Cronista

tIEMPO para el amor y la contemplación

El día ha ido creciendo
cálido y adormilado entre las cosas
y tu cuerpo, amigo mío, 
mis manos sobrevuelan la sombra
de las horas, el agridulce cauce
estival de la avenida.
Yo estaba
en la frontera del asfalto y el cielo:
el mar se deslizaba de noche en los jardines.
cosa 5
Tanto tiempo esperando,
pero el amor brincaba por los ojos callados
del silencio constante.
Tú viniste
despacio como una enredadera
antigua que desmiente
viejas formas del sueño, y aprendimos
a amarnos incrédulos y solos,
mientras el tiempo ahogaba
tantos remordimientos.
Déjame que descanse,
déjame que me tienda bajo la incierta
luna menguada de tus párpados:
la luz apenas roza mis dedos suplicantes.
Anterior

Ir a portada