DECRETO 346/2002, de 19 de noviembre, Reglamento de Territorio y Población de las Entidades Locales de Aragón. Aragon
Aragón es así

DECRETO 346/2002, de 19 de noviembre, Reglamento de Territorio y Población de las Entidades Locales de Aragón. Aragón.

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 06 de junio de 2021 última revisión



Fecha de Publicación: 25/11/2002

DECRETO 346/2002, de 19 de noviembre, del Gobierno de Aragón, por el que se aprueba el Reglamento de Territorio y Población de las Entidades Locales de Aragón.

PREAMBULO
1. Conforme a lo dispuesto en el artículo 35.1.2ª del Estatuto de Autonomía, corresponde a la Comunidad Autónoma de Aragón la competencia exclusiva en materia de régimen local, sin perjuicio de lo dispuesto en el número dieciocho del apartado primero, del artículo 149 de la Constitución. En ejercicio de esa competencia, la Ley 7/1999, de 9 de abril, de Administración local de Aragón, regula el marco jurídico general de la organización y actividades de las Entidades locales aragonesas.

El Gobierno de Aragón tiene reconocida la potestad reglamentaria con carácter general por el artículo 24.1 del Estatuto de Autonomía, potestad a la que aluden igualmente los artículos 16.7 y 29.1 del Decreto Legislativo 1/2001, de 3 de julio, del Gobierno de Aragón, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Presidente y del Gobierno de Aragón. Más concretamente, por lo que se refiere a la Ley de Administración Local, su Disposición final primera faculta al Gobierno para dictar las disposiciones reglamentarias para su desarrollo, previendo que comprenderá, al menos, lo relativo al territorio y sus alteraciones y a los bienes, actividades y servicios de las Entidades locales.

Como es sabido, y pone de relieve la Ley de Administración Local de Aragón en su exposición de motivos, la estructura de la Administración local aragonesa y sus distintos tipos de Entidades locales tienen unos especiales condicionamientos derivados de su población y de su forma de asentamiento sobre el territorio. De ellos resulta una estructura municipal caracterizada por una gran mayoría de pequeños municipios y una lógica preocupación por evitar incrementar su número y por fomentar la actuación asociada y en común de los municipios.

El requisito de una población mínima de mil habitantes para la creación de nuevos municipios, establecido por la Ley 7/1999, limita la posibilidad de nuevas segregaciones; el fomento de entidades supramunicipales ha tenido su reflejo en la normativa sobre mancomunidades y, en la actualidad, en el desarrollo de la comarcalización de Aragón.

2. Partiendo de esas premisas, la Ley 7/1999, de 9 de abril, de Administración Local de Aragón, dedica varios preceptos a cuestiones relacionadas directa e indirectamente con el territorio y la población de las diversas Entidades locales. En los tres primeros capítulos de su Título II, aborda las cuestiones relativas a elementos básicos de los municipios como son el territorio y la población, con especial atención a las alteraciones de términos municipales, así como otros aspectos que contribuyen a configurar su personalidad como son su denominación y su capitalidad. En su capítulo VI se regulan algunos regímenes especiales que tienen su justificación en características de la población del municipio o de su asentamiento sobre el territorio. Por otra parte, en su Título III, al referirse a las demás Entidades locales, se efectúan referencias al territorio como ámbito de actuación, aspecto que, en lo que atañe a la Comarca, debe ponerse en relación con lo previsto en la Ley 10/1993, de 4 de noviembre, de Comarcalización, Ley 8/1996, de 2 de diciembre, de Delimitación Comarcal de Aragón y Ley 23/2001, de 26 de diciembre, de Medidas de Comarcalización.

La Ley de Administración Local, en sus artículos 251 a 253 se refiere a las agrupaciones para sostenimiento de personal común, permitiendo configurar ámbitos territoriales supramunicipales sin personalidad jurídica. Por su parte, el artículo 6 de la Ley prevé la existencia de un Registro de Entidades locales de Aragón.

A todas estas materias se refiere este Reglamento, que pretende completar y desarrollar en lo necesario los preceptos legales para facilitar su eficacia y su aplicación práctica, sistematizando el conjunto resultante. En ese sentido se concreta el contenido, requisitos y procedimiento de los distintos supuestos normativos y técnicas de actuación, cuidando de asegurar en todos los casos la participación de las Entidades locales interesadas y los derechos de los vecinos afectados.

La opción que se asume de dedicar a estos temas un Reglamento específico, parcelando en grandes bloques el desarrollo reglamentario de la Ley de Administración Local, trata de facilitar su aplicación y consulta, siguiendo un criterio que tiene amplia tradición tanto en el Derecho estatal como autonómico.

Por todo ello, a propuesta del Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales, visto el dictamen de la Comisión Jurídica Asesora, y previa deliberación del Gobierno de Aragón en su reunión de 19 de noviembre de 2002,
DISPONGO:

Artículo único.-Aprobación.

Se aprueba el Reglamento de Territorio y Población de las Entidades locales de Aragón, que se inserta como Anexo a este Decreto.

DISPOSICIONES ADICIONALES
Primera.-Núcleos deshabitados de especial interés.

El Gobierno de Aragón completará y actualizará el inventario de núcleos deshabitados de Aragón. En los casos en que, por la singularidad de su emplazamiento, la pervivencia de un conjunto de edificaciones de interés arquitectónico o sus peculiaridades vinculadas al medio natural, fueran susceptibles de acoger nuevos poblamientos o de ser incluidos en programas de reorganización del territorio, el inventario comprenderá el estado de los accesos, los edificios de interés, el estado de conservación de construcciones e infraestructuras y todos aquellos datos relevantes que deban ser tenidos en cuenta para emprender acciones encaminadas a su recuperación.

Segunda.-Municipios con población estacional.

El Gobierno de Aragón podrá establecer determinadas especialidades en cuanto a los criterios de prioridad de determinados equipamientos y la concesión de ayudas y subvenciones para su instalación y mantenimiento en relación con aquellos municipios cuya población inscrita en el padrón municipal no refleje de forma adecuada sus necesidades y su papel en el conjunto del territorio. Para determinarlos se atenderá a la población efectiva en determinados momentos o épocas del año, al censo de viviendas habitadas en relación con las segundas residencias o al número de plazas hoteleras.

DISPOSICION TRANSITORIA
Unica.-Aplicación a los procedimientos en tramitación.

El presente Decreto y el Reglamento que por él se aprueba no serán de aplicación a los procedimientos iniciados antes de la fecha de su entrada en vigor.

DISPOSICION DEROGATORIA Unica.-Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo dispuesto en el Reglamento que es objeto de aprobación por este Decreto.

DISPOSICIONES FINALES
Primera.-Municipios con población inferior a cien habitantes.

Por el Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales se elaborará, en el plazo de dos años, un estudio actualizado de las características y evolución de los municipios que cuenten con menos de cien habitantes, al objeto de que pueda servir de base adecuadamente motivada para proponer actuaciones destinadas a su revitalización o promover procedimientos de alteración de términos municipales, fomentar la asociación preparatoria de una futura fusión o abordar programas de reorganización del territorio.

Segunda.-Inscripción en el Registro de Entidades locales de Aragón.

En el plazo de tres meses desde la entrada en vigor del este Decreto, las Entidades locales deberán remitir a la Dirección General de Administración Local y Política Territorial, con arreglo al cuestionario que les será facilitado, la información precisa para su inscripción en el Registro de Entidades locales de Aragón.

Tercera.-Habilitación.

Se faculta al Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales para dictar las disposiciones complementarias que precise el desarrollo de este Decreto.

  Cuarta.-Entrada en vigor.

  Este Decreto, y el Reglamento que por él que se aprueba, entrarán en vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial de Aragón».

Dado en Zaragoza, a 19 de noviembre de 2002.

El Presidente del Gobierno de Aragón, MARCELINO IGLESIAS RICOU
El Vicepresidente del Gobierno y Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales, JOSE ANGEL BIEL RIVERA
ANEXO REGLAMENTO DE TERRITORIO Y POBLACION DE LAS ENTIDADES LOCALES DE ARAGON
TITULO I EL TERMINO MUNICIPAL
CAPITULO I
Disposiciones generales
Artículo 1.-El término municipal.

1. El término municipal es el ámbito territorial en el que ejerce sus competencias el municipio.

2. Cada municipio pertenece a una sola provincia.

3. El término municipal está formado por territorios continuos, con la excepción de los enclaves preexistentes. Ninguna alteración territorial podrá dar lugar a un término municipal discontinuo.

4. Dentro de un mismo término municipal podrán existir Entidades locales menores, con personalidad jurídica propia, para la administración descentralizada de sus intereses.

5. Asimismo, el término municipal podrá dividirse en distritos o barrios, a los efectos de establecer órganos de gestión desconcentrada. Corresponde al Pleno del Ayuntamiento aprobar y modificar tal división.

CAPITULO II Alteraciones de términos municipales
Sección 1ª Disposiciones Generales
Artículo 2.-Supuestos de alteración de términos municipales.

Los términos municipales podrán ser alterados:

a) por incorporación de un municipio a otro u otros limítrofes, b) por fusión de dos o más municipios limítrofes para constituir un nuevo municipio, c) por segregación de parte de un municipio o de varios municipios para constituir uno nuevo, y d) por segregación de parte de un municipio para su agregación a otro limítrofe.

Artículo 3.-Finalidades.

Cualquier alteración de los términos municipales deberá tener como fundamento alguna de las siguientes finalidades:

a) disponer de una base territorial que mejore la capacidad económica y de gestión para la prestación y sostenimiento de los servicios públicos esenciales y obligatorios; b) favorecer el autogobierno y la participación, en relación con la población y sus condiciones de asentamiento sobre el territorio; c) adaptar los términos municipales a la realidad física, social y cultural de los núcleos de población, permitiendo o mejorando la representación de una específica colectividad con conciencia de tal y con valores históricos y tradicionales propios.

Artículo 4.-Exigencia de suficientes recursos.

En ningún caso podrá procederse a la alteración de los términos municipales si no se acredita que, después de la alteración, el municipio o municipios afectados dispondrán de recursos suficientes para prestar los servicios mínimos obligatorios establecidos por la legislación.

Artículo 5.-Rectificación de límites.

Podrá efectuarse la simple rectificación de límites territoriales entre municipios, en los casos en que no resulte afectado un núcleo o asentamiento de población, para evitar disfuncionalidades en la prestación de servicios y conseguir una más eficiente administración del territorio.

Sección 2ª Incorporación
Artículo 6.-Supuestos y requisitos.

1. La incorporación de un municipio a otro u otros limítrofes podrá realizarse:

a) cuando, como consecuencia del desarrollo urbano, se unan los respectivos núcleos de población. Si alguno de los municipios tuviera varios núcleos, la unión deberá referirse al núcleo de mayor población o donde radique la capitalidad. Se entenderá que existe unión de núcleos cuando entre los núcleos capitalidad de los respectivos municipios no existan terrenos clasificados como suelo urbanizable no delimitado o suelo no urbanizable; b) cuando un municipio carezca separadamente de los recursos necesarios para la prestación de los servicios mínimos obligatorios, en particular cuando el Ayuntamiento o Asamblea haya rechazado el establecimiento y prestación de servicios obligatorios a través de fórmulas asociativas; c) cuando, por despoblamiento, sea inviable el mantenimiento de una administración pública autónoma de rango municipal o carezca de justificación la reserva del disfrute de determinados aprovechamientos de titularidad pública por un grupo de población muy reducido. En estos casos, se tendrá en cuenta como referencia el mínimo legal de población exigido para la creación de una entidad local menor, establecido en 250 habitantes; d) cuando no exista voluntad efectiva de autogobierno, puesta de manifiesto por la falta de presentación de candidaturas en las elecciones municipales o por la ausencia de funcionamiento del régimen de Concejo Abierto; e) cuando existan otros motivos de interés general, debidamente fundados y acreditados.

2. Procederá la incorporación cuando exista un municipio que cuente con mayor potencial demográfico y económico y disponga de los medios personales y materiales para hacerse cargo de la gestión de los servicios del conjunto de la población y territorio resultante de la incorporación. En otro caso, procederá la tramitación de la fusión de municipios.

Artículo 7.-Efectos.

1. La incorporación de uno o más municipios a otro u otros limítrofes implicará la anexión a éstos del término o términos municipales suprimidos, cuyo territorio se integrará plenamente al del municipio al que se incorporen, que les sucederá en todos sus derechos, bienes, acciones, aprovechamientos, obligaciones, deudas y cargas.

2. Los funcionarios y el personal propio de los municipios objeto de incorporación se integrarán con todos sus derechos en la plantilla del municipio a favor del que se efectúe la incorporación. La situación de los funcionarios de habilitación nacional se ajustará a sus normas específicas.

Sección 3ª Fusión
Artículo 8.-Supuestos y requisitos.

Procederá la fusión de municipios cuando separadamente carezcan de los recursos necesarios para la prestación de los servicios mínimos obligatorios o concurra alguno de los demás supuestos previstos en el artículo 6.1 de este Reglamento, siempre que el potencial demográfico y económico de los municipios interesados sea similar.

Artículo 9.-Efectos.

1. Como consecuencia de la fusión, los municipios fusionados se extinguen y pasan a constituir uno nuevo.

2. El nuevo municipio resultante sucede a los municipios fusionados en todos sus derechos, bienes, acciones, aprovechamientos, obligaciones, deudas y cargas.

3. Los funcionarios y el personal propio de los municipios fusionados pasarán con todos sus derechos a formar parte de la plantilla del nuevo municipio. La situación de los funcionarios de habilitación nacional se regulará por sus normas específicas.

4. La capitalidad del nuevo municipio radicará en el núcleo de mayor población, salvo que los municipios fusionados acuerden otra ubicación por razones de carácter histórico, económico o de situación. El municipio o municipios fusionados en los que no recaiga la capitalidad del municipio resultante podrán constituirse en entidad local menor, sin que para ello se exija el requisito de población mínima, conforme a lo previsto en el artículo 87.2 de la Ley 7/1999.

Sección 4ª Segregación para constituir un nuevo municipio
Artículo 10.-Supuestos y requisitos.

1. La segregación de parte de un municipio o de varios para constituir uno nuevo exigirá la concurrencia de los siguientes requisitos:

a) que se trate de uno o varios núcleos de población territorialmente diferenciados, tengan o no reconocida la condición de entidad local menor; b) que el municipio de nueva creación cuente con una población mínima de 1.000 habitantes, sin que, como resultado de la segregación, el municipio o municipios de los que procedan las porciones segregadas pase a tener una población inferior a esa cifra; c) que exista una franja de terreno clasificada como suelo urbanizable no delimitado o suelo no urbanizable entre los núcleos principales del territorio a segregar y el de la capitalidad del municipio matriz; d) que el municipio de nueva creación cuente con recursos suficientes para el desempeño de las competencias municipales y no se produzca disminución en la calidad de los servicios que venían siendo prestados a la población afectada, y e) que la creación de un nuevo municipio en la zona sea coherente con las directrices y criterios de ordenación del territorio establecidos por la Comunidad Autónoma.

