Aragón > Historia

El Santo Grial en Aragón. Parte II Historia de Aragón.

El Caliz de Valencia


Pretendo llegar a esta conclusión: El Santo Cáliz que se venera en Valencia puede ser el que uso Jesús en la última Cena.

Una vez demostrada esta afirmación, que, aunque no sea definitiva, es la única racional que puede hacerse en buena crítica, ya no será temerario el intento de pasar a esta otra: Si el Señor en sus inexcrutables designios ha querido que se conservase hasta el día de hoy el Cálid de que se sirvió para dar a beber a sus discípulos su primera Sangre eucarística, ese Cáliz es el nuestro, es decir, el que hoy está en Valencia, que antes estuvo en Barcelona, antes en Zaragoza, antes en San Juan de la Peña, antes en Jaca, antes en las montañas jacetanas, antes en Huesca, antes en Roma, antes en Jerusalén.
Con estas bases se facilitará el avance para la identificación del Santo Cáliz con el Santo Grial y para la localización y origen de sus leyendas.

Y conste incidentalmente que al llamarlo "nuestro" no es mi ánimo el disputarle su posesión a los valencianos, pues estando en España, y más, en una ciudad insigne de la antigua Corona de Aragón, bien está. Pero respecto a la propiedad de la alhaja que "goza hoy la santa Iglesia de Valencia, por camino que allá saben, y por mano del Rey Don Juan el segundo", como decía el Dr. Briz Martínez, Abad Pinatense, algo hemos de indagar de ese "camino", hoy desconocido de la inmensa mayoría de los valencianos y solamente sabido por algunos especializados en esta materia, que se lo callan como si fuera deshonroso, y no lo es ciertamente. Seguiré, pues, llamándolo nuestro Cáliz.


Veamos su descripción tal como la hacen los autores, o como podría hacerla - aunque menos completa - el que esto escribe, ya que tuvo la dicha de adorarlo y examinarlo bien de cerca en su nuevo altar, gracias a la amabilidad del doctísimo canónigo valenciano D. Jose Sanchis Sivera, autor de un libro muy documentado sobre este asunto y de otros muchos trabajos de Historia y de Arqueología. Las notas que conservo dicen así: "Copa, diámetro 10 centimetros; alto total del Cáliz, 18; pie, ovalado 14 X 9; grecas cinceladas en las asas, vara, nudo y guarniciones del pie; es bastante traslúcida la piedra, de grueso en el borde unos 3 milímetros; se le notan un poco las fracturas y la falta de 2 perlas". Su descripción completa, según la dejó consignada en 1736 el Dr. D. Agustín Sales - que escribió una muy notable DISERTACION acerca del Santo Cáliz de Valencia, de la cual me sirvo para muchos datos - es ésta: "Es de piedra ágata cornerina oriental, lo cual confiesan concordes los lapidarios más insignes que han investigado con toda diligencia su materia determinada; y con este nombre se halla en los Inventarios de las Sagradas Reliquias de este Metropolitano Templo. Bien sé que muchos autores afirman que es "Calcedonia" (ágata azulada o gris perla), pero no acertaron ... por no haber consultado los Archivos de esta S. I. Metropolitana. El color de este Sagrado Cáliz es tan extraño y peregrino, que al volverle, se van formando diferentes visos ... y si bien a primera vista se representa como una brasa de fuego amortiguada, sin embargo, como es piedra tan hermosa, matizada de diferentes colores, nadie ha podido explotar la especie de su principal color, precediendo esto, no por intervención de milagro, como juzga el vulgo, sino de la virtud natural de la piedra ágata. La Sagrada Copa es del tamaño de una media naranja grande (de las más grandes) capaz de unas diez a doce onzas de vino, alta cuatro dedos, y está desnuda de toda guarnición sobrepuesta. El pie del mismo color que la Copa, parecede "Concha" y está guarnecido al derredor y medios de oro purísimo, con 28 perlas finísimas del grueso de un bisalto (en la actualidad faltan 2, que probablemente se desprendieron cuando ocho años después de esta descripción se cayó el Cáliz y se quebro la Copa)), dos balages (balaje es "rubí"), y dos esmeraldas de gran valor, y es de alto unos tres dedos y medio. La vara, con su nudo, alta de tres dedos, y las dos asas, son de oro purísimo con diferentes y primorosos buriles que denotan su gran antigüedad. Finalmente todo el Sagrado Cáliz, que entre Copa, Vara y Pie tiene casi un palmo, ni es tan grande que en él sobrase, ni tan pequeño que faltase la congrua bebida para todos los que de él bebieron".

