Aragón > Historia > Corona de Aragón

La Edad Media en la Corona de Aragón Historia de Aragón.

Política internacional de Fernando el Católico

Toda la política exterior del último rey privativo de Aragón se dirigió a dominar los mares adyacentes a la Península, debilitando o anulando las potencias que podían disputarle este dominio.

Todas las ligas y empresas contra Francia y venecia van encaminadas a ese propósito de reducir esas naciones a los límites de su territorio continental. Fernando no siguió ninguna política antifrancesa ni antiveneciana, sino mediterránea, y lo hizo por comprender que los intereses nacionales estaban en ese dominio.

Por causas idénticas mantuvo negociaciones diplomáticas con Portugal, apoderado de Ceuta, Tánger, Arcila y otros puertos marroquíes en pleno Atlántico, para seguridad de las islas Canarias, conquistadas en su tiempo

Política de unidad peninsular

La unión bajo una sola soberanía fué el pensamiento capital de los Reyes Católicos; para esto no perdonaron medio alguno, y si el principal de que usaron fué el de matrimonios, cuando fué preciso el uso de las armas, Fernando no vaciló en emplearlo.

Obligó al rey de Francia a devolverle el Rosellón, que detentaba desde la pignoración que le hizo Juan II; por las armas anexionó Navarra a Castilla, para que no volviese a caer en poder de Francia, y por alianzas matrimoniales preparó la anexión de Portugal.

Mas esta labor, que debía haber sido aceptada con entusiasmo por los pueblos, no fué comprendida; la nación no estaba preparada para ver las ventajas que traería dejar de ser castellanos, aragoneses o portugueses para ser españoles. La geográfia, disgregadora de las tierras peninsulares, había creado una tradición demasiado fuerte de disgregación de los hombres; cada región se sentía fiera de si misma y cada una quería mantener su personalidad enfrente de la otra.

Castilla veía con recelo un rey de Aragón en el trono de Castilla; la propia reina sentíase castellana y rehusaba esculpir las armas de Aragón, las de su marido, en monumentos de su reino; la severidad de don Fernando en el gobierno y su austeridad en el dar, le habían enajenado las simpatías de aquella nobleza, tan acostumbrados a campar por sus respetos y a obrar según sus interesés. Si doña Isabel fué poderosa en contener la nobleza, no lo fué en desvirtuar la tradición acrecentada en lo que tenía de odiosa por las murmuraciones de los nobles.

Y a España, que vivía en el dulce letargo que produce el aislamiento, desde los tiempos de Alfonsos XI, letargo sólo interrumpido, de vez en cuando, por asonadas y revueltas de las Cortes, y guerras civiles, que no les permitían desperazarse siquiera, los Reyes Católicos la sacudieron, llevándola a Granada, al Nuevo Mundo, al Maditerráneo, a Italia y Africa, y este sacudimiento que produjo el reinado de Carlos V y dió a España tanto que perder, causó en los que lo sufrieron cierto dolor y hasta ira. La responsabilidad se hizo caer sobre el rey consorte.

Por esto, en cuanto murió Isabel la Católica se dió el triste caso del repudio de don Fernando. El mismo don Antonio Rodríguez Villa, que es pródigo en cuanto a usar epítetos bochornosos para don Fernando (Prologo de las Crónicas del gran Capitán) dice hablando de la salida de don Fernando del reino de su mujer:

<<Juzgando desapasionadamente e imparcialmente, no es posible dejar de lamentar la afrentosa y desairada salida de Castilla del rey don Fernando el Católico, a cuyo reino tantos y tan extraordinarios servicios había prestado, ya afirmando el trono vacilante de la reina doña Isabel, ya sosegándole de las turbulencias, bandos y parcialidades que le agitaban al principio de su reinado, ya preparando y llevando a feliz y glorioso término la conquista del reino de Granada, ya, en fin, gobernando aquel Estado en unión de la reina, su esposa, por más de treinta años. A todo se sometió este gran monarca con suma prudencia y rara templanza, a trueque de no encender la guerra civil en un país que tanto amaba ... Confiaba en que, con el tiempo, se le haría justicia y se acudiría a su menospreciada autoridad. Hasta el último momento fué despedido de Castilla tan descortés y villanamente, que en algunos pueblos por donde pasaba le cerraron las puertas, no permitiéndole la entrada en ellos. Sufríalo el rey con increíble mansedumbre y resignación, contentándose con decir que más solo iba, menos conocido y con más contradicción cuando entró a ser príncipe de aquellos reinos, y que, pues, Dios había permitido reinase en ellos tantos años, debía darle por ello infinitas gracias. >> (La Reina doña Juana la Loca, pág. 174).