2. Será requisito obligado para la creación de un nuevo municipio que la población que se atribuya la condición de residente en el territorio correspondiente lo sea a todos los efectos, sin que pueda darse tal carácter a la de aquellos conjuntos urbanizados delimitados destinados primordialmente a segunda residencia o a estancias temporales en los que no se desarrollen actividades económicas productivas.

3. No podrá servir de base, en ningún caso, a la creación de un nuevo municipio el asentamiento de población en un enclave deshabitado en virtud de concesión o autorización de ocupación.

Artículo 11.-Exigencia de suficientes recursos.

Se entenderá que los municipios resultantes de la segregación cuentan con los recursos suficientes para el ejercicio de las competencias municipales, cuando la media de los recursos ordinarios generados en cada uno de los respectivos territorios, en los últimos tres presupuestos, sea suficiente para atender los servicios mínimos obligatorios.

Artículo 12.-Efectos.

El nuevo municipio incorporará en su plantilla al personal que le haya sido transferido, respetándole todos sus derechos. Igualmente asumirá todos los derechos, bienes, acciones, aprovechamientos, obligaciones, deudas y cargas que le correspondan.

Sección 5ª Segregación parcial
Artículo 13.-Requisitos.

1. Podrá realizarse la segregación de parte de un término municipal para su agregación a otro limítrofe cuando concurran conjuntamente las siguientes causas:

a) cuando, como consecuencia del desarrollo urbano, rural o industrial, un núcleo de población integrante de un municipio consolide relaciones de convivencia y de dependencia funcional con otro limítrofe, y b) existan motivos de interés general debidamente fundados.

2. No podrá efectuarse la segregación de parte de un municipio:

a) cuando dicha segregación le prive de las condiciones exigidas para la creación de un nuevo municipio.

b) cuando el núcleo o poblado de que se trate estuviere unido por calle o zona urbana al municipio originario.

Artículo 14.-Efectos.

La segregación parcial llevará consigo:

a) la anexión del territorio afectado al municipio limítrofe al que se agregue; b) la adjudicación al municipio que reciba la porción segregada de los bienes, derechos y acciones sobre dicho territorio pertenecientes al municipio que experimente la segregación; c) El reparto de los demás derechos y de las deudas y cargas que procedan en función del número de habitantes y de la riqueza imponible correspondientes al núcleo que se segregue.

CAPITULO III Procedimiento de alteración de términos municipales
Sección 1ª Iniciación
Artículo 15.-Iniciación.

1. La iniciación del procedimiento de alteración de términos municipales podrá efectuarse:

a) Por acuerdo de todos los Ayuntamientos y Asambleas vecinales interesadas, adoptado con el voto favorable de las dos terceras partes del número de hecho y, en todo caso, de la mayoría absoluta legal de sus miembros.

b) Por resolución del Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales, de oficio o a instancia de un municipio en los casos en que no hubiere acuerdo entre las Corporaciones afectadas. En este último supuesto la petición deberá basarse en acuerdo adoptado con el mismo quórum del apartado anterior.

2. Cuando se pretenda la segregación parcial para creación de un nuevo municipio o incorporación a otro preexistente, la iniciativa podrá ejercerse por la mayoría de los vecinos del municipio con derecho a sufragio, según el último censo electoral aprobado, residentes en la parte o partes del término municipal que se pretenda sea objeto de segregación.

Artículo 16.-Iniciativa vecinal.

1. Las actuaciones comprensivas de la iniciativa vecinal deberán documentarse mediante las firmas de los interesados formalizadas ante el Secretario del Ayuntamiento, o funcionario en quien delegue, o protocolizadas notarialmente. Por el Secretario del Ayuntamiento o funcionario en quien delegue, se acreditará mediante diligencia que los firmantes figuran en el correspondiente padrón municipal de habitantes.

2. Al mismo tiempo los promotores designarán una Comisión que tendrá a su cargo las gestiones necesarias para impulsar la iniciativa e incorporar al expediente la documentación exigida para su tramitación.

3. La iniciativa se planteará ante el Ayuntamiento o Asamblea afectados, que deberán adoptar acuerdo sobre la tramitación de la misma en el plazo de tres meses desde su presentación. Transcurrido dicho plazo sin que recaiga acuerdo, la Comisión promotora podrá dirigirse al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales solicitando que la Administración de la Comunidad Autónoma asuma la tramitación del procedimiento.

Artículo 17.-Motivación.

Al promover la iniciación del procedimiento deberá incluirse justificación de la concurrencia de los requisitos necesarios en los distintos supuestos de alteración contemplados en este Reglamento. En el caso de creación de nuevos municipios, se indicará también el nombre y capitalidad de los mismos.

  Artículo 18.-Comunicación a la Comunidad Autónoma.

  Todos los acuerdos municipales a los que se ha hecho referencia con anterioridad deberán ser remitidos al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales, en el plazo máximo de quince días a contar desde el día siguiente de su adopción, mediante certificaciones de los mismos.

  Sección 2ª Ordenación e instrucción
Artículo 19.-Instrucción.

  1. Los procedimientos de alteración de términos municipales deberán instruirse:

  a) por el Ayuntamiento o Ayuntamientos que los promuevan;
b) por el Ayuntamiento al que pertenezca el núcleo o núcleos que pretenden segregarse, en los casos de iniciativa vecinal;
c) por el Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales cuando se inicie de oficio, no exista conformidad inicial entre las Corporaciones afectadas o se resuelva asumir la tramitación por subrogación, en los casos de inactividad del municipio ante la iniciativa vecinal.

  2. Cuando se produzcan iniciativas concurrentes por parte de varios Ayuntamientos, la instrucción del procedimiento corresponderá al que determinen las propias Corporaciones locales y en defecto de acuerdo, al que determine el Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales, previa audiencia a todos los entes locales afectados.

  3. Si la iniciativa se ha ejercido por los vecinos, la instrucción corresponderá al Ayuntamiento afectado por la alteración del término municipal. Si hay más de uno, la instrucción corresponderá al que determinen los propios Ayuntamientos y, en defecto de acuerdo, al que determine el Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales, previa audiencia de los mismos y de la Comisión Promotora.

  4. Si en el plazo de cuatro meses el Ayuntamiento no hubiere completado todas las actuaciones de la fase instructora, la Comisión Promotora podrá pedir la intervención del Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales para que éste se haga cargo de la instrucción del procedimiento. Recaída resolución favorable en este sentido, solicitará al Ayuntamiento la remisión del expediente, debiendo efectuarse, en el estado en que se encuentre, en el plazo máximo de veinte días.

  Artículo 20.-Documentación necesaria.

  1. A los expedientes se ha de incorporar, como mínimo, la siguiente documentación:

  a) plano a escala 1:5000 del término o términos municipales que han de ser objeto de alteración, señalando, si procede, los nuevos límites de los municipios;
b) informe justificativo de que concurren los requisitos necesarios para llevar a cabo la alteración que se propone;
c) memoria acreditativa de que el municipio o los municipios afectados dispondrán de recursos suficientes para prestar los servicios mínimos obligatorios establecidos por la Ley;
d) los pactos que hayan podido acordarse entre los Ayuntamientos interesados;
e) en el caso de segregación, las previsiones relativas a los bienes, derechos y acciones así como a las obligaciones, deudas y cargas del municipio originario que deban ser imputados a la porción de territorio y población que se segrega;
f) en el caso de creación de un nuevo municipio, un avance del presupuesto de la nueva entidad acompañado de la justificación de cada uno de los ingresos que en el mismo se contemplen.

  2. Se incorporarán, igualmente, todos los demás antecedentes, informes y reclamaciones que se planteen durante la instrucción del procedimiento.

  Artículo 21.-Alteraciones promovidas por los Ayuntamientos.

  1. Adoptado el acuerdo de iniciar el procedimiento de alteración de términos municipales, deberán incorporarse al expediente los documentos y antecedentes que acrediten todos los aspectos que deban valorarse y fundar la alteración propuesta.

  2. El expediente se someterá a información pública por plazo no inferior a un mes, mediante anuncio en los tablones de edictos de los municipios afectados y en el «Boletín Oficial de Aragón», así como en el diario de mayor difusión de la provincia.

  3. Asimismo, de forma simultánea, se someterá a informe de la Diputación provincial respectiva y de la Comarca. Dicho informe deberá ser emitido en el plazo de dos meses; transcurrido dicho plazo, podrá entenderse cumplido dicho trámite.

  4. A la vista del resultado de la información pública y de los demás informes emitidos, los Ayuntamientos adoptarán nuevo acuerdo, con la misma mayoría exigida para el acuerdo de iniciación, que resolverá sobre las alegaciones presentadas y, en su caso, sobre la procedencia de las alteraciones. Dicho acuerdo deberá adoptarse en plazo no superior a dos meses desde la finalización del de la información pública, salvo que se resolviera ampliarlo en el caso de que las cuestiones planteadas en la misma precisaran de la aportación de documentos o informes de cierta complejidad, sin que pueda exceder de cuatro meses.

  5. Si algún Ayuntamiento o Asamblea adoptará acuerdo denegatorio de la alteración, no proseguirá el procedimiento, sin perjuicio de su fiscalización jurisdiccional, una vez agotada la vía administrativa.

  Artículo 22.-Alteraciones promovidas y tramitadas por la Administración de la Comunidad Autónoma.

  1. La ordenación e instrucción del procedimiento corresponderá al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales cuando se inicie de oficio, en los casos en que no hubiera acuerdo entre las Corporaciones afectadas o cuando se produzca la subrogación en el caso de que transcurriese el plazo de tres meses sin resolución municipal, en los supuestos de iniciativa vecinal.

  2. Dictada la correspondiente Orden del Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales, se completará la documentación prevista en el artículo 20. Los municipios interesados estarán obligados a remitir los antecedentes que obren en su poder en el plazo de un mes, que podrá prorrogarse un mes más atendida la complejidad del procedimiento. De no hacerlo así y si fueran imprescindibles para la prosecución de la tramitación, por el Gobierno de Aragón se adoptarán las medidas necesarias para el cumplimiento de la legalidad en evitación de que se menoscabe o interfiera el ejercicio de sus competencias propias.

  3. El procedimiento en instrucción se someterá a información pública por plazo no inferior a un mes. Asimismo, se dará traslado del mismo a los Ayuntamientos interesados, a la Diputación Provincial y al Consejo Comarcal, para su informe. Transcurridos dos meses sin emitirse, podrá entenderse cumplido dicho trámite.

  Artículo 23.-Segregaciones parciales promovidas por los vecinos.

  1. Iniciado el procedimiento mediante la formalización del número de firmas necesarias y constitución de la correspondiente Comisión promotora ante el Ayuntamiento al que pertenezca la parte de territorio que se pretenda segregar, corresponderá a dicho Ayuntamiento dar trámite a dicha iniciativa, con la instrucción del procedimiento y la aportación de la documentación necesaria.

  2. En el caso de que, ante la inactividad del Ayuntamiento interesado, el Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales asuma la tramitación del procedimiento, procederá a completarlo con arreglo a lo previsto en el artículo anterior.

  3. En ambos casos, la Comisión promotora podrá impulsar la tramitación en cualquier momento de la misma, solicitar se le dé vista del expediente y presentar las alegaciones y documentación complementaria que estime conveniente.

  Artículo 24.-Propuesta de resolución y dictámenes preceptivos.

  1. Completada la tramitación del procedimiento el Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales someterá la correspondiente propuesta de resolución a informe del Consejo Local de Aragón y dictamen de la Comisión Jurídica Asesora del Gobierno de Aragón.

  2. Simultáneamente se dará conocimiento a la Administración del Estado.

  Sección 3ª Resolución
Artículo 25.-Resolución definitiva.

  1. La resolución definitiva se adoptará por Decreto del Gobierno de Aragón en el plazo máximo de un año desde la iniciación del procedimiento.

  2. El Decreto determinará:

  a) la denominación del municipio, cuando fuere procedente;
b) el núcleo urbano en el que se fija su capitalidad, en su caso;
c) la delimitación de los términos municipales resultantes;
d) el reparto del patrimonio y aprovechamientos, la asignación del personal y la forma de liquidación de las deudas y créditos contraidos por los municipios;
e) la aprobación de aquellas otras bases, pactos o estipulaciones jurídicas y económicas que hayan podido acordarse o proponerse por los municipios interesados.

  Artículo 26.-Publicación e inscripción.

  El Decreto de aprobación de alteraciones de términos municipales se publicará en el «Boletín Oficial de Aragón», efectuándose de oficio la inscripción en el Registro de Entidades locales de Aragón de las modificaciones que suponga en la situación anterior, y se dará traslado del mismo a la Administración del Estado.

  Sección 4ª Repercusiones en los órganos de gobierno municipales
Artículo 27.-Fusión de municipios.

  En los casos de fusión de dos o más municipios, cesarán todos los alcaldes y concejales y será designada por el Gobierno de Aragón, de entre los concejales cesados, una Comisión gestora, integrada por un número de vocales igual al que corresponda de concejales según la población total resultante del nuevo municipio. La designación se hará siguiendo los mismos criterios de reparto utilizados para las elecciones municipales y según los resultados producidos en el conjunto de los municipios afectados en las ultimas elecciones.

  Artículo. 28.-Incorporación.

  En los casos de incorporación de uno o más municipios a otro limítrofe cesarán los alcaldes y concejales de los Ayuntamientos de los municipios incorporados. Si como consecuencia de la incorporación correspondiese al municipio resultante un mayor número legal de concejales, la diferencia se cubrirá por vocales gestores designados por el Gobierno de Aragón entre los concejales cesantes. La designación se hará siguiendo los mismos criterios de atribución de puestos aplicables en las elecciones municipales, repartiendo el número de concejales en que resulte incrementada la nueva Corporación entre las candidaturas según los resultados que hubiesen obtenido en el conjunto de los municipios que se incorporan.

  Artículo 29.-Creación de nuevo municipio.

  En los casos de creación de un nuevo municipio por la segregación de parte de uno o varios municipios, el municipio del que se segregue la porción de territorio conservará el mismo número de concejales. El nuevo municipio será regido por una Comisión gestora designada por el Gobierno de Aragón, de entre los electores de la Mesa o Mesas electorales correspondientes al territorio segregado, con arreglo a los resultados de las últimas elecciones municipales en dicha Mesa o Mesas.

  Artículo 30.-Agregación parcial a otro municipio.

  Si como consecuencia de la agregación parcial correspondiese al municipio destinatario de la misma un mayor número de concejales, la diferencia se cubrirá por vocales gestores designados por el Gobierno de Aragón, de entre los electores de la Mesa o Mesas electorales correspondientes al territorio segregado, con arreglo a los resultados de las últimas elecciones municipales en dicha Mesa o Mesas. El municipio del que se segregue la porción de territorio mantendrá el mismo número de concejales.

