Cronista

nUBes y ojos aBIERTos
Cuando tú te duermes tengo
que atravesar un verde campo imperecedero
donde resuena el mar de antaño y la sombra azul
baila engañosa entre la vegetación
que se derrumba con lentitud cinematográfica.
La madrugada ahonda en este lecho insomne
y todo mi cuerpo se contagia de la mortal respiración
nostálgica de la tierra.
anterior

Ir a portada