Ezra Pound.

Lamento de la frontera. Traducciones 3.

Cronista

	LAMENTO DEL GUARDIÁN DE LA FRONTERA
                        (De "Personae")

¡En la puerta norte el viento sopla cargado de arena,
solitario desde el comienzo de los tiempos hasta ahora!
Caen árboles, se torna amarilla en otoño la hierba.
Subo torres y torres
		para vigilar la tierra de los bárbaros:
castillo desolado, el cielo, el vasto desierto.
En esta aldea no queda ningún muro.
Miles de escarchas blanquean los huesos,
altas pilas cubiertas de árboles y hierba.
¿Quién ha provocado esto?
¿Quién ha provocado la violenta ira imperial?
¿Quién ha provocado la llegada del ejército con tambores y timbales?
Reyes bárbaros.
La gracia de la primavera convertida en famélico otoño sangriento,
una confusión de soldados sobre el Reino Medio extendida,
trescientos seis mil,
y pena, pena con lluvia.
Pena al partir y pena, pena al volver.
Desolados, desolados campos
y ningún huérfano sobre ellos
		ningún hombre ya para atacar y defender.
¿Y cómo habrías de conocer la pena sombría de la puerta norte,
el nombre de Riboku olvidado,
y nosotros, los guardianes, alimento de tigres?

				De Rihaku

patras palla

Volver a la portada de El Cronista

Pulsa en el icono para ir a portada

2000 El Cronista de la red