  Artículo 31.-Composición definitiva de los órganos de gobierno.

  En la convocatoria de elecciones siguiente a las alteraciones de términos municipales, el número de concejales será el fijado en la legislación electoral en atención a la población de cada municipio.

  Artículo 32.-Pervivencia de la Asamblea vecinal como órgano de participación.

  En los procedimientos de alteración de términos municipales que viniesen funcionando en régimen de Concejo Abierto, se podrá acordar, a petición de la mayoría de los vecinos interesados, la pervivencia de la Asamblea vecinal, mediante la constitución de una Junta de Vecinos, como órgano desconcentrado de participación en representación del correspondiente núcleo de población, conforme a lo previsto en los artículos 41 y 57 de la Ley 7/1999, de 9 de abril, de Administración Local de Aragón.

  CAPITULO IV Medidas para la reestructuración municipal
Sección 1ª Medidas de fomento
Artículo 33.-Ayudas y subvenciones.

  1. El Gobierno de Aragón fomentará, mediante ayudas técnicas y económicas, la reestructuración del mapa municipal en aquellos casos en que se acuerde voluntariamente por los Ayuntamientos su fusión o incorporación a otros municipios limítrofes, al objeto de constituir una única entidad municipal con población y territorio más idóneos para el ejercicio de sus potestades como Administración pública, la prestación de servicios a sus habitantes y la gestión de los intereses de su territorio.

  2. Con dicho objeto, con cargo al Programa de Política Territorial del Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales se concederán ayudas a las fusiones o incorporaciones, en la cuantía que se determine, así como transferencias a favor de los nuevos municipios resultantes durante el plazo que se establezca.

  Artículo 34.-Asociación preparatoria de una futura fusión.

  1. Los municipios que constituyan una Mancomunidad para la prestación de una pluralidad de funciones o servicios podrán incluir en sus Estatutos previsiones que contemplen entre sus objetivos preparar la futura fusión de los municipios mancomunados, una vez transcurrido un período de colaboración en común.

  2. Con tal fin, las inversiones en obras y servicios se programarán con una visión de conjunto que facilite esa fusión futura.

  3. Podrán concederse ayudas complementarias motivadas por ese proyecto de fusión y condicionadas a que ésta se formalice en el plazo que se establezca, que no podrá exceder de cinco años.

  Sección 2ª Programas de reorganización del territorio.

  Artículo 35.-Objetivos y requisitos previos.

  1. El Gobierno de Aragón, de oficio, previa audiencia a los Ayuntamientos interesados, o a iniciativa de los mismos, podrá elaborar, aprobar y ejecutar programas de reorganización del territorio, en aquellas zonas del mismo en que, como consecuencia de la despoblación, se carezca de potencial demográfico real suficiente para asegurar la pervivencia de los municipios y su funcionamiento como organización jurídica de una comunidad efectivamente asentada sobre el correspondiente territorio y como organización prestadora de servicios.

  2. El potencial demográfico real se determinará por los habitantes inscritos en el padrón municipal de habitantes, su edad y la efectiva permanencia de la población durante la mayor parte del año. Por otra parte, deberá justificarse que la situación objetiva de los municipios limítrofes hace inviable dar solución al desempeño de las competencias obligatorias y de los servicios mínimos mediante la simple fusión o agregación de dos municipios limítrofes.

  3. Los programas de reorganización del territorio podrán aplicarse también en aquellos casos en que, como consecuencia de la ejecución de obras hidráulicas u otras grandes infraestructuras, se precise una actuación de conjunto para reestructurar un territorio de ámbito supramunicipal objeto de importantes afecciones.

  Artículo 36.-Contenido.

  1. Los programas de reorganización del territorio podrán incluir las siguientes actuaciones:

  a) proyectos de repoblación forestal, protección ambiental, reforma agraria, concentración parcelaria, polígonos ganaderos o industriales, actividades turísticas o de ocio y esparcimiento, equipamientos de interés supramunicipal;
b) proyectos dirigidos al reasentamiento o mantenimiento de la población de la zona, mediante la revitalización de los núcleos de población subsistentes o de núcleos deshabitados, con dotación de las infraestructuras y servicios necesarios;
c) reforma de la estructura municipal mediante alteraciones de los términos municipales, que conlleven fusiones o incorporaciones de municipios, para obtener como resultado municipios con territorio, población y riqueza suficientes.

  2. En los programas se estudiará igualmente la inserción y coordinación de los mismos con las previsiones para la zona de los criterios y directrices de ordenación territorial y de los proyectos de comarcalización.

  Artículo 37.-Participación de los Ayuntamientos.

  1. Además de la participación obligada en el trámite de aprobación de los programas, se dará especial protagonismo en su elaboración a los Ayuntamientos afectados, tanto si los programas son de su iniciativa como si se tramitan a iniciativa de la Administración autonómica.

  2. En particular, deberán fijarse las bases de actuación sobre los siguientes aspectos:

  a) previsiones de desarrollo urbanístico de los núcleos habitados y posibilidades de recuperación de los núcleos deshabitados con valor como patrimonio cultural, así como la posible ejecución de proyectos supramunicipales previstos en la legislación urbanística aragonesa;
b) gestión de servicios, instalaciones y terrenos de propiedad pública y condiciones de su utilización y disfrute, que podrá atribuirse a la comarca;
c) emplazamiento de los servicios administrativos comunes al territorio y de los principales equipamientos;
d) beneficios especiales y prioridades a conceder a la población existente y a los inmigrantes que acudan a trabajar y residir en la zona, como incentivos para su revitalización.

  3. Estas bases de actuación podrán concretarse, según los casos, en los correspondientes convenios previos entre los municipios, comarcas, provincias y Comunidad Autónoma.

  Artículo 38.-Procedimiento.

  1. La tramitación de los programas de reorganización del territorio se iniciará por Orden del Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales, de oficio o a iniciativa de los Ayuntamientos interesados.

  2. Deberá incorporarse al expediente un estudio técnico referido a los aspectos demográficos, económicos, de dotación de servicios, de comunicaciones entre los núcleos, que sirva de diagnóstico y fundamento del programa de reorganización que se proponga. El proyecto de programa deberá contemplar sus aspectos esenciales, incluyendo las medidas concretas prioritarias a realizar, su cuantificación económica y las previsiones de financiación de las mismas.

  3. El expediente se someterá a información pública por plazo de dos meses a efectos de alegaciones. En todo caso, se dará audiencia en el procedimiento a los municipios a quienes pueda afectar, así como, en su caso, a las Mancomunidades o Comarca a la que pertenezcan. También deberá darse audiencia a la Provincia interesada.

  4. Los programas de reorganización del territorio serán aprobados por Decreto del Gobierno de Aragón. Antes de iniciar su ejecución serán remitidos, para su conocimiento, a las Cortes de Aragón.

  5. Las alteraciones de términos municipales que prevea el programa de reorganización del territorio serán objeto de tramitación y resolución conjunta, con arreglo al procedimiento general regulado en la Ley de Administración Local de Aragón y en este Reglamento.

  Artículo 39.-Instrumentos para su desarrollo y ejecución.

  1. Las previsiones contenidas en los programas de reorganización del territorio podrán ser incorporadas a instrumentos de ordenación del territorio o urbanísticos que se correspondan con la escala de la actuación proyectada.

  2. Se promoverá la colaboración y participación de las instituciones públicas, en especial de las Comarcas, y entidades privadas interesadas en adherirse a la financiación y gestión de los planes. A tal efecto, podrá acudirse a la creación de consorcios, fundaciones y otros entes instrumentales.

  Artículo 40.-Gestión de los programas.

  La gestión de las actuaciones previstas en los programas de reorganización del territorio se realizará, según su naturaleza y contenido, por la propia Administración autonómica, por la Comarca a la que el territorio pertenezca, por la nueva o nuevas Entidades locales y por las entidades instrumentales creadas al efecto. En los convenios y bases de actuación que se aprueben se incluirán las previsiones y compromisos correspondientes.

  CAPITULO V Deslinde de términos municipales
Artículo 41.-Procedencia del deslinde.

  1. Los municipios podrán promover el deslinde de sus términos municipales si no existiera o fuera de carácter provisional.

  2. No procederá la realización de un nuevo deslinde cuando éste ya se hubiera efectuado con anterioridad, salvo casos excepcionales en los que documentalmente se justifiquen errores materiales o vicios de procedimiento en la delimitación anterior.

  3. En el supuesto de que el deslinde afecte a términos municipales pertenecientes a otras Comunidades Autónomas, se seguirá el procedimiento establecido en la normativa básica estatal.

  Artículo 42.-Iniciación.

  1. El procedimiento de deslinde se iniciará por acuerdo del pleno del Ayuntamiento en el que se reflejará el motivo y objeto del mismo y se nombrará una Comisión compuesta por el Alcalde, dos concejales o dos miembros de la Asamblea vecinal, el Secretario de la Corporación y un técnico.

  2. Este acuerdo se comunicará a los Ayuntamientos afectados, los cuales nombrarán por acuerdo plenario, en el plazo de un mes a contar desde la fecha de recepción de la comunicación, una Comisión con igual composición que la citada en el apartado anterior.

  3. Los acuerdos municipales se comunicarán al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales y a los propietarios de las fincas afectadas.

  Artículo 43.-Operaciones de deslinde.

  1. Las operaciones de deslinde se llevaran a cabo por las Comisiones nombradas por cada Ayuntamiento, en las fechas que se acuerden conjuntamente. Podrán aportarse cuantos testimonios y documentación se estime conveniente.

  2. En caso de inactividad de alguno de los Ayuntamientos afectados, el Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales, a petición del promotor, procederá a señalar la fecha de iniciación de las operaciones y la comunicará a todos los Ayuntamientos, designando a uno o varios técnicos representantes de la Comunidad Autónoma en el correspondiente procedimiento.

  3. La incomparecencia de la representación de los Ayuntamientos convocados en forma fehaciente llevará consigo la presunción de conformidad con la linde que se fije.

  Artículo 44.-Deslinde de conformidad.

  Si hubiera conformidad en la fijación de la línea límite, las Comisiones designadas por los Ayuntamientos interesados levantarán acta conjunta que la acredite así como de los acuerdos alcanzados y procederán de común acuerdo a la colocación de los hitos o mojones que señalen los limites. Seguidamente remitirán copia de dicha acta y de los acuerdos plenarios de aprobación del deslinde, al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales, que ordenará su publicación a efectos de general conocimiento, y para la actualización, en su caso, de los datos obrantes en el Registro de Entidades locales y en el mapa municipal.

  Artículo 45.-Disconformidad en el deslinde.

  1. Cuando, verificadas las operaciones de deslinde, existan divergencias entre las Comisiones, cada una de ellas levantará acta por separado, en la que hará constar todos los datos, antecedentes y detalles que estime necesarios para justificar su apreciación.

  2. Las Alcaldías respectivas remitirán el acta de la Comisión correspondiente, con los demás antecedentes, al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales, que, previos los informes técnicos precisos y dictamen de la Comisión Jurídica Asesora, elevará al Gobierno de Aragón el expediente tramitado para su resolución definitiva.

  Artículo 46.-Comunicación a la Administración del Estado.

  En todos los casos, concluido el deslinde, se dará conocimiento de su resultado a la Administración del Estado.

  Artículo 47.-Reposición de hitos o mojones.

  Si como consecuencia del transcurso del tiempo desaparecieran los hitos o mojones situados para fijar la linde y se plantearan discrepancias, a instancia de los municipios interesados, la Administración de la Comunidad Autónoma podrá proceder a la fijación del lugar por donde discurre la línea divisoria, conforme al contenido del mapa municipal de Aragón y previas las consultas que, en su caso, considere oportunas. El coste de la reposición material de los mojones o hitos correrá a cargo de los municipios interesados.

  CAPITULO VI Rectificación de límites territoriales
Artículo 48.-Objeto y contenido.

  1. Podrá aplicarse un procedimiento especial y sumario para la simple rectificación de límites territoriales entre municipios con objeto de corregir disfuncionalidades.

  2. Constituyen disfuncionalidades territoriales los enclaves despoblados dentro de un municipio o el aislamiento de una parte del mismo determinado por la implantación o existencia de vías férreas, autopistas, aeropuertos u otras grandes infraestructuras.

  Artículo 49.-Procedimiento.

  1. El Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales, de oficio o a instancia de alguno de los Ayuntamientos interesados, elaborará las propuestas de rectificación de límites territoriales, previos los estudios e informes que se consideren convenientes. Dicha propuesta se someterá a informe de los municipios afectados por plazo de dos meses. Igualmente se pondrá en conocimiento de la Administración del Estado.

  2. El Gobierno de Aragón resolverá el procedimiento, previo dictamen de la Comisión Jurídica Asesora, mediante Decreto que se notificará a los municipios interesados y se publicará en el «Boletín Oficial de Aragón».

  TITULO II LA POBLACION MUNICIPAL
CAPITULO I La población del municipio
Artículo 50.-La población municipal.

  1. El conjunto de los vecinos constituye la población del municipio.

  2. Son vecinos de un municipio las personas que, residiendo habitualmente en el mismo, estén inscritos en el padrón municipal. La adquisición de la condición de vecino se produce desde el mismo momento de su inscripción en el padrón.

  3. Los menores de edad no emancipados y los mayores incapacitados tendrán la misma vecindad que los padres que tengan su guardia o custodia o, en su defecto, la de sus representantes legales, salvo autorización por escrito de éstos para residir en otro municipio.

  4. Solo se puede ser vecino de un municipio.

  Artículo 51.-Principios de igualdad y no discriminación.

  1. Las autoridades municipales fomentarán, por todos los medios a su alcance, el respeto de la dignidad y la calidad de vida de sus habitantes.

  2. Los derechos reconocidos a la población del municipio se ejercerán sin discriminación alguna debida a la raza, la edad, el sexo o la opción sexual, la lengua, la religión, la ideología, el origen nacional o social, el nivel de ingresos o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

  3. Las autoridades municipales adoptarán todas las medidas de que dispongan para facilitar la integración de todos los ciudadanos, evitando situaciones de discriminación.

  4. Los colectivos y ciudadanos más vulnerables tienen derecho a gozar de medidas específicas de protección.

  Artículo 52.-Derechos y deberes.

