Invierno 7. Antonio Redondo.

cronista

titulo

     CUANDO todavía no era un hombre sino sólo una estatua de mármol una yegua sombría cargaba con la calavera de la muerte.

     Yo tenía un río sin agua y un laúd con una única cuerda enmudecida. Un sol resquebrajado adornaba mi cabello.

     Es invierno y recuerdo que fui estatua de mármol.


Invierno 3

página siguiente

Seguir leyendo...

©2004 El Cronista de la red