Rebetico 7. Cronista 19

cronista


Rebetico, rembetico

Rebético - 7


     "O Manolis" de Giannis Dragatsis y Kastas Nouros, una pieza también célebre y que fue compuesta en los inicios del estilo, toca el mismo tema, aunque aquí la solidaridad más bien se manifieste en la comisión de delitos. Como curiosidad indicar que en la versión que realizó Yiorgos Dalaras en los años 70, la censura del momento provocó que los "lulades" (las pipas), fueran sustituidos por "baglamades".


No esperaba, Manolis, que te volvieras un fantoche,
que rompieras el lulás y entraras en la cárcel. 
Si eres un auténtico mangas, ¿dónde está tu rosario?
Si también eres un seretis, ¿dónde está tu cuchillo?

Yo soy un auténtico mangas y un auténtico belalís,
y cuando fume te darás cuenta.
Ven, ea, Manolakis a marcar (los dados);
extendamos la manta para sacarles (el dinero).

Manolis, por ti vendo mi ropa
y cojo el baglamás, y toco y me divierto.
Ven, ea, Manolakis a tocar el baglamás
y a pasarlo bien en este falso mundo

O Manolis

     En el "zeïmbékiko" "Zoula se mia barka bika", ("Entré sigilosamente en una barca") de Yiorgos Batis, los apodos encubren el nombre de otros rebetes con los que el autor guardaba una estrecha y "generosa" relación de amistad (Markos Vamvakaris, Anestis Deliás, etc). Huyendo de la policía, los manges buscaban sitios apartados donde poder disfrutar sin sobresaltos de sus distracciones:


Entré sigilosamente en una barca
y aparecí en la cueva del dragón.
Veo a tres colgados
tirados en la arena.

Eran Batis y Artemis
y el holgazán de Estratos.
Eh, Estrato, eh, Estrato
prepara una buena pipa humeante

Para que fume el viejo Batis
que es hace años un derviche,
para que fume también Artemis,
 y el que se marche que vaya a buscarla.

Y nos traiga hierba oscura de la ciudad
y nos colguemos todos,
y el mangas una pipa de Persia
con tranquilidad se tome

Zoula se mia barka bika b

          7. El juego

     Junto al consumo de drogas y alcohol, el juego es otra de las actividades favoritas de los "manges". Las cartas y los dados los llevaban a mal traer, como se puede comprobar en la canción de autor desconocido cuyo título es "Ttes to vradi stou Karipi" ("Ayer por la tarde en Karipi"):


Ayer por la tarde en Karipi
fumamos hachís
fumamos tsika
con un mangas de Sira

Y vino también uno de Patrás
y nos preparó una bola,
y otro de Bolo
y se fumó un porro

Vinieron también de El Pireo
y la armamos buena.
Y echando los dados,
no nos dejaron ni un céntimo

Echaron un dado trucado;
no caímos en la cuenta

Ttes to vradi stou Karipi


Rebetico, rembetico
Seguir leyendo: Siguiente Página
Siguiente Página

© texto 2009 Rafael Lobarte

Inicio

Ir a portada Cronista

©2009 El Cronista de la red

Versión 19.0 - Septiembre 2009