  1. La condición de vecino confiere los siguientes derechos y deberes:

  a) Ser elector y elegible en los términos establecidos en la legislación electoral.

  b) Participar en la gestión municipal. Con este fin, los vecinos y sus asociaciones podrán acceder a los debates públicos, concurrir a órganos de participación, plantear alternativas y expresar sus opiniones sobre los asuntos de interés para la colectividad local, así como ejercer la acción popular en los casos previstos en las leyes.

  c) Utilizar los servicios públicos municipales de forma acorde con su naturaleza y acceder a los aprovechamientos comunales conforme a su regulación propia.

  d) Ser informados sobre todo lo relativo a la vida social, económica, cultural y administrativa del municipio. Los vecinos deben poder conocer sus derechos y obligaciones a través de la adecuada publicidad y difusión de las normas y acuerdos municipales, que garantizarán la transparencia de la actividad administrativa. En relación con los expedientes y la documentación municipal los vecinos tendrán acceso a su consulta previa petición razonada, de acuerdo con lo establecido en la legislación sobre procedimiento administrativo común.

  e) Pedir consulta popular en los términos previstos por la ley.

  f) Solicitar la prestación, y en su caso, el establecimiento del servicio público correspondiente, así como exigirlo en el supuesto de constituir un servicio de carácter obligatorio.

  g) Contribuir mediante las prestaciones económicas y personales legalmente previstas a la realización de las actividades, obras y servicios municipales.

  h) Aquellos otros derechos y deberes establecidos en las leyes.

  2. Los extranjeros con permiso de residencia y empadronados en el municipio tienen los derechos y los deberes propios de los vecinos, excepto los de carácter político. En cuanto al derecho al sufragio activo y pasivo se estará a lo dispuesto en la legislación reguladora de las elecciones locales.

  3. Los municipios podrán organizar un registro donde se inscriba voluntariamente la población estacional regular o población vinculada al municipio por estancias periódicas y titularidad de una vivienda, al objeto de hacerles llegar información y ofrecerles el trámite de audiencia en relación con los asuntos que puedan afectarles.

  Artículo 53.-Derechos y obligaciones en relación con la Comarca.

  Constituida la correspondiente comarca, a los vecinos de los municipios que la integren les corresponderá también en relación con la comarca respectiva:

  a) Participar en la gestión comarcal, de acuerdo con lo dispuesto en las disposiciones propias de la comarca.

  b) Utilizar, de acuerdo con su naturaleza, los servicios públicos comarcales.

  c) Ser informados por la Administración comarcal de su actividad, documentación y procedimientos, en los mismos términos aplicables al municipio.

  d) Exigir la prestación y, en su caso, el establecimiento del servicio público comarcal correspondiente, si se trata de una competencia comarcal propia, o asumida por cualquier título, de carácter obligatorio.

  e) Contribuir, mediante las prestaciones legalmente establecidas, al ejercicio de las competencias comarcales.

  Artículo 54.-Medidas de política demográfica.

  1. Los municipios podrán acordar y aplicar medidas dirigidas a mantener o recuperar su población, cuando su disminución progresiva ponga en peligro la continuidad de servicios públicos básicos o haga temer por su pervivencia futura como comunidad.

  2. Con dicho fin podrán establecerse condiciones especiales para la cesión y adjudicación de la utilización de bienes municipales, en las que se entenderá concurren criterios de rentabilidad e interés social que las justifican. En todo caso, será requisito obligado la residencia efectiva y continuada en el municipio de quienes se acojan a esas condiciones especiales.

  3. Podrán establecerse en las Ordenanzas fiscales municipales tarifas específicas y reducciones y bonificaciones que tengan en cuenta criterios de apoyo a la natalidad y a la familia y a la conciliación de la vida familiar y laboral, en los supuestos expresamente previstos por las Leyes.

  CAPITULO II El Padrón municipal
Artículo 55.-Concepto y eficacia.

  1. El Padrón municipal es el registro administrativo donde están inscritos los vecinos del municipio.

  2. Sus datos constituyen prueba de la residencia en el municipio y del domicilio habitual en el mismo. Las certificaciones que de dichos datos se expidan tendrán carácter de documento público y fehaciente a todos los efectos administrativos.

  3. La inscripción de los extranjeros en el Padrón Municipal no constituirá prueba de su residencia en España ni les atribuirá ningún derecho que no les confiera la legislación vigente.

  Artículo 56.-Datos a incluir.

  1. En el Padrón han de constar los datos personales necesarios para las relaciones jurídico-públicas que se determinen y, en cualquier caso, tiene que constar el nombre y apellidos, sexo, domicilio habitual, nacionalidad, lugar y fecha de nacimiento, número de documento nacional de identidad o, tratándose de extranjeros, del documento que lo sustituya, certificado o titulo escolar o académico que posea.

  2. Fuera de los supuestos previstos legalmente, los datos del Padrón son confidenciales y el acceso a los mismos se regirá por la legislación de protección de datos de carácter personal.

  Artículo 57.-Obligación y forma de inscripción.

  1. Toda persona que viva en Aragón está obligada a inscribirse en el Padrón del municipio en el que resida habitualmente. Quien viva en varios municipios deberá inscribirse únicamente en el que habite durante más tiempo al año.

  2. Los Ayuntamientos declararán de oficio la inscripción en el Padrón como vecinos de las personas que vivan habitualmente en su término municipal y no figuren inscritos en el mismo. Para ello será necesaria la instrucción de procedimiento con audiencia del interesado y demás trámites previstos legalmente.

  3. Cuando una persona cambie su residencia dentro del territorio aragonés deberá solicitar por escrito su alta en el Padrón del municipio de destino. La inscripción se efectuará en virtud de la declaración de voluntad del interesado de residir en el municipio, remitiéndose el alta al municipio de procedencia para que se proceda a dar de baja en su Padrón al vecino trasladado.

  4. El Ayuntamiento dará de baja de oficio, por inscripción indebida, a quienes figuren empadronados incumpliendo el requisito de la residencia habitual, una vez comprobada esta circunstancia mediante el correspondiente procedimiento, en el que se dará audiencia al interesado.

  5. La inscripción en el Padrón municipal de personas que, residiendo en el municipio, habiten en una infravivienda o incluso en un paraje o punto geográfico localizado sin techo, sólo podrá realizarse previa realización de las comprobaciones oportunas y la emisión del informe correspondiente por parte de los servicios sociales municipales o supramunicipales de la zona en que resida, dirigidos a determinar la efectiva residencia habitual en el municipio.

  Artículo 58.-Formación y actualización.

  1. La formación, actualización, revisión y custodia del Padrón municipal corresponde al Ayuntamiento, de acuerdo con las normas emanadas del Estado y aquellas instrucciones complementarias que pueda establecer la Comunidad Autónoma dentro de su competencia en estadística para fines de su interés.

  2. Los Ayuntamientos realizarán las actuaciones y operaciones necesarias para mantener actualizados su Padrón, de modo que los datos contenidos en éste concuerden con la realidad. Los vecinos podrán, en cualquier momento, verificar la corrección de los datos e instar su adecuación a la realidad.

  Artículo 59.-Obligación de declaración de datos.

  1. Todos los vecinos deben comunicar al Ayuntamiento las variaciones que experimenten sus circunstancias personales en la medida en que impliquen una modificación de los datos que deban figurar en el Padrón con carácter obligatorio. Cuando la variación afecte a menores de edad o incapacitados esta obligación corresponde a sus padres o tutores.

  2. El incumplimiento de las obligaciones relacionadas con el empadronamiento y su actualización podrá ser sancionado por el Alcalde conforme a lo dispuesto en el artículo 197 de la Ley 7/1999, de 9 de abril, de Administración Local de Aragón.

  Artículo 60.-Cooperación a la gestión del Padrón.

  El Gobierno de Aragón, las Diputaciones provinciales y, en su caso, las Comarcas apoyarán técnica y económicamente a los municipios para la gestión y explotación informatizada del Padrón, pudiendo formalizar convenios que regulen la colaboración reciproca en su elaboración y mantenimiento y el acceso a sus datos para el ejercicio de sus competencias y la elaboración de estadísticas.

  TITULO III REGIMENES ESPECIALES DE MUNICIPIOS EN FUNCION DE SU POBLACION
CAPITULO I Municipios en régimen de Concejo abierto
Artículo 61.-Aplicación del Régimen de Concejo Abierto.

  Los municipios de población inferior a cien habitantes se ajustarán en su organización y funcionamiento al régimen de Concejo abierto o Asamblea vecinal, regulado en los artículos 47 a 57 de la Ley 7/1999, de 9 de abril, de Administración Local de Aragón.

  Artículo 62.-Reglamento orgánico y organización complementaria.

  1. La organización y funcionamiento de la Asamblea vecinal se ajustará a los usos, costumbres y tradiciones locales, si existieren. La Asamblea, a través de la aprobación del correspondiente Reglamento orgánico, podrá ordenar y completar la organización municipal atendiendo sus necesidades y peculiaridades propias.

  2. En dicho Reglamento podrá contemplarse la existencia de una Comisión de Asistencia al Alcalde, integrada por los Tenientes de Alcalde, si existieren, o por los miembros de la Asamblea que designe el Alcalde. Dicha Comisión asistirá al Alcalde en el ejercicio de sus funciones.

  3. En caso de no constituirse esta Comisión de competencias generales, deberá existir una Comisión de miembros de la Asamblea para informar las cuentas anuales del municipio antes de su aprobación.

  CAPITULO II Pequeños municipios
Artículo 63.-Criterios de actuación y normas específicas.

  1. Los municipios de población inferior a mil habitantes ajustarán su organización a criterios de simplificación y funcionalidad.

  2. La Administración de la Comunidad Autónoma elaborará un Reglamento orgánico tipo adaptado a esta tipología municipal que podrá ser aplicado por los pequeños municipios, previa su aprobación conforme al procedimiento establecido en la Ley de Administración Local de Aragón, en caso de carecer de uno propio.

  3. Asimismo la Administración autonómica pondrá a disposición de los pequeños municipios modelos-tipos de actas, procedimientos, ordenanzas, plantillas y otros documentos municipales, facilitando su utilización por medios telemáticos.

  4. Mediante la aprobación de las correspondientes Instrucciones, por el Gobierno de Aragón se regularán los aspectos contables que sean susceptibles de simplificación en el marco de la legislación de Haciendas Locales.

  5. Se establecerán criterios para promover un mapa de agrupaciones secretariales y de otro personal que contemple de modo global la prestación de las funciones públicas necesarias y de los servicios administrativos, fomentando la adecuación al mismo de las agrupaciones que se creen o modifiquen.

  6. Las provincias y las comarcas prestarán la asistencia técnica y administrativa necesaria a los pequeños municipios para el mejor desarrollo de sus competencias.

  Artículo 64.-Especialidades en materia urbanística.

  En el ejercicio de sus competencias urbanísticas los municipios se ajustarán a las especialidades por razón de población establecidas en la legislación urbanística de Aragón.

  CAPITULO III Municipios con núcleos de población diferenciados
Artículo 65.-Declaración.

  1. Los municipios que cuenten con un elevado número de núcleos de población diferenciados dentro de su término podrán ver reconocida formalmente esta especialidad. Se valorará especialmente para ello, en particular, que varios de esos núcleos de población superen los doscientos cincuenta habitantes y el esfuerzo económico adicional que suponga la prestación de los servicios obligatorios para el Ayuntamiento.

  2. El municipio interesado en ese reconocimiento podrá solicitarlo mediante la correspondiente petición, acordada por el Pleno del Ayuntamiento, acompañada de una memoria justificativa de los núcleos de población y de sus características. Asimismo, se propondrán los compromisos que esté dispuesto a asumir el municipio en relación con la creación de órganos de gestión desconcentrada y con la programación prioritaria de inversiones en dichos núcleos. Igualmente podrá iniciarse de oficio mediante Orden del Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales, previa audiencia a los Ayuntamientos interesados.

  3. El expediente se someterá a información pública por plazo de un mes. Informadas las alegaciones presentadas, antes de la resolución del procedimiento, se dará audiencia al municipio interesado.

  4. La declaración de municipio con elevado número de núcleos de población a los efectos del reconocimiento y aplicación de este régimen especial se efectuará por Decreto del Gobierno de Aragón.

  Artículo 66.-Efectos.

  1. El reconocimiento del régimen especial de municipio con elevado número de núcleos de población llevará consigo la especificación de los compromisos que asuma el Ayuntamiento y de los beneficios que pueda obtener como consecuencia de ese reconocimiento. Su determinación deberá incluirse en el Decreto que reconozca ese régimen especial.

  2. En todo caso, entre los compromisos del municipio deberán especificarse las medidas de participación y desconcentración que vayan a adoptarse, en aplicación del artículo 41 de la Ley 7/1999, de 9 de abril, de Administración local de Aragón, así como una programación de inversiones de obras y servicios en los núcleos de población. Dichas inversiones tendrán consideración preferente en el Programa de Política Territorial, conforme a lo previsto en el artículo 261.3.b) de la Ley 7/1999, de 9 de abril, de Administración Local de Aragón.

  TITULO IV DENOMINACION Y CAPITALIDAD DE LOS MUNICIPIOS
CAPITULO I Denominación
Artículo 67.-Denominación de los municipios.

  1. Todos los municipios tendrán su propia denominación de carácter oficial.

  2. La denominación de los municipios será en lengua castellana o en la tradicional de su toponimia. No obstante, en aquellas zonas del territorio aragonés en que esté generalizado el uso de otra lengua o modalidad lingüística, el Gobierno de Aragón autorizará la utilización conjunta de la denominación en ambas lenguas, previa solicitud del Ayuntamiento y la tramitación del procedimiento regulado en el artículo siguiente.

  Artículo.68.-Procedimiento para el cambio de denominación.

  1. El procedimiento de modificación del nombre del municipio se iniciará por acuerdo del Pleno del Ayuntamiento o de la Asamblea vecinal, debidamente motivado, que se someterá a información pública por plazo de un mes. El Pleno o Asamblea resolverán las reclamaciones presentadas, aprobándolo provisionalmente, si así lo acuerda, con el voto favorable de las dos terceras partes del número de hecho y, en todo caso, mayoría absoluta del número legal de sus miembros.

  2. El expediente se remitirá al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales.

  3. Cuando la denominación propuesta sea susceptible de ser confundida con la de otro municipio, contenga incorrecciones lingüísticas, no se adecue a la toponimia aragonesa o pueda producir confusiones en la organización de los servicios públicos, el Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales lo pondrá de manifiesto al municipio interesado, quien presentará las alegaciones que considere pertinentes en el plazo de un mes.

  4. La resolución se efectuará por Decreto del Gobierno de Aragón que será publicado en el «Boletín Oficial de Aragón», e inscrito, en el caso de autorizarse la modificación, en el Registro de Entidades locales.

  5. Asimismo, los cambios de denominación de los Municipios serán publicados en el Boletín Oficial del Estado.

  Artículo 69.-Títulos y honores.

  Los municipios podrán utilizar con su denominación aquellos títulos y honores que tengan reconocidos a lo largo de su historia que estén debidamente acreditados.

  CAPITULO II Capitalidad
Artículo 70.-Concepto.

  La capitalidad del municipio corresponde al núcleo de población donde se encuentre la sede oficial del Ayuntamiento.