Aumenta la tristeza del caso ver a don Fernando << caminando solitario, ultrajado por su yerno, menospreciado de los grandes y olvidado y escarnecido del pueblo>>, contemplar nobles y pueblos a los pies de un flamenco, que los despreciaba y tenía en secuestro la verdadera reina doña Juana, y quería mandar como rey absoluto, entregado a sus flamencos y a un traidor, don Juan Manuel.

En aquella universal deserción sólo un prelado, el de Sevilla, fray Diego de Deza, y un noble, el duque de Alba, permanecieron fieles al rey Católico. La calidad se sobreponía a la cantidad. El atolondrado marido de doña Juana la Loca, manejado por el traidor don Juan Manuel, no se conformó con tanto vilipendio, sino que, llevando la traición más lejos, trabajó contra España en favor de Francia, aliándose con este rey en perjuicio de Aragón, resucitando los tiempos de Sancho el Bravo. El rey Católico, para desviar la tormenta, y parte por despecho, contrajo segundas nupcias con doña Germana de Fox. Afortunadamente el matrimonio fué infecundo y el príncipe don Carlos heredó las coronas de sus abuelos.

Tres problemas, dos territoriales y uno de espiritualidad más que de tierra, dejó planteados Fernando el Católico.

Eran los dos primeros el de afianzar la unión, borrando las huellas del pasado medieval, haciendo que desapareciera la nomenclatura histórica y la sustituyese una sola voz: España, y el de completar la Reconquista, yendo los cristianos españoles a dominar y redimir del Islamismo atrofiador a sus connacionales africanos. Porque la Reconquista es una guerra civil entre dos tierras que deben ser una políticamente, por ser una geográficamente.

Era el problema espiritual el de América: cristianizar a los indios, europeizarlos, explotando cristianamente aquellos territorios; formar allí un pueblo afín del español, por el alma más que por signos externos variables, era la verdadera empresa.

Los Austrias se contentaron con una unión material, y no se llamaron reyes de España; sus títulos llenaron una página; más que afianzar la unión, afianzaron el disgregamiento. El problema del Mediterráneo hubo de abordarlo primero Carlos V, despues Felipe II; estos impulsos aislados fueron estériles. El Mediterráneo fué después un mar turco.

Del problema de América no cabe hablar en un Manual como éste.

Extraido de: La Edad Media en la Corona de Aragón de Andrés Giménez Soler. Editorial Labor, S.A., Madrid. 1930

Indice

El país La población

PARTE PRIMERA

Límites de la Edad Media.
Antecedentes de la invasión musulmana.
Ruina de la monarquia goda. Batalla del Guadalete.

Las causas de la ruina del Reino godo. Las costumbres.
El estado social.
El ejército.
La decadencia de las ciudades.

La conquista musulmana y su carácter
Las expediciones musulmanas a la Galia gótica
Las tierras de la Corona de Aragón bajo el poder musulmán
La pretendida influencia musulmana
La Reconquista

Sus origenes

Constitución de los núcleos cristianos del Pirineo. Su historia hasta su independencia.
Condado de Aragón
Ribagorza
Urgel, Cerdaña, Marca hispánica

Proceso de la Reconquista
Navarra y Sobrarbe

Alfonso I el Batallador
Casamiento de Alfonso el Batallador con doña Urraca de Castilla
Los condes de Barcelona anteriores a Ramón Berenguer IV
Las conquistas de Alfonso el Batallador
La Campana de Huesca

Ramón Berenguer IV y sus dos inmediatos sucesores
Reinado de don Jaime I el Conquistador
El hombre
Los primeros años del reinado
Adquisiciones territoriales a expensas de los moros
El Tratado de Almizra
La cruzada a Tierra Santa
El tratado de Corbeil
La política peninsular e interior
La expansión marítima aragonesa

El siglo XIV
Reinado de Jaime II
El hombre
España según Jaime II
La Reconquista, idea nacional de Jaime II
La empresa de Tarifa
Ruptura entre Jaime II y Sancho IV de Castilla
La cuestión de Murcia
Relaciones con Marruecos
Nuevamente la Reconquista. Negociaciones que precedieron al sitio de Almería.
El sitio de Almeria.
Política peninsular de Jaime II.
Incorporación de Córcega y Cerdeña a la Corona de Aragón.
Extinción de la Orden del Temple.
Expedición de los almogávares a Oriente.

