Cronista

SEPTiembre
Y cuánto más aproximada la lejanía
vuelve tu presencia.
Parece primavera este mes oceánico
porque todas las cosas se despiertan
con cruel insistencia cotidiana:
como tus manos mismas recorriendo mi espalda.
(La ciudad duele tanto
cuando la tarde escapa con su buena
locura de pausas y pretextos)
Anterior