  Artículo 71.-Procedimiento para la modificación de la capitalidad.

  1. El procedimiento de modificación de la capitalidad del municipio se iniciará por acuerdo del Pleno del Ayuntamiento o de la Asamblea vecinal, debidamente motivado, que se someterá a información pública por plazo de un mes. El Pleno o Asamblea resolverán las reclamaciones presentadas, aprobándolo provisionalmente, si así lo acuerda, con el voto favorable de las dos terceras partes del número de hecho y, en todo caso, mayoría absoluta del número legal de sus miembros.

  2. El cambio de capitalidad de un municipio habrá de fundarse en alguno de los siguientes motivos:

  a) desaparición del núcleo de población donde estuviese establecida;
b) mayor facilidad de acceso por parte de la mayoría de los vecinos del municipio, y
c) nuevas circunstancias demográficas, económicas o sociales que determinen notorios beneficios del cambio para el conjunto de los habitantes del término.

  3. El municipio interesado deberá justificar, igualmente, la previsión de los costes de reinstalación indispensables.

  4. El procedimiento se resolverá por Decreto del Gobierno de Aragón, siendo publicado en el «Boletín Oficial de Aragón», e inscrito, en el caso de suponer modificación, en el Registro de Entidades locales.

  5. Del cambio de capitalidad se dará cuenta al Registo estatal de Entidades locales.

  Artículo 72.-Asunción por el municipio de sus efectos.

  El cambio de capitalidad no podrá justificar la petición de ayudas y subvenciones para equipamientos y servicios en el núcleo en que se asiente, que pretendan fundarse exclusivamente en la nueva capitalidad.

  TITULO V OTRAS ENTIDADES LOCALES
CAPITULO I Comarcas
Artículo 73.-Territorio comarcal.

  1. El territorio de cada Comarca está constituido por el conjunto de los términos de los municipios que la integren.

  2. En todo caso, la Comarca deberá tener continuidad territorial.

  3. Un municipio sólo puede pertenecer a una Comarca.

  Artículo 74.-Denominación y delimitación comarcal.

  1. La denominación y delimitación territorial de las Comarcas serán las determinadas en su ley de creación. Hasta su aprobación, la denominación y delimitación serán las previstas en la Ley 8/1996, de 2 de diciembre, de Delimitación Comarcal de Aragón.

  2. La modificación de la denominación y de las demarcaciones comarcales deberá hacerse por ley.

  3. La iniciativa para su modificación podrá ser impulsada por los Ayuntamientos y las Comarcas interesados. En cualquier caso, deberá contar con los estudios técnicos correspondientes y someterse a consulta de todas las Entidades locales que, sin haber ejercido la iniciativa, pudieran verse afectadas por la modificación propuesta.

  4. Cuando la alteración de términos municipales de algunos de los municipios integrantes de distintas comarcas, consistentes en la incorporación o agregación parcial de un municipio a otro, suponga la variación de los límites de las comarcas afectadas, ésta se entenderá producida aunque no se modifiquen las leyes de creación de las Comarcas respectivas.

  Artículo 75.-Capitalidad comarcal.

  1. La Ley de creación de cada Comarca determinará el municipio en el que se establece su capitalidad, en el que tendrán su sede oficial sus órganos de gobierno. La Ley de creación de las Comarcas podrán atribuir a otros municipios distintos la sede de determinados servicios, órganos complementarios o de gestión o entidades dependientes de la Comarca, dándoles la consideración de capital histórica, cultural o de otro tipo a los efectos de la representatividad externa o de la gestión de la materia correspondiente.

  2. En todo caso, los órganos colegiados de la Comarca podrán celebrar sesiones en algún otro municipio de su territorio conforme a lo que prevea su Reglamento Orgánico.

  CAPITULO II Mancomunidades
Artículo 76.-Ambito territorial.

  1. Las Mancomunidades de municipios ejercen sus competencias propias en el ámbito espacial determinado por el conjunto de los términos de los municipios que las integren.

  2. Podrán mancomunarse municipios entre cuyos términos no exista continuidad territorial, si ésta no es requerida por la naturaleza de los fines de la mancomunidad.

  3. Cuando una determinada obra o servicio así lo precise, podrán existir elementos o instalaciones fuera del ámbito territorial de la mancomunidad, previa la obtención de las autorizaciones o aprobaciones legalmente exigibles.

  Artículo 77.-Relaciones con otras demarcaciones territoriales.

  1. Podrán constituirse mancomunidades con municipios pertenecientes a otras Comunidades Autónomas, siempre que se cumplan, de forma acumulativa, los requisitos establecidos en las legislaciones autonómicas respectivas.

  2. Podrán mancomunarse municipios pertenecientes a provincias distintas para la prestación de servicios determinados y específicos cuando así lo requiera su organización por las características del servicio y de la población a atender.

  Artículo 78.-Modificación del ámbito territorial.

  La variación del ámbito territorial de una Mancomunidad por la adhesión o separación de uno o varios municipios requerirá los acuerdos favorables de los Ayuntamientos afectados y del órgano plenario de la mancomunidad. Cuando esta adhesión o separación se produzca sin alteración de las reglas generales establecidas en sus Estatutos sobre participación en los órganos de gobierno o en la financiación, no será precisa la tramitación del procedimiento previsto en el artículo 80 de la Ley 7/1999, de 9 de abril. Los Estatutos se entenderán automáticamente actualizados con la publicación en el «Boletín Oficial de Aragón» de la aprobación de la adhesión o separación de que se trate.

  Artículo 79.-Alteración de términos de los municipios mancomunados.

  1. Las alteraciones de los términos municipales que afecten a alguno o algunos de los municipios mancomunados llevarán consigo las repercusiones que procedan en cuanto a representación en los órganos de gobierno, aportaciones a la financiación de la Mancomunidad u otros aspectos.

  2. Salvo que los Estatutos de la Mancomunidad hayan previsto dichos supuestos, deberá tramitarse su modificación para adaptarlos a la nueva situación creada.

  Artículo 80.-Población de la Mancomunidad.

  A los efectos de su inclusión en programas, convocatorias de ayudas u otras medidas de fomento, de carácter sectorial o general según la amplitud de sus fines, se entenderá como población de la Mancomunidad la totalidad de las poblaciones de los municipios que la formen.

  Artículo 81.-Denominación.

  Los municipios que se mancomunen decidirán libremente la denominación de la Mancomunidad a través de sus Estatutos. En ella podrá incluirse la designación sumaria de su objeto, cuando sea específico, o una denominación referida a la zona o a un elemento geográfico común, no debiendo inducir a confusión con alguna de las mancomunidades ya constituidas.

  Artículo 82.-Capitalidad.

  1. Los Estatutos fijarán la capitalidad o sede administrativa de la Mancomunidad en uno de los municipios miembros, donde radicarán sus órganos de gobierno y administración, sin perjuicio de la posibilidad de que los servicios prestados por la mancomunidad se sitúen donde lo aconseje su mejor operatividad, funcionamiento y disfrute.

  2. El cambio de capitalidad de la Mancomunidad se ajustará a las normas contempladas en sus Estatutos o, en su defecto, a los trámites para su modificación, sin que precise la aprobación de la Comunidad Autónoma.

  Artículo 83.-Efectos de la constitución de comarcas.

  1.-La creación de una Comarca cuyo ámbito territorial sea coincidente con el de una Mancomunidad preexistente o cuyo ámbito territorial sea inferior pero comprendido dentro de ésta, y a la que se le atribuyan competencias en relación con servicios prestados con anterioridad por ésta, determinará la conversión de los servicios mancomunados en comarcales y el traspaso de su gestión a la entidad comarcal.

  Este traspaso determinará la extinción de la mancomunidad por pérdida del fin, practicándose las operaciones de disolución con arreglo al siguiente procedimiento:

  a) Acuerdo de la Junta sobre iniciación del procedimiento de disolución de la Mancomunidad y creación y determinación de los miembros de la Comisión Liquidadora.

  b) Traslado del acuerdo a los Ayuntamientos de los Municipios integrantes de la Mancomunidad.

  c) Propuesta de disolución y liquidación formulada por la Comisión, previa instrucción de expediente en el que conste la siguiente documentación:

  -Certificación del Secretario de la Mancomunidad sobre los bienes y derechos de la misma.

  -Informe sobre los servicios gestionados por la Mancomunidad.

  -Informe del Interventor en relación al estado de cuentas, derechos y obligaciones en vigor y sobre transferencias para gastos corrientes e inversiones de la Mancomunidad.

  -Certificación de Secretaría sobre plantilla y relación de puestos de trabajo de la Mancomunidad.

  d) Acuerdo de la Junta sobre aprobación de la disolución y liquidación de la Mancomunidad, adoptado con el voto favorable de la mayoría absoluta del número legal de sus miembros.

  e) Traslado del acuerdo de disolución de la mancomunidad a los Ayuntamientos de los municipios integrantes, a la comarca y al Consejero del Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales para su publicación mediante Orden en el «Boletín Oficial de Aragón».

  La disolución de la Mancomunidad se comunicará al Registro de Entidades Locales de Aragón y al Registro estatal de Entidades locales.

  2. El mismo procedimiento se seguirá en el supuesto previsto en el artículo 37 de la Ley 23/2001, de 28 de diciembre, de Medidas de Comarcalización.

  CAPITULO III Entidades locales menores
Artículo 84.-Constitución.

  1. Los núcleos de población separados de la capitalidad del municipio podrán constituirse en Entidades locales menores, con personalidad jurídica propia, para la administración descentralizada de sus intereses, cuando la importancia de su población o de sus actividades, sin reunir las condiciones necesarias para la creación de un nuevo municipio, justifique una administración dotada de autonomía para la gestión de determinadas competencias.

  2. Para la creación de una nueva Entidad local menor será necesario que el núcleo separado tenga una población mínima de doscientos cincuenta habitantes, que pueda contar con los recursos suficientes para ejercer sus competencias, así como que concurran circunstancias geográficas, sociales o administrativas que lo justifiquen.

  3. No será exigible el requisito de población mínima cuando se promueva la creación de la Entidad local menor como consecuencia de la fusión o incorporación de municipios y ello facilite la permanencia de la titularidad y disfrute privativo de bienes destinados tradicionalmente a basar la subsistencia de una población determinada. En estos casos los procedimientos de fusión o incorporación de municipios y de constitución de la Entidad local menor podrán tramitarse simultáneamente.

  4. En ningún caso podrá constituirse en Entidad local menor el núcleo de población en que esté situada la capitalidad del municipio.

  Artículo 85.-Procedimiento de constitución.

  1. La iniciativa para su constitución corresponderá al Ayuntamiento en cuyo término radique el núcleo separado, mediante acuerdo plenario adoptado con el voto favorable de las dos terceras partes del número de hecho y, en todo caso, de la mayoría absoluta del número legal de miembros de la Corporación, así como a los vecinos residentes en el territorio que haya de ser base de la entidad, mediante petición escrita de la mayoría de los mismos a la que se acompañe una memoria justificativa de las circunstancias que la funden.

  2. En el caso de iniciativa vecinal, el Pleno del Ayuntamiento adoptará acuerdo sobre la misma en el plazo de dos meses, con el voto de las dos terceras partes del número de hecho y, en todo caso, de la mayoría absoluta del número legal de miembros de la Corporación.

  3. En todos los casos, el expediente se someterá a información pública durante el plazo de un mes, mediante edicto publicado en el tablón de anuncios del Ayuntamiento y en el «Boletín Oficial de Aragón».

  El Pleno del Ayuntamiento adoptará acuerdo en relación con el resultado de la información pública, en el plazo de dos meses desde que finalice el plazo de presentación de alegaciones. Transcurrido dicho plazo sin emitirse, se entenderá favorable a la constitución de la nueva entidad.

  4. El expediente se remitirá al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales que lo someterá a informe del Consejo Local de Aragón y a dictamen de la Comisión Jurídica Asesora.

  5. Las Entidades locales menores se crearán por Decreto del Gobierno de Aragón, en el que se determinarán los límites territoriales y la atribución de bienes y derechos que puedan corresponderle.

  6. El Decreto se publicará en el «Boletín Oficial de Aragón» y en el Boletín Oficial del Estado, efectuándose la correspondiente inscripción en los correspondientes Registros de Entidades locales.

  Artículo 86.-Competencias.

  1. La Entidad local menor tendrá competencia en materia de:

  a) administración y aprovechamiento de su patrimonio;
b) prestación de servicios básicos y elementales que afecten directa y exclusivamente al núcleo de población diferenciado que le sirva de base. Se entienden como tales: obras en calles y caminos rurales, policía urbana y rural, actividades en la vía pública, alumbrado público, agua potable, alcantarillado y tratamiento adecuado de aguas residuales, limpieza viaria, recogida de basuras, actividades culturales y sociales, y
c) otorgamiento de licencias de obras, cuando el municipio cuente con planeamiento aprobado.

  2. Podrá también ejercer aquellas competencias que le sean delegadas por el municipio, en los términos que fije el acuerdo de delegación y previa aceptación de la misma.

  3. La Entidad local menor ejercerá sus competencias sobre la parte del término municipal que le haya sido asignada como territorio, sin perjuicio de las competencias generales del municipio a que pertenezca sobre la totalidad de su término municipal.

  Artículo 87.-Disolución.

  1. Procederá la disolución de las Entidades locales menores cuando la pérdida de población, la falta de funcionamiento de sus órganos de gobierno, su escasez de recursos, la continuidad de sus edificaciones con el núcleo de la capitalidad del municipio u otras razones de conveniencia económica o administrativa lo justifiquen.

  2. Podrá promoverse la disolución de las Entidades locales menores por la mayoría de los vecinos residentes en la misma, por el Ayuntamiento del municipio a que pertenezcan o, de oficio, por la Administración de la Comunidad Autónoma.

  3. Se abrirá trámite de información pública durante un mes. El Ayuntamiento y la Junta o Asamblea vecinal de la Entidad local menor, emitirán informe en relación con las alegaciones presentadas en el plazo de dos meses. Transcurrido dicho plazo, podrá entenderse que no se oponen a la disolución.

  4. La resolución definitiva sobre la disolución se efectuará por Decreto del Gobierno de Aragón, previo dictamen de la Comisión Jurídica Asesora, en el plazo máximo de un año desde la iniciación del procedimiento, transcurrido el cual se entenderá desestimada la solicitud por silencio administrativo.

  5. Dicho Decreto será publicado en el «Boletín Oficial de Aragón» y en el Boletín Oficial del Estado y comunicado a los correspondientes Registros de Entidades locales.

CAPITULO IV Comunidades de Villa y Tierra
Artículo 88.-Naturaleza.

  1. Tienen la condición de Entidades locales las mancomunidades forestales, comunidades de tierras, pastos, aguas y otras análogas, con personalidad jurídica propia, actualmente existentes en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Aragón, que cuentan con sus propios Estatutos, pactos o concordias de origen histórico y se rigen por ellos y demás normas consuetudinarias.