Los cuatro reyes sucesores de Jaime II en el siglo XIV.
La Reconquista.
Reintegración de las Baleares a la Corona de Aragón.
El problema de Cerdeña.

La política peninsular de Aragón en los cuatro reinados del siglo XIV.
Causas de la guerra entre Aragón y Castilla.
Guerra entre Castilla y Aragón.

El siglo XV.
Compromiso de Caspe.
Política peninsular de Aragón.
Cuestiones interiores de Aragón, Cataluña y el principe de Viana.
Expansión aragonesa por el Mediterraneo.

Relaciones de Aragón con Francia en el siglo XV.
El cisma de Occidente.
Retrato de Benedicto XIII.
El problema de la frontera catalana.

Reinado de Fernando el Católico. Fin de la Edad Media.
El hombre.
La unidad nacional. Los pretendientes de Isabel la Católica.
Cómo fué la unión de los reinos.
El fin de la Reconquista. Conquista de Granada.

Descubrimiento de América.
Política mediterránea de Fernando el Católico.
Conquista de Nápoles.
Conquita de Berbería.

Política internacional de Fernando el Católico.
Política de unidad Peninsular.

PARTE SEGUNDA

Las Instituciones
El Estado medieval.
Carácter social de la Edad Media.
Orígenes de la Edad Media.
El Rey y la realeza en Aragón durante la Edad Media.
Lugarteniente y gobernador.
Los nobles.
Origen y evolución de los señorios.
Municipios.
Evolución de los municipios.
El capitalismo, causa de la decadencia municipal
Organización interna de los municipios
Judíos y moros
Los vasallos y hombres de condición.
La servidumbre de la gleba : remensas.
Administración de justicia.
La curia real y el Justicia de Aragón.
Jurisdición de judíos y moros.
Estado de la Administración de justicia y responsabilidad judicial.
Las Cortes.
Las Diputaciones.
La concepción medieval del Estado.
La Legislación.

La vida material.
División del territorio.
Juntas y veguerías.
Defensa del territorio.
Los domicilios.
Explotación del territorio.
Comunicaciones.
Industria y comercio.
Las monedas.

La vida espiritual
La Religión
Organización eclesiástica
Monasterios y órdenes religiosas
La Beneficiencia
La vida intelectual
Las Lenguas habladas en la Corona de Aragón
La enseñanza
La Vida Artística
Arquitectura religiosa
La pintura, la escultura y el azulejo

Conclusión
Bibliografía
Indice alfabético

Ilustraciones


Mapa I: Mapa físico de la región íbero-mediterranea (101 Kb)
Mapa II: Conquistas de la Corona de Aragón (447 Kb)
Mapa III: El mediodia de Francia en tiempos de Pedro II (119 Kb)
Mapa IV: Expansión catalano-aragonesa por el Mediterraneo (107 Kb)

Otros conceptos sobre Historia de Aragón

Moneda de Juan (Ioanes) II

Conceptos en orden alfabético sobre Aragón

Amplía tu información sobre Aragón visitando 40 castillos te mostrarán un Aragón antiguo, base y cimiento de la realidad actual.

Multitud de paisajes cambian con la altura desde profundos valles hasta las cimas de las montañas.

Maravillate con los dibujos y acuarelas de Teodoro Pérez Bordetas.

La información no estará completa sin un paseo por sus tres provincias: Zaragoza, Teruel y Huesca y sus variadas Comarcas, con parada en alguno de sus espectaculares paisajes como el valle pirenaico de Ordesa o el Moncayo o por oposición en el valle el Ebro.

Si razones de trabajo o familiares te han llevado Lejos de Aragón puedes Bajarte imágenes de fondo, sonidos o animaciones

También puedes dedicarte a los intangibles: desde la recopilación de leyendas que hacen a Aragón universal tu también puedes perseguir la presencia del Santo Grial en Aragón.

Otras páginas sobre Aragón en Internet

Hay otras actualidades y realidades que también te pueden interesar, aunque te parezca que la realidad se jubila, sigue adelante muy viva, Y la naturaleza también.
Para seguir la evolución del Aragonés de Aragón

Conceptos | Edad Antigua | Edad Media | Moderna | Contemporanea | Inicio
Islam | Arabes y musulmanes | Nacimiento | Reyes de Aragón | Monarquia | Enlaces
La Seo | El Pilar | Mudéjar | Goya | Museo Provincial Zaragoza Pasear por Aragón
Turismo Rural Huesca | Teruel | Zaragoza | Aragón | Comarcas
Indice Alfabético | Temático | Direcciones Turismo | Mapas

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.