La decisión del nombre fue difícil, hicimos una gran lista de nombres con los que identificar nuestra empresa pero entre los dominios de Internet y el Registro de Sociedades, la gran lista se quedó mermada, pero surgió ...., una novela de literatura de un autor nacido en Montevideo en 1940 nos dio la solución, AMARES, amor por la literatura, amor por los libros, amar a mares, aunque muchos clientes nos dicen que es por que tenemos libros "a-mares".

Cerrar esta ventana