Aragón > Historia > Corona de Aragón

La Edad Media en la Corona de Aragón. Parte Segunda: Las instituciones Historia de Aragón.

Las Cortes

De la curia real nacieron las Cortes; era dicha curia un consejo del rey formado por los nobles que acompañaban al rey, y los ciudadanos que querían intervenir; no se limitaba la función de este consejo a fallar causas civiles o criminales y entendía en asuntos de otra indole. Cuando éstos lo exigían a juicio del monarca, reunía una especie de curia extraordinaria llamando a todos los nobles y ciudadanos para tratar con ellos del asunto en cuestión y estas curias generales son las Cortes: su nombre ya lo indica; el adjetivo general implica en oposición a éste el adjetivo particular.
Podría creerse que este calificativo de general se aplicaba a las reuniones de los tres Estados, Aragón, Cataluña y Valencia y serían entonces particulares las de cada reino, mas el epiteto se aplica a las de cada Estado lo mismo que a los de toda la Corona. Siendo estas reuniones evolución de la curia y todo lo pertinente a ellas efecto de la costumbre y no de la ley, es inútil investigar cuáles fueron las primeras Cortes.

A medida que crece el Estado y los negocios, se hace más difícil la consulta de los nobles y ciudadanos de todo él, y es menester por tanto covocarlos expresamente y con frecuencia.

La reunión de las Cortes era función del rey, y aunque todos los nombramientos de lugarteniente contienen autorización para reunirlas, no se dió el caso de convocarlas otra persona hasta el reinado de Alfonso V; sin embargo, los de ellas protestaron siempre y fué doctrina jurídica que sólo al monarca competía ese derecho.

No había plazo entre dos convocatorias ni lugar fijo de su reunión. En el Privilegio general se pidió que todos los años se juntaran en Zaragoza las aragonesas, pero no fué cumplidad esa cláusula del privilegio y más tarde fué derogada; después se mandó que cada dos años, y tampoco fue observado.

Las aragonesas se componían de cuatro brazos; barones, nobles o ricos-hombres, caballeros e infanzones, clero, y estado llano o pueblo; las catalanas y valencianas de tres, por fusión de los nobiliarios en uno solo. La convocatoria se hacía por carta individual a cada uno de los que debían asistir, y en ella se les avisaba la fecha y el lugar de la reunión, sin indicación alguna de lo que iba a tratarse: de aquí que los procuradores fuesen libres de mandato imperativo.

Pocas veces o nunca fueron abiertas el día anunciado; los diputados acudían tardíamente y los mismos reyes hacían alarde de no importarles nada la puntualidad; lo corriente era que en Aragón el Justicia, en Cataluña y Valencia el Gobernador fuesen recogiendo las actas que acreditaban a los diputados como representantes de un municipio o entidad religiosa y prorrogara la apertura de un día a otro, a veces por más de un mes.

Clero y pueblo solían ser siempre los mismos, no así los nobles que variaban de una reunión a otra extraordinariamente: ninguna ley reglamentaba el derecho de éstos a estar presente en las Cortes.

Los brazos se colocaban juntos; los nobles y prelados a los lados, el pueblo frente al solio.
Todos los diputados tenían voz y voto menos los del brazo popular; éstos votaban por su municipio y tampoco era consuetudinario ni reglamentario el número de representantes de cada pueblo, cabildo o entidad jurídica; cada uno enviaba uno, dos o más; Zaragoza, Barcelona y Valencia solían enviar hasta seis, pero con solo un voto.

Presidía el rey las sesiones solemnes, las de deliberación el Justicia o los gobernadores; en la de apertura el monarca leía un discurso, verdadero sermón, muy laudatorio de las virtudes de sus súbditos; contestábale el representante del clero más caracterizado y de más alta categoría, y en las sesiones sucesivas se planteaban las cuestiones para que las Cortes habían sido convocadas.

