Mudejar en Zaragoza 2

Cronista

Torre de la Iglesia de San Pablo 1 titulo San Pablo

En el año 1358 el Consejo de Guerra de la ciudad de Zaragoza disponía que la torre de la Iglesia de San Pablo, recién construida, sería demolidada junto a otras, como la de la Iglesia de San Gil, si los ejércitos castellanos de Pedro I el Cruel atacaban la urbe. Afortunadamente no fue así y todavía podemos admirar esta magnífica torre, sin duda lo más significativo de la fábrica mudéjar de la iglesia, que sustituyó a otra primera románica, dedicada a San Blas.

La degradación urbanística actual del barrio zaragozano de San Pablo en poco se parece a la pujanza con que el mismo se desarrolló durante los siglos XII y XIII como zona nueva de población a la que acudieron en un principio preferentemente labradores, estableciéndose más tarde, ya en el siglo XVI, un número importante de artesanos e incluso artistas. El barrio se llamó primero La Población del Rey, para pasar después a ser conocido como San Pablo, posiblemente a raíz de que su iglesia cambiase de advocación en 1266. El crecimiento demográfico de la zona, que en el siglo XV llegó a albergar un tercio del total de los vecinos de Zaragoza, obligó ya en el siglo XIV a ampliar la iglesia mudéjar que había empezado a construirse a finales del XIII, en 1284.

Torre de la Iglesia de San Pablo 4

Desde el punto de vista arquitéctonico, la primera fase constructiva es la más interesante: nave única, cubierta con cañón transversal apuntado, capillas entre los contrafuertes y ábside poligonal. Es un modelo que repetirán varias iglesias mudéjares de la ciudad.

Por su parte, la torre es de planta octogonal, y su estructura interior obedece a la del alminar almohade: dos torres, una interna y otra externa, con una rampa de escaleras intermedia, cubierta mediante bóvedas de ladrillo por aproximación de hiladas. Al exterior, la torre queda definida en cinco pisos, apenas decorados, y separados por frisos de esquinillas. En los dos primeros pisos se practicó una ornamentación a base de espigas y arcos de medio punto entrecruzados, que se repiten en los ejemplos de iglesias mudéjares más antiguas. Desgraciadamente, quedan ocultos por el edificio claustral.

En el cuerpo de campanas aparece una decoración más profusa. Este cuerpo se organiza en base a vanos en arco apuntado, que cobijan a su vez otros sendos vanos gemelos túnidos, partidos por un pilar. Como ornamentación encontramos un friso de arcos de medio punto entrecruzados y sobre éstos una retícula de cruces de múltiples brazos, formando rombos.

Los dos últimos cuerpos suponen ampliaciones posteriores, formados por vanos apuntados y de medio punto doblados. El chapitel que podemos contemplar data del siglo XIX.

Iglesia de San Pablo 3

Anterior Siguiente

Zaragoza mudéjar

Ir a portada del Cronista

©2001 El Cronista de la red

El Cronista de la Red es una revista interactiva creada con contribuciones voluntarias a traves de Internet desde el año 2000.
Literatura en todas sus versiones, ilustraciones y dibujos, musica y viajes.