llamada Sociedad de Libreros, para llevar a cabo una edición de la Biblia Latina de Santes Pagnini. Este dominico, discípulo de Savonarola, y Servet se habían conocido durante la anterior estancia de éste en Lyon y su relación debió ser lo suficientemente estrecha como para que Santes Pagnini legara a Servet todas sus notas cuando murió en 1536. Con ellas pudo el aragonés acometer la edición de la Biblia, que se realizó en siete tomos y que no concluirá hasta 1545, y que fueron apareciendo cuando Servet residía ya en Vienne del Delfinado, a donde se trasladó en 1541 invitado por el arzobispo Pedro Palmier, que ocupaba el cargo desde 1528 y que había asistido a las lecciones sobre astrología impartidas por Servet en París.

Miguel Servet (^sobrenombres) Siguiente Página
Siguiente Página
Inicio