En la descripción que hace el citado Sanchis Sivera dice "La vara con su nudo, que mide siete centímetros, y las dos asas, que naciendo del extremo de la misma llegan hasta la base de la copa, son de oro purísimo, con diferentes y primorosos adornos burilados, de exquisito gusto griego, que denotan su gran antiguedad. Hemos visto (dice en una nota) en los museos de Berlín, Londres, París, Nápoles y otros puntos, muchos vasos, platos y alhajas contemporáneos y anteriores a Jesucristo, que ostentan adornos burilados de semejante forma y dibujo, y aún más perfectos. Se equivocan los que creen que el trabajo de las asas indica fecha más moderna. En cuanto a la materia de que se compone la copa del Santo Cáliz, está fuera de duda que es de ágata, de la llamada cornerina oriental ("Cornalina" dicen ahora). Su color rojo obscuro es tan especial, que introduciendo en el interior de la copa una luz, aparecen en su transparencia visos de varios matices, con todas las coloraciones del iris". Aduce después la autoridad de Villanueva en su Viaje literario(de 1804) y copia este interesante párrafo: "Aun para los severos críticos que ponen en duda la verdad de esta tradición, es este antiquísimo Cáliz un monumento muy respetable de los primeros tiempos de la Iglesia. La materia de este vaso se cree vulgarmente ser ágata cornerina oriental. El sabio italiano Atilio Zuccagoni, director del gabinete de Historia Natural de Florencia, y médico del rey de Etruria, en el reciente tránsito de SS. MM. Católicas por esta ciudad, a instancia mía lo examinó atentamente, y juzgó ser un ónix verdadero. Mas yono hallo en sus betas la figura de uña que, según dicen los naturalistas, es el carácter de aquella piedra. Las de esta copa bajan casi perpendicularmente desde el borde, formando como unas aguas o claros y obscuros que sólo se perciben bien mirándolos a contra luz" (Tomo II, pág. 41).

Santo Grial de la Catedral de Valencia

Ante esta magnífica y extraordinaria Copa, cuya riqueza material parece quedar un momento olvidada por los esplendores de una tradición más que milenaria y ya universal que la reconoce como el primer recipiente de la augusta Transubstanciación, la piedad cristiana se arrodilla y adora; pero la crítica cristiana está obligada además, a resolver estas cuestiones que lógicamente se ofrecen a la discusión: Si nuestro divino Maestro pudo haber a mano - por modo natural, pues no es lícito apelar al milagro cuando no hay necesidad - una Copa tan preciosa : Si, por serlo tanto, su admirable amor a la pobreza le permitió servise de ella: Y si entre los judíos se usaban en la época de la Redención vasos como ése para beber.


"Era el primer día de los ázimos o preparación de la Pascua. Estaba Jesús en Betania, a poca distancia de Jerusalén, en casa de Simón el Leproso (el que había sido leproso) y se le acercaron los discípulos diciendo: Maestro, ¿dónde quieres que celebremos la Pascua?
Y separó Jesús a Pedro y Juan y les dijo: Id a la ciudad, y al entrar en ella, encontraréis a un hombre que lleva un cántaro con agua: seguidle, y en la casa donde entrare hablad con el Padre de familia (el dueño de la casa) y decidle: Esto te dice el Maestro: mi tiempo está ya cerca (se aproxima mi pasión y muerte); ¿en dónde está la habitación para celebrar la Pascua con mis discípulos? Y os enseñará un gran cenáculo, muy suntuoso: preparadla allí. Y ellos fueron y les sucedió como había dicho Jesús, y allí prepararon lo necesario para la Pascua. Marcharon todos después a Jerusalén y, luego de puesto el Sol -que era cuando comenzaba la festividad- comieron la cena legal: un cordero asado. Mientras cenaban, tomó Jesús el pan, lo bendijo, lo partió y lo dió a sus discípulos diciendo: Tomad y comed; ESTE ES MI CUERPO. Y asimismo, después de haber cenado, tomó el cáliz (con el vino), dió gracias (a su Eterno Padre) y se lo entregó a ellos diciendo: Bebed todos de él; ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE. Haced esto mismo en mi nombre (De los Santos Evangelios).