Recordando su carácter judicial proponíanse primero los greuges o agravios que el rey hubiera hecho a particulares o entidades, y esto era un motivo de estancamiento; hasta que no se daba satisfacción a esos agraviados no se pasaba a otro asunto: de aquí la eternidad de las Cortes, aumentada por el sistema de discutir por escrito y por la costumbre de ser necesaria la unanimidad para tomar acuerdos. Algo mitigaba este rigor de la unanimidad el reunirse los brazos particulares y nombrar tratadores que se entendieran con los otros brazos. Las actas se llevaban por tantos notarios como brazos.

La duración de estas reuniones era tal, que al cabo de algún tiempo quedaban muy pocos diputados, pues como éstos iban retribuidos por sus poderdantes eran llamados a sus pueblos, dejando solos a los promovedores de la dilación.

A veces los reyes, para ganar tiempo, convocaban en un mismo lugar las Cortes de los tres Estados, mas como no se fundían los estamentos y aunque juntos, estaban separados, los inconvenientes de las Cortes de cada Estado se multiplicaban; con buena voluntad de parte de todos esas reuniones hubieran sido el crisol donde se fundieran los tres Estados, pero faltó esa buena voluntad y las diferencias se acentuaron en vez de esfumarse.

Extraido de: La Edad Media en la Corona de Aragón de Andrés Giménez Soler. Editorial Labor, S.A., Madrid. 1930

Indice

El país La población

PARTE PRIMERA

Límites de la Edad Media.
Antecedentes de la invasión musulmana.
Ruina de la monarquia goda. Batalla del Guadalete.

Las causas de la ruina del Reino godo. Las costumbres.
El estado social.
El ejército.
La decadencia de las ciudades.

La conquista musulmana y su carácter
Las expediciones musulmanas a la Galia gótica
Las tierras de la Corona de Aragón bajo el poder musulmán
La pretendida influencia musulmana
La Reconquista

Sus origenes

Constitución de los núcleos cristianos del Pirineo. Su historia hasta su independencia.
Condado de Aragón
Ribagorza
Urgel, Cerdaña, Marca hispánica

Proceso de la Reconquista
Navarra y Sobrarbe

Alfonso I el Batallador
Casamiento de Alfonso el Batallador con doña Urraca de Castilla
Los condes de Barcelona anteriores a Ramón Berenguer IV
Las conquistas de Alfonso el Batallador
La Campana de Huesca

Ramón Berenguer IV y sus dos inmediatos sucesores
Reinado de don Jaime I el Conquistador
El hombre
Los primeros años del reinado
Adquisiciones territoriales a expensas de los moros
El Tratado de Almizra
La cruzada a Tierra Santa
El tratado de Corbeil
La política peninsular e interior
La expansión marítima aragonesa

El siglo XIV
Reinado de Jaime II
El hombre
España según Jaime II
La Reconquista, idea nacional de Jaime II
La empresa de Tarifa
Ruptura entre Jaime II y Sancho IV de Castilla
La cuestión de Murcia
Relaciones con Marruecos
Nuevamente la Reconquista. Negociaciones que precedieron al sitio de Almería.
El sitio de Almeria.
Política peninsular de Jaime II.
Incorporación de Córcega y Cerdeña a la Corona de Aragón.
Extinción de la Orden del Temple.
Expedición de los almogávares a Oriente.

Los cuatro reyes sucesores de Jaime II en el siglo XIV.
La Reconquista.
Reintegración de las Baleares a la Corona de Aragón.
El problema de Cerdeña.

La política peninsular de Aragón en los cuatro reinados del siglo XIV.
Causas de la guerra entre Aragón y Castilla.
Guerra entre Castilla y Aragón.

El siglo XV.
Compromiso de Caspe.
Política peninsular de Aragón.
Cuestiones interiores de Aragón, Cataluña y el principe de Viana.
Expansión aragonesa por el Mediterraneo.

