Rebetico 9. Cronista 19

cronista

Rebetico, rembetico

Rebético - 9


     Pero no todo es color de rosa, ni mucho menos, en la vida carcelaria. Veamos ahora un par de temas de Markos Vamvakaris que rebosan dolor y amargura. En ambas aparece otra de las figuras típicas del rebético, la madre, personaje importante en este ambiente de valores tan primarios. En primer lugar, uno de los temas más conocidos de su autor, "Antitlaloune i filakés", ("Resuenan las cárceles"); y en segundo "Haïdari", del que existe una magnífica versión en el disco de Yiorgos Dalaras "Rebétiko tis Katohis" ("Rebético de la Ocupación"), título también imprescindible en la historia reciente del estilo y que hace referencia a la ocupación de Grecia por las tropas alemanas durante la II Guerra Mundial.

RESUENAN LAS CÁRCELES

Resuenan las cárceles:
Anapli y Yedí Koulé.

Resuenan las campanas:
Singroú y Parapígmata.

Madre, si estuvieras aquí y te compadecieras.
Ven a verme, madre mía.

Ven antes de que me juzguen
y llora para que me declaren inocente.


Antitlaloune i filakés



HAÏDARI

Corre, madrecita, cuanto puedas,
corre a salvarme
y del Haidari, madre mía,
sácame.

Porque estoy muriéndome;
que he sido condenado
a pasar diecisiete años, muchacho,
metido entre rejas.

Desde la calle de Sekeri
me llevaron al Haidari,
y hora tras hora espero
a que me atrape la muerte.

Haïdari"

          10. La enfermedad


     La tuberculosis fue durante el siglo XIX y principios del XX una enfermedad terrible. Considerada el "mal romántico" por excelencia, también dejó su huella entre los miembros de esa sociedad marginal a la que pertenecían en sus orígenes manges y rebétes. "Mana mou ime fthisikós", ("Madre mía, soy tísico"), de Yiorgos Katsarós, es una excelente muestra de las canciones que tratan sobre este tema:

Madre mía, soy un tísico, sufro una grave tisis.
Besa a otro hermano mío, madre, para que no te contagies.

Madre mía, echa a los médicos, para que no me atormenten,
pues no son capaces de curarme y me hacen daño.

Lloro, me queman los ojos y me duele el alma;
entre sufrimientos paso esta extraña vida mía.

Mana mou ime fthisikós

Rebetico, rembetico
Seguir leyendo: Siguiente Página
Siguiente Página

© texto 2009 Rafael Lobarte

Inicio

Ir a portada Cronista

©2009 El Cronista de la red

Versión 19.0 - Septiembre 2009