No consta el lugar donde celebró el Señor las dos Pascuas anteriores con sus discípulos, y es de creer que cumplieron este precepto legal del modo más modesto y sencillo, en consonancia con el ambiente de pobreza que siempre buscó el Maestro: mas para esta Pascua celebérrima, la última de la Ley mosaica y la primera y fundamental del "nuevo y eterno Testamento" - según sus divinas palabras -, quiso elegir un local rico y espacioso, para lo cual inspiró al Padre de familia la benevolencia con que accedió a la petición que le llevaron Pedro y Juan. Hay motivos suficientes para creer que este personaje era discípulo de Jesús, pues los emisarios le dicen de Su parte, "Esto te dice el Maestro", y discípulo de alguna intimidad, ya que le anuncia como cosa sabida por él la proximidad de "la hora"; y sobre todo para nuestro caso, ese hombre era rico, y más que rico, potentado, noble o "principe del pueblo", como se llamaban entonces los magnates. Su casa debía de ser un gran palacio en dimensiones y lujo, puesto que correspondería al Cenaculo o comedor "grande y suntuoso" que dicen los Evangelios. Este salón , donde se celebraron tan excelsos acontecimientos en aquella velada eternamente memorable, sirvió ya de albergue a los apóstoles desde entonces: en él se les apareció el Señor resucitado, desde él salieron como el Maestro para presenciar su admirable Ascensión, y en él recibieron visiblemente el Espiritu Santo pocos días después en número de ciento veinte personas.

A un prócer tan distinguido como era el dueño de la casa del Cenáculo no podían faltarle vasos preciosos en armonía con la suntuosidad de tal vivienda y conforme al gusto y estilo de la época, y es claro que pondría lo mejor que tuviera en su casa a disposición del Maestro, puesto que era discípulo distinguido, dándole, necesariamente, su vaso más rico y destinando otros de menor calidad para el servicio de los apóstoles.

Se ha discutido mucho sobre quién pudiera ser este noble sujeto, cuyo nombre no dicen los Evangelios, y se han dividido las opiniones de los comentaristas entre SIMÓN el Leproso, que lo creo imposible porque en su misma casa estaba el Señor cuando le preguntaron los discípulos por el sitio de la Pascua, JOSÉ DE ARIMATEA, NICODEMO, ZAQUEO, PRISCO, que dicen que era rico y discípulo de Jesús, JUAN MARCOS, que también lo era y fué compañero de S. Pablo y S. Bernabé, y CHUSA, mayordomo del rey Herodes y marido de Juana, una de las santas mujeres que seguían al Maestro y acompañaban a su santísima Madre. Cotejando los Evangelios, el que más probalidades reúne, a mi juicio, es José de Arimatea, del cual constan con toda certeza, más que de los otros, sus cualidades de rico y de discípulo de Jesús, aunque oculto. Cuando algunos años después de la Ascensión del Señor escribieron sus discípulos los Evangelios, parece que les venía fácilmente a la memoria la intervención de José de Arimatea en aquellas horas angustiosas de la crucifixión, descendimiento y sepultura de Jesús; y así, los tres primeros evangelistas lo citan a él sólo, agregando S. Juan a Nicodemo que llevó mirra y áloes para el ambalsamamiento, pero haciendo resaltar todos en la mención de José, que era "rico, noble decurión, varón bueno y justo y discípulo del Señor"; que fué el único que se atrevió a llegar hasta Pilatos a pedirle el Cuerpo del Maestro, que llevó la sábana para envolverlo y que lo depositó en el sepulcro propio que tenía preparado para sí, en el cual nadie había sido aún enterrado. Al dejar consignadas estas circunstancias los evangelistas, parece como si quisieran pagar la deuda de gratitud que tenía con él la Iglesia naciente, que siempre reconoció por cuna aquel suntuoso Cenáculo del Padre de familia.

Retenga el que leyere estos dos datos para cuando llegue la ocasión: Pedro y Juan fueron los enviados por el Maestro para preparar la hibitación de la Cena y todo lo necesario para la celebración de la Pascua. José de Arimatea era probablemente el dueño de esa habitación y de los manjares y servicio, y ciertamente quien tuvo el altisimo honor de poseer el Cuerpo muerto de Jesús y de darle sepultura en su propiedad.