Relaciones de Aragón con Francia en el siglo XV.
El cisma de Occidente.
Retrato de Benedicto XIII.
El problema de la frontera catalana.

Reinado de Fernando el Católico. Fin de la Edad Media.
El hombre.
La unidad nacional. Los pretendientes de Isabel la Católica.
Cómo fué la unión de los reinos.
El fin de la Reconquista. Conquista de Granada.

Descubrimiento de América.
Política mediterránea de Fernando el Católico.
Conquista de Nápoles.
Conquita de Berbería.

Política internacional de Fernando el Católico.
Política de unidad Peninsular.

PARTE SEGUNDA

Las Instituciones
El Estado medieval.
Carácter social de la Edad Media.
Orígenes de la Edad Media.
El Rey y la realeza en Aragón durante la Edad Media.
Lugarteniente y gobernador.
Los nobles.
Origen y evolución de los señorios.
Municipios.
Evolución de los municipios.
El capitalismo, causa de la decadencia municipal
Organización interna de los municipios
Judíos y moros
Los vasallos y hombres de condición.
La servidumbre de la gleba : remensas.
Administración de justicia.
La curia real y el Justicia de Aragón.
Jurisdición de judíos y moros.
Estado de la Administración de justicia y responsabilidad judicial.
Las Cortes.
Las Diputaciones.
La concepción medieval del Estado.
La Legislación.

La vida material.
División del territorio.
Juntas y veguerías.
Defensa del territorio.
Los domicilios.
Explotación del territorio.
Comunicaciones.
Industria y comercio.
Las monedas.

La vida espiritual
La Religión
Organización eclesiástica
Monasterios y órdenes religiosas
La Beneficiencia
La vida intelectual
Las Lenguas habladas en la Corona de Aragón
La enseñanza
La Vida Artística
Arquitectura religiosa
La pintura, la escultura y el azulejo

Conclusión
Bibliografía
Indice alfabético

Ilustraciones


Mapa I: Mapa físico de la región íbero-mediterranea (101 Kb)
Mapa II: Conquistas de la Corona de Aragón (447 Kb)
Mapa III: El mediodia de Francia en tiempos de Pedro II (119 Kb)
Mapa IV: Expansión catalano-aragonesa por el Mediterraneo (107 Kb)

Otros conceptos sobre Historia de Aragón

Moneda de Juan (Ioanes) II

Conceptos en orden alfabético sobre Aragón

El Monasterio de Rueda ha restaurado su explendor con las mejores ilustraciones de edificios y ciudades de siglos pasados.

También puedes conocer un Bestiario fantástico que habita en sus monumentos.

Sergio Sanz fotografía Aragón allí por donde pasa

La información no estará completa sin un paseo por sus tres provincias: Zaragoza, Teruel y Huesca y sus variadas Comarcas, con parada en alguno de sus espectaculares paisajes como el valle pirenaico de Ordesa o el Moncayo o por oposición en el valle el Ebro.

Si razones de trabajo o familiares te han llevado Lejos de Aragón puedes Bajarte imágenes de fondo, sonidos o animaciones

También puedes dedicarte a los intangibles: desde la recopilación de leyendas que hacen a Aragón universal tu también puedes perseguir la presencia del Santo Grial en Aragón.

Otras páginas sobre Aragón en Internet

Hay otras actualidades y realidades que también te pueden interesar, aunque te parezca que la realidad se jubila, sigue adelante muy viva, Y la naturaleza también.
Para seguir la evolución del Aragonés de Aragón

Conceptos | Edad Antigua | Edad Media | Moderna | Contemporanea | Inicio
Islam | Arabes y musulmanes | Nacimiento | Reyes de Aragón | Monarquia | Enlaces
La Seo | El Pilar | Mudéjar | Goya | Museo Provincial Zaragoza Pasear por Aragón
Turismo Rural Huesca | Teruel | Zaragoza | Aragón | Comarcas
Indice Alfabético | Temático | Direcciones Turismo | Mapas

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.