Mujeres de Abär Por Fabián Alvarez López. 2.
Número IX MMII Julio-Agosto

Dragones I
El Dragón del Diluvio
Leyenda del Perú
En la cueva del Dragón (poema)

logo Elfos

Mujeres de Abär (relato)
Impresiones: El nombre de la rosa
¡Encuéntralo! Indice de Pergaminos
Recibe ELFOS y colabora por e-mail

relato

Mujeres de Abär
Por Fabián Alvarez López
nahthze @ hotmail.com

Canto de Linthanë

Fríos son los Saelï Ijackíl, y helados los torrentes que bajan de sus cumbres; más helado, sin embargo, fue el corazón de Linthanë, que abandonó esposo e hijos por el amor de una mujer.

Linthanë, Linthanë, la del cabello oscuro, ¿qué fue de tu deseo y de tu sed ardiente?

Linthanë, Linthanë, la de los iris nublados, ¿qué fue de tu cariño, qué de tu locura?

Ascendiste, demente, los senderos de los dioses; dejaste a tus hijos padeciendo hambre, sedientos incluso de tu piel de hielo.

Recorriste, perdida, la senda que lleva a la muerte y apostaste, mujer, toda tu vida a una carta.

Viste a una dama en un sueño y creíste estar despierta; arrastraste a tu amado hasta el fango para tras ella perderte. Dama de la Guerra es Valtee, ¿la buscas?

Tú vistes armadura y haces de la guerra tu esencia, Valtee. Posaste tus ojos en Linthanë, la que por un sueño dejó todo; te enamoraste, tú que te bañas en sangre, ¿qué quieres de ella?

Buscas en vano su amor, Linthanë del oscuro cabello, de los ojos nublados. No hay afecto en el pecho de Valtee salvo para quien es como ella.

Aanareë, Aanareë atrae a todos los hombres solos; en ella habitó el esposo de Linthanë. Vendió a sus hijos al amor de los soldados, y se perdió en las brumas de la pasión que hiere.

Así vagó Linthanë meses y meses por el desierto, perdida, vestida de acero, enloquecida por el deseo que le había hecho abandonar su casa. Así encontró un día a una mujer extraña, distante.

¿Era de Arthalia, la de las bellas mujeres?

Tu pelo es fuego, tu piel arena; mis dedos mueren por tocar tu pecho. Lo he dejado todo por buscarte, he perdido a mi hijos por seguirte, mi esposo es ahora un mercader de su cuerpo.

¿Eres de Arthalia?

Visto armadura y los hombres me temen, conozco secretos que no quieren compartir. Habito en los campos de todas las batallas, y todo el mundo es mi reino.

Soy Valtee, la que se baña en sangre...

¿Por qué me buscas?

Estoy perdida, no tengo a nadie; los pies me sangran de tanto caminar... quiero besarte, quiero abrazarte, quiero hundirme en tus ojos y ahogarme en tu seno.

 

 

Y por ella perderá el varón a su esposa... ve a su lado, ve Linthanë; toma su mano en acero enguantada, besa sus labios que saben a fuego.

Ponte a mis pies, mujer de fortuna, ya has encontrado lo que querías... ¿eres feliz?

Canta mujer conmigo el canto de Linthanë...

Linthanë del cabello oscuro, Linthanë que vistió armadura, Linthanë que por una mujer, lo arriesgó todo.

Canta el canto de Linthanë, que por amor, lo entregó todo.

pasa página

-- Relatos anteriores --

La Piedra Secreta
Por María J. Gutiérrez

El Pozo de San Lázaro
por Serenidad

Un viejo esqueleto
Por Flavio G. Tonelli

Una hoja de cuaderno de bitácora
Por José B. Camarero

La angustia del Soñador
Por M.Trabuchi y S.Borao

Aquelarre
Por Susana García

Perdonen que no me levante
Por Fernando L. Pérez Poza

Leyenda de Elo Fontun
Por Marina Gómez Cañavate

Visperas, completas y eternas
Por Jesús Monreal

portada

© copyright 2002 de los autores
© copyright 2002 Chema Gutiérrez Lera
Revista ELFOS
www . elfos . org

leyendas, literatura fantástica, fantasía, ciencia ficción, relatos, libros, artículos, entrevistas, cuentos, science fiction, literatura, sci-fi, ci-fi, fanzines, mitos