  2. Dichas Comunidades deberán instar su inscripción en el Registro de Entidades locales de Aragón, remitiendo al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales copia compulsada de sus Estatutos en vigor, así como informe sobre su origen histórico, bienes de los que son titulares y normas de funcionamiento por las que se rigen. La inscripción en el Registro de Entidades locales aragonesas será requisito obligatorio para que les sea reconocido el carácter de Entidades locales en sus relaciones con la Comunidad Autónoma. Dicha inscripción será comunicada al Registro estatal de Entidades locales.

Artículo 89.-Modificación de sus Estatutos o normas de funcionamiento.

  1. Las Comunidades de villa y tierra podrán modificar sus Estatutos o normas en vigor con el fin de adecuarlos a las nuevas circunstancias económicas y sociales, adaptar las formas de aprovechamiento de sus bienes o incluir entre sus fines la ejecución de obras y prestación de servicios que beneficien conjuntamente a sus miembros.

  2. El procedimiento de modificación se iniciará con los acuerdos del órgano superior de gobierno de la entidad y de cada uno de los Ayuntamientos de los municipios que la integren. Las modificaciones aprobadas se someterán a información pública por plazo de un mes, mediante anuncios en los tablones de edictos de los municipios interesados y en el «Boletín Oficial de Aragón». Asimismo, se solicitará informe de la Diputación Provincial y del Consejo Comarcal, que deberán ser emitidos en el plazo de un mes.

  3. Finalizada la información pública, se remitirán los Estatutos y las modificaciones propuestas al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales, que podrá formular observaciones en el plazo de un mes sobre su adecuación a la legalidad y a las directrices de política territorial.

4. A la vista de lo actuado, el órgano superior de gobierno de la entidad y de los Ayuntamientos de los municipios interesados aprobarán las modificaciones de los Estatutos con el voto favorable de la mayoría del número legal de sus miembros. La aprobación definitiva de la modificación estatutaria requerirá acuerdo favorable de todos los municipios partícipes.

5. Se dará cuenta al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales de las modificaciones aprobadas de los Estatutos para su publicación en el «Boletín Oficial de Aragón» y su constancia en el Registro de Entidades locales aragonesas.

TITULO VI AGRUPACIONES DE MUNICIPIOS PARA SOSTENIMIENTO DE PERSONAL COMUN
Artículo 90.-Naturaleza y finalidad.

1. Los municipios y las Entidades locales supramunicipales podrán constituir agrupaciones para sostener personal en común.

2. Dichas agrupaciones carecen de personalidad jurídica distinta de las entidades que la forman, siendo su objeto la financiación conjunta de puestos de trabajo compartidos.

3. La agrupación se regirá por unos Estatutos y será gestionada por una Junta de Gobierno, órgano colegiado con representación de todas las entidades agrupadas.

Artículo 91.-Clases.

1. Las agrupaciones podrán referirse a puestos reservados a funcionarios con habilitación de carácter nacional, de Administración General o Especial.

2. El Gobierno de Aragón fomentará las agrupaciones para el desarrollo de las funciones de secretaría de los Juzgados de Paz, de acuerdo con su legislación específica.

Artículo 92.-Procedimiento de constitución.

1. Podrá iniciarse a instancia de todas o alguna de las Entidades locales interesadas, mediante acuerdo de su Pleno o Asamblea, o de oficio por el Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales cuando se acredite la imposibilidad de prestar correctamente las funciones públicas necesarias de forma aislada y no sea procedente conceder su dispensa.

2. La agrupación se regirá por unos estatutos o convenio, en los que deberán constar:

  a) puesto o puestos de trabajo que se agrupen; b) distribución del coste de los puestos de trabajo entre los entes locales agrupados; c) organización del trabajo y distribución del horario laboral; d) plazo de vigencia y causas de disolución; e) procedimiento de modificación de los Estatutos; f) composición de la Junta de Gobierno de la agrupación y normas de funcionamiento.

3. El expediente de constitución de la agrupación se someterá a información pública por plazo de un mes y a audiencia de las Entidades locales interesadas, así como de los Colegios y asociaciones profesionales representativas del personal afectado.

  4. La aprobación de la agrupación se efectuará por Orden del Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales.

Artículo 93.-Modificación.

A propuesta de las Entidades locales agrupadas, podrá modificarse o suprimirse la agrupación constituida, siempre que quede garantizada la prestación de las funciones públicas necesarias con arreglo al procedimiento previsto en el artículo anterior.

  Artículo 94.-Agrupaciones de personal con sede administrativa común.

  1. Podrán constituirse agrupaciones para sostenimiento de personal con sede administrativa común. En este tipo de agrupaciones, el personal agrupado desempeñará habitualmente sus funciones en las oficinas de la cabecera de la agrupación, atendiendo desde allí los asuntos y actuaciones administrativas del conjunto de las entidades integrantes de la agrupación. A estos efectos, la Comarca podrá colaborar con las agrupaciones de este tipo de municipios integrados en su territorio, atendiendo las funciones correspondientes desde la sede administrativa comarcal.

  2. El secretario-interventor de estas agrupaciones, además de prestar habitualmente sus funciones en la sede común, asistirá personalmente a las sesiones que celebren los distintos Concejos abiertos, Ayuntamientos y órganos de gobierno de las entidades agrupadas, con arreglo al calendario de sesiones establecido.

  3. En la gestión de los asuntos ordinarios y en las relaciones con los ciudadanos se procurará la máxima utilización de los sistemas telemáticos que permitan una mayor y más rápida atención al público, haciendo innecesarios sus desplazamientos, siempre que se garantice la seguridad jurídica.

  4. La Administración de la Comunidad Autónoma y las Diputaciones provinciales prestarán una especial colaboración y ayuda a estas agrupaciones en cuanto supongan una mejora de la atención administrativa al conjunto de la población y de la gestión de las competencias de las Corporaciones locales.

  TITULO VII EL REGISTRO DE ENTIDADES LOCALES
CAPITULO I Organización
Artículo 95.-El Registro de Entidades locales.

  1. El Registro de Entidades locales de Aragón, adscrito al Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales, contendrá la inscripción de todas las Entidades locales aragonesas con sus características básicas.

  2. Dicho Registro servirá de base juridico-administrativa al mapa local de Aragón.

  3. El Registro de Entidades locales de Aragón estará a cargo de la Dirección General competente en materia de Administración Local, que lo mantendrá permanentemente actualizado.

  4. Dicho Registro tendrá carácter público.

  Artículo 96.-Datos a consignar.

  Cada una de las Entidades locales figurará inscrita en el Registro con los datos siguientes:

  1. Municipios:

  a) Denominación.

  b) Capitalidad.

  c) Superficie, con referencia, en su caso, a la aprobación de su deslinde y coordenadas UTM.

  d) Provincia.

  e) Población.

  f) Entidades locales menores que contiene.

  g) Entidades singulares de población: núcleos y diseminados.

  h) Régimen de funcionamiento.

  i) Entidades locales supramunicipales a las que pertenece.

  j) Símbolos y títulos propios.

  k) Asociaciones de entidades locales a que pertenece.

  l) Hermanamientos.

  Se entiende por entidad singular de población cualquier área habitable del término municipal, habitada o excepcionalmente deshabitada, claramente diferenciada dentro del mismo, y que es conocida por una denominación especifica que la identifica sin posibilidad de confusión. Dentro de ellas se distingue entre núcleo de población y diseminado. A estos efectos se entiende por núcleo de población el conjunto de al menos diez edificaciones que estén formando calles o plazas, o donde habiten más de cincuenta habitantes.

  2. Provincias:

  a) Denominación.

  b) Capitalidad.

  c) Número y nombre de los municipios que agrupa.

  d) Superficie.

  e) Población.

  f) Comarcas total o parcialmente pertenecientes a la provincia.

  g) Asociaciones de Entidades locales a que pertenece.

  3. Comarcas:

  a) Denominación.

  b) Capitalidad.

  c) Municipios que la integran.

  d) Ley de creación.

  e) Competencias propias y delegadas.

  f) Superficie.

  g) Población.

  h) Provincia o provincias a la que pertenece.

  i) Asociaciones de Entidades locales a que pertenece.

  4. Entidad metropolitana de Zaragoza:

  a) Denominación.

  b) Municipios que agrupa.

  c) Competencias propias y delegadas.

  d) Estructura organizativa y funcionamiento de sus órganos de gobierno.

  5. Mancomunidades:

  a) Denominación.

  b) Capitalidad.

  c) Municipios asociados.

  d) Competencias propias y delegadas.

  e) Aprobación y modificación de sus Estatutos.

  6. Comunidades de Villa y Tierra:

  a) Denominación.

  b) Capitalidad.

  c) Fecha y norma de creación.

  d) Fecha de aprobación y modificación de Estatutos.

  e) Numero y nombre de los municipios o núcleos que agrupa.

  f) Bienes y régimen de su aprovechamiento.

  g) Estructura organizativa y funcionamiento de sus órganos de gobierno.

  7. Entidades locales menores:

a) Denominación.

b) Capitalidad.

c) Superficie.

d) Población.

e) Municipio al que pertenece.

8. Consorcios: (constituidos entre Entidades locales o con participación minoritaria de la Administración de la Comunidad Autónoma para la gestión de servicios de su competencia)
a) Denominación.

  b) Domicilio.

c) Entidades que lo forman.

d) Competencias.

e) Forma de gestión del servicio.

CAPITULO II Inscripciones
Artículo 97.-Solicitud de inscripción.

  1. Las Entidades locales de nueva creación se inscribirán en el Registro de Entidades locales en el plazo de un mes, a contar desde la fecha de constitución de su órgano de gobierno, a solicitud de su presidente.

  2. La solicitud de inscripción se efectuará mediante modelo normalizado que facilitará la Dirección General competente en materia de Administración Local, para su posterior proceso informático.

  Artículo 98.-Acreditación de los datos.

  1. La inscripción registral de cada Entidad local contendrá los datos que para cada una de ellas se han especificado en los artículos anteriores. Se considera como fecha de inscripción la de recepción de la solicitud debidamente cumplimentada.

  2. Los datos de la solicitud de inscripción han de ser autenticados mediante certificación del secretario de la Entidad local y acompañados de la documentación establecida en este Reglamento.

  Artículo 99.-Resolución de inscripción.

  1. La Dirección General competente en materia de Administración Local, en el plazo de treinta días contados a partir de la recepción de la solicitud, procederá a dictar la resolución de inscripción de la Entidad local correspondiente. Si se apreciare la falta o insuficiencia de alguno de los datos, requisitos o documentos exigidos, dentro del mismo plazo, lo comunicará a la Entidad local para que subsane las deficiencias en plazo de treinta días.

  2. Si la Dirección General competente no resuelve en el plazo de treinta días, la Entidad local se considerará inscrita a todos los efectos conforme a lo solicitado.

  Artículo 100.-Código de identificación.

  1. A efectos de su identificación estadística, todas las Entidades locales tendrán un código oficial que será utilizado en sus relaciones institucionales.

  2. Las variaciones que se produzcan en el Registro de Entidades locales y que afecten al código de identificación serán publicadas en el «Boletín Oficial de Aragón».

  3. Por Orden del Consejero de Economía, Hacienda y Empleo, a propuesta del de Presidencia y Relaciones Institucionales, se determinarán las características y la forma de atribución del código de identificación.

  Artículo 101.-Modificaciones en la inscripción.

  1. Las Entidades locales comunicarán al Registro de Entidades locales cualquier alteración de los datos que deben constar en el mismo, en el plazo de un mes a contar desde la fecha en que se haya producido.

  2. La variación de los datos relativos a la población se comunicará en el mes de enero de cada año, al objeto de que pueda surtir los efectos procedentes. No obstante, los datos de población se modificarán de oficio, una vez que el Instituto Nacional de Estadística publique oficialmente el censo de población.

  Artículo 102.-Cancelación de oficio.

  La Dirección General competente en materia de Administración Local procederá de oficio a la cancelación de la inscripción en el caso de extinción de Entidades locales por disposición legal o por Decreto del Gobierno de Aragón, de acuerdo con lo que establece la legislación de régimen local.

Artículo 103.-Solicitud de cancelación.

1. La extinción de Entidades locales se comunicará a la Dirección General competente en materia de Administración Local, para proceder a la cancelación de la inscripción en el Registro de Entidades locales.

2. La solicitud de cancelación contendrá los datos siguientes:

a) Nombre de la Entidad local y número de registro.

b) Motivo de la extinción y especificación de otras Entidades locales que puedan verse afectados.

3. La solicitud será suscrita por el Presidente de la Entidad local, acompañándose certificación del acuerdo de supresión, referencia al «Boletín Oficial de Aragón» donde se haya publicado la disposición legal o el acuerdo corporativo, y la fecha de efectividad de la extinción de la entidad.

Artículo 104.-Coordinación con el Registro de Entidades locales del Estado.

De todas las inscripciones practicadas en el Registro de Entidades locales, a que hace referencia este Título, se dará cuenta a la Administración del Estado, a los efectos de la correspondiente anotación en el Registro General de Entidades Locales y, si procede, su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

CAPITULO III
El mapa local de Aragón
Artículo 105.-Objeto y contenido.

El mapa local de Aragón está constituido por los documentos públicos donde se determinan los términos municipales mediante bases cartográficas obtenidas por restitución de imágenes fotogramétricas o similares, a escala 1/10.000 o mayor. Igualmente, dicho mapa incluirá las demarcaciones comarcales. 

Conceptos en orden alfabético sobre Aragón

Amplía tu información sobre Aragón visitando 40 castillos te mostrarán un Aragón antiguo , base y cimiento de la realidad actual.

Puedes apreciar una flora silvestre distinta en cada paisaje.

Conoce un mundo en las fotografías de Serafín Urzay .

La información no estará completa sin un paseo por sus tres provincias: Zaragoza , Teruel y Huesca y sus variadas Comarcas, con parada en alguno de sus espectaculares paisajes como el valle pirenaico de Ordesa o el Moncayo o por oposición en el valle el Ebro .

Si razones de trabajo o familiares te han llevado Lejos de Aragón puedes Bajarte imágenes de fondo, sonidos o animaciones

También puedes dedicarte a los intangibles: desde la recopilación de leyendas que hacen a Aragón universal tu también puedes perseguir la presencia del Santo Grial en Aragón.

Otras páginas sobre Aragón en Internet

Hay otras actualidades y realidades que también te pueden interesar , Y la naturaleza también.
Para seguir la evolución del Aragonés de Aragón



Escudos | Goya | Historia | Libros

1


ALBARRACÍN Y SU COMUNIDAD

Geografía y paisaje de Albarracín

Un milagro urbano e histórico es Albarracín. Ofrece al visitante el encanto de la vetusta arquitectura de una ciudad inverosímil que sorprende y nos atrae.