En los primeros tiempos de la Iglesia - o mejor, en los segundos, si vale decirlo así- cundió entre algunos fieles la especie de que el divino Maestro, por su constante amor a la sencillez y a la pobreza, no había usado Cáliz precioso para la Cena eucarística aun cuando se lo ofreciera el dueño de la casa donde la celebró; y se apoyaban para esta creencia en un frase de S. Juan Crisóstomo y en otra de S. Clemente de Alejandría, mal interpretadas, pues lo que esos santos escritores querían demostrar con ellas era la incongruencia del lujo excesivo de algunos cristianos de su tiempo, en pugna con la pobreza que siempre amó y profesó nuestro Salvador. "No era de plata la mesa - dice el primero- ni de oro el Cáliz en que Cristo dió a beber su sangre a los discípulos; y, no obstante, eran preciosos y tremendos esos objetos, porque estaban llenos de espíritu"; y el segundo decía: "Cristo tomó en plato vil su alimento (su alimento cotidiano), hizo sentar a sus discípulos sobre la tierra (cuando las multiplicaciones de los panes), les lavó los pies con una toalla desprovista de adornos (puede que los tuviera, puesto que era del dueño de una casa rica); ¿iría a hacer bajar del Cielo una jofaina de plata?".

No; no había necesidad de un milagro para tener Jesús objetos muy ricos en aquella ocasión, pues se le ofrecían amablemente en un palacio bien provisto, y casi el milagro hubiera sido el encontrarlos pobres y viles allí; y no rehusó, no obstante su afición a la pobreza, los manjares delicados y el servicio lujoso en los convites que se digno aceptar en casas de personas de elevada posición, como Simón, Zaqueo, Mateo, Lázaro y otros.

Es evidente que el Maestro nos dejó inefables ejemplos de amor a la pobreza en su nacimiento, en toda su santísima vida y en su muerte; pero tambien consta por los Evangelios que escogió para la última Pascua un local amplio y lujoso, con todos los servicios, comodidades y abundancia de las casas de los ricos. Por eso la práctica constante de su Iglesia, cumpliendo inspiraciones divinas y siguiendo la apostólica tradición, es de usar cálices preciosos para el Santo Sacrificio, prohibiendo desde los primeros siglos el empleo de los de vidrio, madera o metales vulgares. Además, esta liturgia de la Iglesia en la celebración del Sacrificio de la Ley Nueva estaba ya figurada y como profetizada en la práctica de la Ley Antigüa; práctica iniciada por Moisés en la fabricación del Arca de la Alianza y de otros objetos del culto con materiales exquisitos, y continuada por David y Salomón en el Templo riquísimo y maravilloso de Jerusalén, obedeciendo en ambos casos órdenes positivas del mismo Dios.


No es suficiente para nuestro caso el convencimiento de que el dueño del Cenáculo pudo tener cálices preciosos, por ser rico; es necesario demostrar que, por serlo, debió tenerlo. Esta afirmación, que parece poco menos que absurda en la época actual en que los ricos, por muy ricos que sean, no suelen poseer para su servicio doméstico vasos tan complicados y de tanto precio como el que nos ocupa, se hace indudable estudiando las costumbres de aquella edad y prescindiendo de las de ahora: "porque es fuente de muchos errores - decia Montesquieu- el juzgar los tiempos pasados con el criterio de los presentes".

Desde muchos siglos antes de la Era Cristiana y hasta bien entrada la Edad Media, tenía el vaso familiar, el vaso o copa de beber, una significación y una importancia tan grandes, que apenas podemos concebir ahora, pues no hay actualmente ningún objeto de servicio personal ni del ajuar doméstico, ya sea de uso necesario, ya de lujo o capricho, que tenga la estimación y casi culto que tenía el vaso propio en todas las clases de la sociedad, más o menos rico según las fortunas, pero siempre tan valioso cuanto ellas lo permitieran.

Son muchos los datos que podrían aducirse de los Libros Sagrados acerca del uso de copas o vasos de gran riqueza (cálices los llama generalmente la versión Vulgata y alguna vez sciphos) en todos los tiempos a que alcanza su historia; como los que envió Abraham a Rebeca, el de Melquisedec, los del faraón de José, el de éste en el saco de Benjamín, los célebres de Salomón, los del convite de Asuero, el regalado por Antíoco a Judas Macabeo, etc. etc.; todos vasos preciosos y de uso personal, proviniendo de esta que podemos llamar dignificación de un objeto vulgar y corriente, el que el nombre de vaso o de cáliz se emplease también en el lenguaje de aquellos tiempos para expresar altos conceptos místicos y morales.

