Del amor y de la ausencia. 2.

por Fernando Sarría.

Cronista


Del amor y de la ausencia


De este ruido de sables
en que la noche se figura
ando yo despierto y sin ventura.
Cadencia de mi cuerpo sudoroso
--un viento arremolina las hojas
secas en mitad de la nada--,
cabe un racimo de uvas
en mi austera boca,
y del oscuro precipicio
un salvaje sabor amargo
persigue mi desaliñado aliento.
Te hubiera esperado en una esquina,
al final de cada calle
o debajo del farol de mi llamada.
Allí mi soledad te aguarda
desde el último sueño de tus besos
y del adarce de tu cuerpo en mi memoria.
Mientras cientos de tambores me asaltan,
mi corazón llora su eterna pena,
y la tristeza rehace su oscuro cuerpo
entre las humedecidas sábanas,
que como un sudario me rodean,
y hacen de ella mi amante perfecta.

© 2006 Fernando Sarría

Pino mediterráneo


Seguir leyendo: Entre tus ojos de mujer... Siguiente Página
Inicio

Ir a portada Cronista

© 2006 El Cronista de la red