Tras la admiración lírica de cuanto ven allí nuestros ojos, nace el deseo de hallar una explicación a esta ciudad creada por la geografía y por el hombre que los tiempos nos han guardado intacta. El viajero se encuentra ante Albarracín de repente. Después de un recodo de la carretera que parte de Teruel, atraviesa los llanos de Cella y tras pasar el pueblo de Gea de Albarracín, se mete apretadamente entre montañas para seguir serpenteando al lado mismo del río Guadalaviar. Luego una modesta vega, encajada entre cerros, procede al encuentro con la ciudad. esta se anuncia primero con un lienzo de murallas y torres coronando un alto monte. Cuando al final de la Vega, vuelve rápida la carretera, tras una cerrada curva que se ciñe al pie de aquella alta loma fortificada, el viajero se topa con sorpresa con la agrupación urbana de Albarracín, apretada detrás de aquel cerro severo y agreste. Solo ahora ante el abigarrado caserío se comprenden las fuertes murallas y altas torres que coronan el cierro. Primero se llega al <<Barrio>> se ve de frente, colgadas sus casas a las peñas. Mas adelante la carretera ha de perforar la mole rocosa para continuar su ruta; el casco urbano ha quedado arriba sobre la roca que el río circunda tras haber formado el mas trabajoso de los meandros. Es esta península rocosa que el río labró cavando una continuada y profunda hoz, se construyó Albarracín. Primero se llamó Santa María de Oriente por los historiadores y geógrafos árabes y luego Santa María de Ben Razín, nombre de una tribu de origen bereber que gobernó tres siglos largos la ciudad.

Aquel seguro reducto fue cabeza de toda una comarca que allí encuentra su centro natural. Historia y geografía explican al que el recorre Albarracín la razón de aquellas fuertes murallas que tan bien plantadas quedan en un paisaje agreste de cerros rocosos y rocas peladas. Protegen un casco urbano impresionante por su vetusta autenticidad y por el milagro de su mantenimiento a lo largo de los siglos. Las calles estrechas y sinuosas son como una cambiante escenografía. Plazas, esquinas, pequeños escampados, nos permiten gozar de perspectivas insospechadas, originales y atractivas. Y tofo ello en medio de un paisaje austero e impresionante de montañas rocosas rajadas por el río Guadalquivir que bordea toda aquella maravilla, metido en un profundo tajo. Este foso al crear tan fuerte posición natural nos explica como el hombre aprovechó aquel apartado lugar para organizar su vida urbana en los inseguros tiempos medievales.

Hoy Albarracín es un placer para quien solo desee contemplar una estampa de los tiempos pasados. Allí se sintetiza una región bravía de muy acusada personalidad. Todos llamamos <<la Sierra>> a esta singular comarca natural. Esta formada por dos grandes alineaciones de cordilleras con picos entre los 1.500 y los 2.000 metros de altura. Entre ellas se formaron estrechos y cortos valles, surcados por las aguas del río Guadalaviar y sus principales afluentes, del Tajo, del Júcar y del Cabriel. Estos valles y las hoces por las que los ríos se abrieron paso fueron siempre los caminos naturales por los que llegaron a Albarracín los hombres de la sierra haciéndola el centro político, religiosos y económico de toda aquella comarca aislada. Su difícil geografía solo se goza y comprende recorriendo la región.

Si desde Albarracín el viajero avanza solo seis kilómetros por la carretera que sigue estas hoces, estrechas y profundísimas, hasta el punto de que a veces no sabe por donde seguirá la carretera, llegará al cruce de Tramasaguas. Allí se abrirán dos rutas. Luego éstas se bifurcan unos kilómetros mas arriba, formando como las ramas de un árbol cuyo tronco es el río Guadalquivir y la carretera que lo bordea. Esta, primero, atraviesa el encantador Valle de Tramacastilla donde los frutales de su vega son los últimos que admiten el clima serrano. Las huertas feraces lindan con los pinares que cubren las laderas de las montañas. Luego, mas allá de Tramacastilla, la carretera remonta hacia Cillas del Cobo, Guadalquivir y Griegos por entre montes y pinares por una parte; por otra llega a Noguera para penetrar en los cerrados bosques de pinos y las verdes praderas de El Puerto. Los picos mas altos de la Sierra están por estos parajes. El Caimodorro llega casi a los 2.000 metros y la Muela de San Juan a los 1.900 metros de altitud. En esta parte de la Sierra se forma la más extensa red hidrográfica de España, Hacia el Norte nace y corre el Gallo que irá a Molina y al Tajo. También van algunas aguas de tierras de Albarracín por el Norte al río Jiloca tras atravesar las parameras de Monterde, de Pozodón y Ródenas. Es toda una comarca lateral de la Sierra que nos enlaza con tierras castellanas de Molina y con la cercana región aragonesa del Valle de Jiloca, la región de << el Río >> para los Serranos, distinta de << la Sierra >> por su economía, por sus costumbres y por el carácter de sus hombres. La otra parte de la Sierra de Albarracín se alcanza siguiendo desde Tramasaguas el río Royuela, afluente del Guadalquivir. Se llegará como al abierto y pintoresco << Val de Royuela >>, como se llamaba siempre en los documentos en el Monasterio de Carmelitas de Nuestra Señora del Val de Royuela, hoy en ruinas. En este lugar la carretera también se bifurca y llega a Colomarde y Frías, rico por sus pinadas y prados que se extienden hacía la Vega del Tajo, que es un valle alto, donde se origina este río. Queda limitado por las estribaciones de la Muela de San Juan y el Cerro de San Felipe, esté último metido ya en el linde con la Serranía de Cuenca, prolongación de nuestra Sierra de Albarracín. Cerca de la Vega del Tajo en otro alto valle, el de Valtablado, aún ahora tierra de la Comunidad de Albarracín, nace el Júcar y no lejos el Cabriel, su principal afluente. Este río se forma a lo largo de otro pintoresco valle, el llamado Val de Cabriel, tierra de pastos y de pinos, pero que la acción del hombre también ha hecho tierra de labor en grandes trechos. Además de esta parte de la Serranía, desde Royuela, otra carretera lleva hacia Terriente, siguiendo al principio el río de el Garbe que riega el valle sereno y tranquilo de Royuela. Pasado Terriente se alcanza el Vallecillo al final de Val de Cabriel y mas al este se extiende una región abrupta, imponente por sus enormes barraqueras en torno al Javalón, el cerro de las Brujas. Al norte de esta montaña está el pueblo de Javaloyas, y entre el Javalón y tierras ya de Valencia, hacia el este, se extiende desafiante una paramera áspera y fría en la cual protegidas en los recodos de los cerros se hallan varias aldeas de nuestra comunidad. Al norte del Javalón hacía Gea y Bezas de Albarracín crece el mas pintoresco de los pinares, el famoso Rodeno, donde los pinos nacen entre los pistachos de las areniscas rojas del Triásico. Ofrécese allí un paisaje inolvidable que ya fue santuario prehistórico, como nos lo recuerdan sus diversos grupos de pinturas rupestres.

En toda esta agreste comarca de asientan los pueblos serranos. En total veintidós municipios. Son de muy escasos habitantes, algunos formados por simples caseríos de veinte a cuarenta hogares. Todos forman parte de la Comunidad de Albarracín, entidad político- administrativa que aún está en pie. Tan curiosa institución solo se comprende por la Historia y por la forzada defensa de los montes y pasos que se han aprovechado en común durante siglos por los habitantes de esta tierra. Hoy como siempre los << serranos>> viven igual que ya los describió nuestro Ignacio de Asso, hace 300 años. Los bosques de pinos y la ganadería, mas que la agricultura, les sustentan. Casi todos los pastos del país se explotaban en común y una rica ganadería dio siempre a esta tierra la base de su riqueza. Las aldeas de la Comunidad y se convirtieron tras el azaroso siglo XIX en municipios independientes y sus bienes hoy son consumidos principalmente para sostener una pesada y sus bienes hoy son consumidos principalmente para sostener una pesada y absurda administración municipal que deberá simplificarse para bien del país. Albarracín fue siempre la cabeza de toda esta tierra serrana, llena de bellezas naturales, de bosques extensos de pinos, de espesos y olorosos sabinares; de praderas verdes; de valles sonrientes, de fuentes frescas y arroyos cristalinos. En tierras de Albarracín se inician esos surcos de agua que llevan en su nacer nombres que sonarán por toda la geografía de España: Tajo, Júcar, Cabriel, Guadalquivir o Turia, Jiloca, Gallo.
Los picos altivos y dominadores de sus tierras le dan su fuerte personalidad frente a Castilla, a Aragón y a Valencia. No lejos del Javalón está la loma de los tres reinos, donde los reinos de Castilla, Aragón y Valencia tienen límite. Enclave geográfico altivo, la geografía de Albarracín, << la Sierra >> a secas para sus pobladores, nos explicará la historia de << La Ciudad>> por antonomasia, pues así era llamada entre los serranos de Albarracín, hasta no hace muchos años. Poco a poco va dejando de ser la cabeza de la comarca, pues por un lado las comunicaciones, por otro las reformas políticas y administrativas le ha hecho decaer y perder el rango y sentido que la tradición le mantuvo hasta hace unos años. Hoy queda sin explicación para el atónito visitante sus poderosas fortificaciones, su catedral, el prestigio de su Juez que heredó la tradición mantenida hasta el Decreto de Nueva Planta en pleno siglo XVIII, de que en él se acabarán las apelaciones. Hoy Albarracín no tiene ya obispo. Ni el título de Administrador Apostólico que heredó con sus funciones el Obispo de Teruel, suena en los documentos de su curia. El Juez de primera Instancia se suprimió hace unos años. Ya no es el mercado al cual bajaban los serranos a comprar y vender. Albarracín dejó de ser <<la ciudad>>como hasta los años anteriores a la última guerra. Solo le queda su historia y la belleza de su casco urbano, la fuerte impresión de sus monumentos; lo que ha conservado de su patrimonio artístico, no mucho, por la incultura y decadencia en que vive. Y su paisaje. Todo esto unido, cuidándolo con amor, será un tesoro que se podrá añadir a sus fuentes naturales de riqueza y permitirá mejorar el vivir de los habitantes de la comarca.

También siempre le quedará Albarracín su historia peculiar romántica y personalísima dentro de la gran Historia de España.

La historia de Albarracín

La personalidad geográfica de la Sierra, diferente a la Meseta castellana y a las montañas y a las llanuras de Levante, configura su original historia.

Los primeros vestigios del pasado del hombre en tierras de Albarracín nos lo ofrecen las pinturas rupestres del pinar del Rodeno, conservadas en doce covachas y abrigos rocosos de las areniscas triásicas. Algunas de estas pinturas son de una sugestiva belleza y representan una de las mas antiguas muestras del arte humano.

Hacia el 2.000 a de J. C comenzó a llegar el conocimiento de la agricultura a los valles serranos junto con la domesticación de los animales. En Frías de Albarracín se nos ofrece la mas antigua aldea de agricultores que conocemos en la Sierra. Se asentó fortificada sobre el cerro que se levanta junto al pueblo actual.

Luego, con la invasión de los celtas que indoeuropeizaron la Península a partir del siglo IX a J. C se formó sobre nuestro país el pueblo de los lobetanos. Debieron ocupar lo que hoy es la Comunidad y sobre su economía agrícola y ganadera con el aprovechamiento colectivo de la mayor parte de la tierra y de los bosques y prados se forjó la base étnica y económico administrativa sobre la que aún viven en gran parte los habitantes de la tierra.

La época romana no ha dejado vestigios de mayor interés. La sierra fue cantada en sus bosques y frescas fuentes por Marcial, el gran poeta nacido en Bilbilis, hoy despoblado cerca de Calatayud. Fueron explotados sus bosques y minas de hierro y hasta un curioso alfar de cerámica decorada existió cerca de Bronchales. Las leñas de los montes eran la base de estas explotaciones industriales del capitalismo romano, al margen de las cuales el pueblo indígena de los lobetanos vivió su vida de agricultores y ganaderos semejante a la actual y en poblados no muy diferentes.

La inseguridad de los tiempos finales del Imperio Romano, la dureza de vida a que todo queda reducido en España, tras la invasión de los germanos y las luchas de los grupos de estos entre sí y contra los bizantinos, comenzó a valorar estas tierras aisladas y de fácil defensa. En donde hoy esta Albarracín se debió fortificar un grupo de gente en torno a una iglesia consagrada a Santa María. Cuando la invasión árabe, la peña que forma la hoz del río, fue un refugio único para lo que quedaba de cultura. En busca de la seguridad, allí se organiza la capital económica y política de toda la comarca y de las regiones circundantes.

Cuando los primeros textos árabes nos describen, la España musulmana, aquel núcleo urbano agreste y bien fortificado se llama Santa María De Oriente, para diferenciarlo de otra Santa María de Poniente o de Osanova hacia el Algarbe.

Santa Mará siguió siendo el nombre de la capital y del centro político en el cual, los Ben Razín, una tribu bereber llegada con la invasión islámica, asentaron su poderío prueba de su tolerancia con la población cristiana mozárabe agrupada en torno a una iglesia y a su obispo que aún estaba rigiendo su grey en tiempos del Cid Campeador según nos refiere la Crónica General. Es significativo que la única lápida de Albarracín llegada a nuestros días es de un mozárabe.