De las costumbres de la época de la Redención, semejantes a las anteriores y practicadas por los hebreos, griegos y romanos, se deduce con toda claridad que continuaba en aquel siglo el empleo de vasos y cálices preciosos por las personas opulentas, y al menos de vasos artísticos en su estructura por las demás clases sociales. Numerosos testimonios históricos cita a este respecto el eruditísimo doctor Sales, nombrado a los autores profanos de aquel tiempo Ateneo, escritor egipcio; Plutarco, Cicerón, nuestro compatriota Marcial y otros muchos que recuerda Calmet; por los cuales sabemos que había cálices de oro, de plata, de piedras preciosas, de marfil, de mármol, de cerámica fina y de maderas especiales, fabricados aun los de ínfima materia con gran primor. Pero únicamente los reyes, y las contadas personas a quienes ellos le concedían este honor, podían usar cálices con copa de oro, teniendo que limitarse los demás, por altos y ricos que fuesen, a emplear copas de plata o de piedras finas, adornándolas con gemas preciosas y trabajos de los más excelentes artífices. Eran también muy estimados en Roma para las personas menos pudientes los vasos artísticos de vidrio y los que se fabricaban con arcilla de Sorrento y de Arezzio, y mucho más los que se llevaban de Sagunto, por el magnífico color purpureo de su arcilla búcaro. Fragmentos de esta clase se hallan con frecuencia en excavaciones en nuestra Península, y fueron notables en número y finura -como refiere Lastanosa- los que salieron en Huesca en 1633 al abrir cimientos para una capilla de la iglesia de S. Pedro el Viejo.

Respecto al uso de cálices que no fueran de metales ricos o de piedras preciosas, les repugnaba a los judíos el beber en ellos, cuando no eran propios, sin haberlos antes purificado al fuego o con agua hirviendo. A esta práctica parece que aludía el divino Maestro cuando les reprendía a los escribas y fariseos su hipocresía en aparecer santos y perfectos al exterior, sin serlos por dentro, asemejándose "a los que limpian su cáliz por fuera solamente".

Dámaso Sangorrín Diest.
Deán de la Catedral de Jaca.

(Capitulos I II II b III IV V V b VIII VIII b)

Publicado por primera vez en la Revista Aragón, AÑO III - Nº 23, Zaragoza, AGOSTO de 1927.
Más información en "El Santo Cáliz"

Otros conceptos sobre Historia de Aragón

Moneda de Juan (Ioanes) II

Índice alfabético sobre Aragón

El Monasterio de Rueda ha restaurado su explendor con muestras de vestidos tradicionales.

También puedes conocer un fantástico bestiario que habita en sus monumentos.

Mira los dibujos a pluma de Miguel Brunet.

La información no estará completa sin un paseo por sus tres provincias: Zaragoza, Teruel y Huesca y sus variadas Comarcas, con parada en alguno de sus espectaculares paisajes como el valle pirenaico de Ordesa o el Moncayo o por oposición en el valle el Ebro.

Si razones de trabajo o familiares te han llevado Lejos de Aragón puedes Bajarte imágenes de fondo, sonidos o animaciones

También puedes dedicarte a los intangibles: desde la recopilación de leyendas que hacen a Aragón universal tu también puedes perseguir la presencia del Santo Grial en Aragón.

Otras páginas sobre Aragón en Internet

Hay otras actualidades y realidades que también te pueden interesar, aunque te parezca que la realidad se jubila, sigue adelante muy viva, Y la naturaleza también.
Para seguir la evolución del Aragonés de Aragón

Conceptos | Edad Antigua | Edad Media | Moderna | Contemporanea | Historia de Aragón
Corona de Aragón | Militia Caesaragustana | Arabes y musulmanes | Nacimiento | Reyes de Aragón | Monarquia | Enlaces
La Seo | El Pilar | Mudéjar | Islam | Archivo histórico Huesca | Museo Provincial Huesca | Museo Provincial Zaragoza
Huesca | Teruel | Zaragoza | Aragón | Comarcas Mapas | Otras

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia
Es una actividad cultural.

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.