Japón 7. relatos de viajes

Carlos Manzano

Cronista


Japón

Japón, universo de contrastes - 6



     Kioto puede presumir de poseer un gran número de templos declarados Patrimonio de la Humanidad (http://whc.unesco.org/en/list/688), aunque están tan alejados unos de otros que resulta casi imposible -salvo que la estancia en la ciudad se alargue más de una semana- visitarlos todos. Para no extenderme más de la cuenta dando una lista redundante y poco indicativa de templos que-se-recomienda-visitar, yo destacaría sobre todo el llamado Ginkaku-ji, recogido y delicado como pocos (aunque durante nuestra visita su principal pabellón, el famoso Pabellón de Plata, estuviese cerrado por obras) y el espectacular Kinkaku-ji y su maravilloso Pabellón Dorado, más impresionante aún gracias al pequeño lago que lo rodea y enaltece. A partir de aquí, que cada visitante elija en función de su criterio y de sus posibilidades (y de sus ganas de moverse de una punta a otra de la ciudad, claro está).

     Además de los templos, Kioto alberga un ingente número de atractivos que la convierten en una de las ciudades más fascinantes del planeta, empezando por su espectacular y futurista estación de ferrocarril, una de las más impresionantes que el que suscribe ha visto nunca. El diseño, si bien no puede calificarse de rompedor o excéntrico, ofrece en cambio una perfecta muestra de lo que supone conjugar con buen criterio funcionalidad y belleza, además de dar cobijo a una amplia red comercial y de ocio. En contraste con este espacio moderno pero eficaz, a cierta distancia del centro (es imprescindible usar algún tipo de transporte para llegar hasta aquí) se encuentra el siempre acogedor bosque de bambú de Arashiyama, donde incluso se han llegado a rodar algunas famosas películas (Tigre y dragón, de Ang Lee, sin ir más lejos). En cualquier caso, si el día acompaña, el paseo por cualquiera de sus dos bien señalizados recorridos puede convertirse en una de las más relajantes actividades susceptibles de llevarse a cabo en la ciudad: si lo que uno desea es pasar una tarde tranquila y sin sobresaltos, Arashiyama es el espacio idóneo para ello.

     Tampoco sería justo dejar de lado el famoso Sendero de la Filosofía, una apacible travesía enclavada en la parte este de la ciudad que enlaza algunos de sus más interesantes templos. El sendero, si se realiza de norte a sur, es decir, partiendo del templo de Ginkaku-ji hasta llegar al de Kiyomizudera, va dejando a su izquierda el viejo canal que antiguamente abastecía de agua a la ciudad y un enorme bosque de cerezos que en primavera depara un maravilloso e incomparable espectáculo visual; y a su derecha, una miríada de casitas de apenas dos alturas dan forma a una de las más acogedoras zonas residenciales de la capital. El sendero de la filosofía es sin duda alguna y por derecho propio uno de los lugares más visitados de Kioto.

     También sería un enorme desatino olvidarse de las concurridas y siempre vitalistas galerías comerciales de Shinyogoku y Teramachi, del bullicioso mercado de Nishiki o de la cercana calle de Shimbashi, lugar éste donde antiguamente residían buen número de geishas y cuyos primitivos edificios se conservan en perfectas condiciones; o del magníficamente conservado y céntrico castillo de los Tokugawa, en cuyo interior, por cierto, está prohibido hacer fotografías; o del majestuoso Palacio Real, cuya visita, no obstante, está limitada -previa reserva- a los extranjeros. La lista, cómo no, podría alargarse indefinidamente si nuestra visita no se hubiera visto reducida a tres escuetos días que por fuerza nos obligaron a escoger solo una parte de lo más representativo. Kioto alberga en su seno tal cantidad de atractivos que únicamente queda remitir a quien pretenda visitarla a cualquiera de las guías que existen en el mercado sobre la ciudad o, si lo desea, a alguna de las excelentes páginas que a día de hoy pueden encontrarse en la red sobre esta inclasificable ciudad.

Japon, Carlos Manzano

Kioto - Castillo



© texto y fotografías 2009 Carlos Manzano

Inicio y Acceso al montaje fotográfico

©2009 El Cronista de la red

Versión 19.0 - Septiembre 2009