Invierno 2. Antonio Redondo.

cronista

titulo

     YO quiero esconderme de las nubes del verano, de las lluvias del otoño, de la memoria perdida... Como perdí la rosa y el invierno ha llegado ya no puedo besar sus pétalos suaves pues mi lengua es de asfalto.

     La lengua del glaciar es fría y blanca, su sabor es de tierra y sus besos de estiércol. El invierno es tan largo que el oso polar blanco se ha comido las pieles.

Invierno 4

página siguiente

Seguir leyendo...

Cronista pie

©2004 El Cronista de la red