Luego la Santa María de Oriente de los siglos VIII al X, se llamará ya Santa María de los Ben Razín en el siglo XI y en el XII cuando la dinastía de este nombre lleve a su mayor esplendor aquel lugar. A partir de 1160 será ya Santa María de Albarracín al pasar hacia aquel año a manos de un soberano cristiano, don Pedro Ruiz de Azagra el cual mantendrá la independencia de aquel pequeño estado que hasta 1379 el rey de Aragón no logrará incorporarlo definitivamente a su reino. Don Pedro Ruiz de Azagra era un caballero navarro que se mantuvo un señorío serrano proclamándose <<Vasallo de Santa María y Señor de Albarracín>>, para recalcar su independencia de los reyes de Aragón y de Castilla con el avance de la reconquista acabaron envolviendo a este minúsculo estado independiente sin conquistarlo. Para mejor sostener su independencia pobló principalmente con navarros la tierra, cuyos apellidos aún se mantienen en la Sierra. Los vasallos del Señorío de Albarracín apoyaron esta actitud con brío y habilidad. En mas de una ocasión con feroz heroísmo. A. D. Pedro Ruiz de Azagra, III señor independiente, que hizo frente victoriosamente al Rey de Aragón Jaime I, obligándole a retirarse del sitio que puso a Albarracín. Le sucedió su hijo Álvaro Pérez de Azagra, IV soberano de Albarracín, casado con la infanta Doña Inés de Navarra, reino con el cual siempre mantuvo relaciones estrechas Albarracín. A la muerte de don Álvaro Pérez de Azagra, el señorío de Albarracín lo hereda con plena independencia su hija mayor Teresa Álvarez de Azagra, casa con don D. Juan Núñez de Lara <<el Mayor>>. Este saco al país de su discreta neutralidad entre Castilla y Aragón para lanzarlo al torbellino de una de las vidas mas aventureras y mas borrascosas de toda nuestra Edad Media. Perdió temporalmente su estado ocupado por Pedro III de Aragón, tras un feroz sitio de la ciudad audazmente sorprendida por el rey de Aragón. Pero pocos años después, Jaime II lo entrega también temporalmente a Juan Núñez de la Lara <<el Joven>>, aun en vida de su madre Doña Teresa Álvarez de Azagra. Vuelve a manos de Aragón, pero no por mucho tiempo, pues ante de ser proclamado soberano, con los mimos títulos que siempre tuvieron sus señores, el infante Don Fernando, hijo de Alfonso IV de Aragón y de Doña Leonor de Castilla, hermana de Alfonso XI. Asesinado este en Burriana en la misma cámara del rey en 1359 por su hermano Pedro IV de Aragón, los de Albarracín se mantuvieron fieles, a su mujer, una dulce infanta de Portugal llamada doña Inés. Primero se alegó que esperaba el nacimiento de un hijo que no llegó, pues tal vez solo eran añagazas de los serranos para no entregarse al rey de Aragón, heredero del estado tras el fratricidio terrible de Burriana. Luego hicieron frente abiertamente al Rey no reconociéndole como heredero. Doña Inés, atraída por el rey de Francia y de Navarra, Felipe IV el Hermoso, contra la opinión de sus vasallos que tan románticamente la defendían, salió de incógnito hacia Navarra, con un enviado secreto del rey de Francia con nombre de trovador mas que de espía, llamado en las crónicas <<Arnaldo, hijo de Arnaldo de Francia>>. En Borja los enviados de Pedro IV los lograron identificar y de tener. Conservamos la orden por la que el rey, que estaba en Cullera, manda enviarlos al castillo de Luna y allí luego decapita a Arnaldo de Francia y lleva a Huesca buen guardada a la soberana de Albarracín.

Ni aún presa del rey la princesa de Portugal y soberana de Albarracín, aunque el rey de Aragón era ya por derecho el heredero del señorío, se sometieron los hombres fieles de aquel estado a Pedro IV. Le exigieron la libertad de su soberana y se negaron a reconocerle como señor mientras ella no los liberase de su juramento de fidelidad. Hasta 1379, en Fraga, no se llegó a un acuerdo. Doña Inés recibió Tamarite de Litera y otros estados y liberó a sus vasallos fieles de Albarracín y su tierra del juramento de fidelidad. Luego al rey de Aragón juró los fueros de la Ciudad y Comunidad y reconoció la independencia total administrativa de la tierra que siguió eligiendo por insaculación un juez que gobernó el país hasta 1713, en que el Decreto de Nueva planta de Felipe V al terminarse la Guerra de Sucesión estableció en Albarracín un corregidor. Después toda ha sido rutina decadencia, acentuada mas y mas en el siglo XIX y lo que va del XX. En pie quedan solo las murallas, la catedral y otros vestigios monumentales dispersos por el país. Como un recuerdo de aquella independencia los terrenos comunales que se extienden por gran parte de la Sierra forman con su rico patrimonio la llamada Comunidad de Albarracín, que pertenece a la ciudad y a las veintidós aldeas que se agrupaban con este nombre. Son los restos de una historia gloriosa. Hoy el gobierno de este patrimonio comunal enorme pasa de unas manos a otras, cada vez menos libres y, creemos, con menor provecho para los habitantes de la Sierra, sus legítimos herederos.

EL PATRIMONIO ARTÍSTICO Y MONUMENTAL DE ALBARRACÍN Y SU SIERRA.

Eco de esta Historia original y bravía, Albarracín poseyó un rico patrimonio monumental artístico que aún es digno de ser visitado. Además de la Ciudad, todas las aldeas con sus iglesias y casonas, tenían algo que enseñar y digno de ser admirado. En los últimos años se ha perdido tanto que muchos pueblos no tienen ya nada digno de admiración. Albarracín ofrece aún sus grandes murallas que apoyan y refuerzan la fuerte posición natural en la que se asienta la ciudad. el recinto mas antiguo se agrupó dentro del meandro rocoso coronado por el Castillo señorial. En este espacio se cobijó la ciudad cristiana y luego árabe, alrededor de la grande y alta roca que se yergue en el centro. Pegado a esta roca y sobre ella, se asentaba la residencia militar, mas que palacio, de los señores de Albarracín, primero moros y luego cristianos. A sus pies estaban la Catedral y el Palacio episcopal. La iglesia de Santa María se sitúa hacia el extremo mas cerrado de la hoz que servía de fondo natural. Toda esta parte de la Ciudad se atraviesa por una calle que comenzaba en la Puerta de Hierro situada en donde hoy arranca la calle de la Catedral en la plaza del Ayuntamiento. Un fuerte recinto murado defendía esta parte de la Ciudad, llamada la Engarrada. De ella aún se conserva una alineación de la muralla y una turre de Ángulo redonda. Se ve bien cuando se visita el cercano y pintoresco Portal del Agua. A extramuros de la Engarrada y de la Puerta de Hierro se formó un arrabal. Abierto al principio, era mercado en torno al espacio para su libre seguridad que exigía la puerta fortificada de salida de la ciudad. Este espacio libre con el tiempo fue la actual Plaza de Ayuntamiento, centro hoy de todo el casco urbano. Tres lados de la citada plaza los ocupa hoy el Ayuntamiento, construido en el siglo XVI, seguramente por Pierres Vedel, a juzgar por su traza. Aún en 1627 están trabajando en esta enorme casa Juan de Ezpeleta y Pedro Fortet que construyen las cárceles de la ciudad en sus bajos. Algunas casas graciosas cierran esta encantadora plaza de variadas y movidas líneas, en la cual, las galerías de madera y los atrevidos balcones, abierto alguno en la misma esquina, se adaptan al arranque irregular de las estrechas calles que de ella parten.

Toda la ciudad de Albarracín nos ofrece un atractivo singular con sus callejas graciosas y sus altas y diversas casas cada una con traza y personalidad diferente. No hay entre ellas ninguna monumental, pero ofrecen un conjunto de arquitectura urbana único de Aragón y de los más sugestivos que puedan admirarse en España.

En este abigarrado conjunto de edificaciones sobresalen además del Ayuntamiento ya citado, el Palacio Episcopal y la Catedral. La obra actual del Palacio Episcopal, siempre sobre su antiguo emplazamiento, único Palacio que reconocía el fuero de Albarracín, es del siglo XVII y los edificó el obispo Miguel Jerónimo Fombuena. En 1705 a 1728, el Obispo Juan Navarro Gilaberte continuó las obras poniendo su escudo en la portada barroca no exenta de gracia, que cierra un pequeño patio. Su sobrino y sucesor en la mitra Juan Francisco Navarro Salvador y Gilaberte las debió acabar, pues su escudo aparece en la fachada del palacio, hoy muy averiado.

Al lado mismo del Palacio Episcopal y con comunicación interior con él, está la Catedral consagrada el Salvador; su fábrica se levantó en los primeros años del siglo XVI sobre otra iglesia anterior que debió ser romántica y Gótica en parte. En 1532 pide y concede gracias para la obra el obispo Jofre de Borja. Luego la construcción se continúa a lo largo del siglo XVI y debió acabarlas Pierres Vedel, el gran arquitecto picardo que vivió y murió en Albarracín. Sus hijos proclaman que << entre las obras heroicas que realizó su padre se encuentra el Aseo de la Ciudad de Albarracín>>. La airosa torre catedralicia es obra de Alonso de Barrio Dajo y se contrata en 1549. En su interior lo mejor que ofrece la catedral es el retablo tallado en madera del altar mayor, obra del gran maestre mazonero Cosme Damián Bas. Era un escultor seguidor de los mejores imagineros aragoneses de la época, sobre todo de Gabriel Joli; sabemos que lo contrató en 1565.

En la Catedral, en una capilla lateral de la nave mayor, entrando a la izquierda, hay un retablo de madera dedicado a San Pedro atribuido a Gabriel Joli, que estuvo antes en Santa María. Obra de gran nervio y excelente factura, corre su traza muy cercana a la del retablo de Bas que ocupa el altar mayor y hace tiempo que pensamos sea también otra suya y no de Joli como se dice. También es muy bella la capilla del Pilar, seguramente es obra del escultor Juan Mora, al que sabemos encarga colocar su escudo el obispo Navarro Salvador y Gilabarete en 1748.

También en la Catedral es notable el tesoro que se guarda en la Sala Capitular. Ofrece obras importantes como una naveta de cristal de roca, trabajo veneciano o milanés de finales del siglo XV. Fue donada por el deán Agustín de Roca. Citemos también un portapaz de oro con incrustaciones de piedras atribuido a Benvenuto Cellini, regalo de un pontífice al obispo Roca de la Serna. Hay una cruz parroquial de finales del siglo XVI, regalada por el obispo Martín de Funes (1645-59) y otras varias joyas. Sobresale entre las obras de arte que nos ofrece el tesoro catedralicio, una buena colección de tapices de Bruselas de mediados del siglo XVI firmados por Geubeis, obra de las mejores realizadas por este artista. Es digno de mención también un cristo de marfil con <<el árbol de la vida>>, curiosa obra de arte llegada desde talleres hispano filipinos. En obras del siglo XVII, aunque bastante arcaizante y de una iconografía plena de simbolismo cristiano.

Muy bella en el conjunto urbano de Albarracín resulta la silueta de iglesia de Santa María, construida por Pierres Vedel en la segunda mitad del siglo XVI. Es original en ella la capilla de la Comunidad abierta con una cupulita esculpida, y del mismo estilo es el púlpito. Fue donada a la comunidad por el obispo Francisco Soto de Salazar en 1572 y en ella están enterrados el arquitecto Pierres Vedel y su mujer, que bien merecían una lápida por los muchos monumentos que dejaron por las tierras turolenses, aún sobre la plaza del Ayuntamiento se levanta, en el barrio alto hacia la muralla, la iglesia de Santiago. Ya en documentos de 1247 aparece como una de las cuatro parroquias de la ciudad. la iglesia si la proyectó el arquitecto Alonso de Barrio Dajo y comenzó su fábrica en 1600. la torre se levantó en 1726. El retablo mas interesante conservado en esta iglesia sabemos fue obra de Jerónimo Martínez, que también trabajó en Teruel. Fue realizando en 1524 y se conserva en la primera capilla al lado de la Epístola.

El altar mayor es obra de mérito y seguramente se debe a Castillejo. Imaginero del siglo XVIII que trabajó en el altar mayor de la iglesia de Orihuela.

Aún deben visitarse en Albarracín el colegio de Escolapios, el recoleto monasterio de dominicas de clausura de San Bruno y San Esteban, fundado en 1607 y la capilla del Cristo de la Vega, obra del mismo arquitecto entre 1632 y 1640. Fue antes llamada ermita de la Virgen de la Vega, tal vez recuerdo del monasterio cisterciense consagrado a Santa María que desde el siglo XIII hizo en aquella zona. De esta antigua advocación es una imagen románica muy bella que aquí se conserva, obra del siglo XIII. El cristo que hoy se venera es obra del escultor valenciano Modesto Pastor, pues el antiguo se perdió en un incendio en 1872.

Para terminar esta breve reseña histórico artística debemos señalar que con Albarracín forma estrecha comunidad sus aldeas. Algunas de ellas conservan un notable patrimonio monumental y artístico, digno de ser visitado y admirado: sobresalen Ródenas con algunas casas de noble traza de una buena labor de cantería. Su interesante iglesia es obra del arquitecto Alonso del Barrio Dajo, que la debió acabar hacia 1599. En esta iglesia se conserva un bellísimo retablo hacia 1425, obra del llamado <<Maestro de Ródenas>> seguidor del taller valenciano de Nicolau- Marzal y otras obras de interés.

Otro pueblo de valor monumental y artístico es Orihuela del Tremedal. En él se venera la Patrona de la Sierra, la Virgen del Tremedal, aparecida a un pastorcito en el cerro del Tremedal al pie del Caimodoro. Es una talla notable del siglo XII que debió llegar con la reconquista navarra del país serrano, según ya hemos indicado. Se guarda la imagen en la Iglesia parroquial que es el mas grande edificio de toda la Comunidad de Albarracín. Fue planeada en 1770 por el gran arquitecto turolense José Martín de Aldehuela y construida por su ayudante Manuel Gilaberte, quien la terminaba en 1776. Ofrece Orihuela del Tremedal varias y notables casas solariegas con sus escudos y obras de rejería de mérito.

Otro pueblo que poseía un rico patrimonio artístico, hoy casi perdido, es Villar del Cobo. Conserva entre otras dos casas de noble fábrica, la de los Fernández del Villar, hoy Ayuntamiento y la de los Muñoz, la <<Casa Grande>> y una rica iglesia que ha perdido casi todo lo que guardaba. Lo mas notable es la torre, obra del arquitecto serrano Alonso del Barrio Dajo que la terminó en 1604.

También Terriente, en la otra parte de la serranía, ofrece al visitante unas cuantas casas y su iglesia con pórtico renacentista, notable obra de cuatro artistas, los hermanos Rodrigo y Pedro de Avajas y Pedro y Toribio de Utienes.

Tal vez el pueblo que tiene mas que ver es Gea de Albarracín. Fue aldea de la Comunidad, pero luego pasó al Señorío de los Fernández de Heredia, casa principal de Albarracín, señores del castillo de Santa Croche, cuyas ruinas se ven entre este pueblo y Albarracín. Su actual iglesia aún se construía en 1660. En ella se han recogido retablos, imágenes y otras obras de arte de los conventos que hubo en este pueblo. Tuvo un convento de carmelitas y tiene aún otro de capuchinas de clausura. Su iglesia es un buen ejemplo del estilo Rococó, con buenos retablos, sobre todo el altar mayor. También ofrece Gea de Albarracín algunas casas interesantes y un par de calles que aún guardan el sabor arquitectónico de la comarca y son dignas de visitarse.

TRADICIÓN, DECADENCIA Y FUTURO

Albarracín con su comarca forma una unidad geográfica e histórica muy íntimamente ligada. A su vez las aldeas de su Comunidad con sus caseríos e iglesias son solo una parte del paisaje serrano, variante y lleno de originales panoramas. A veces grandiosos en sus hoces profundas o en sus pinares extensos; a veces llenos de atractivo encanto en sus fuentes, en sus risueños valles o en sus verdes dehesas. La población se agrupa a lo largo del curso de los ríos, cuando fecundan fértiles y breves vegas convertidas en huertas llenas de frutales; otras veces los caseríos se nos ofrecen protegidos del cierzo tras los cerros, siempre cerca de manantiales de aguas cristalinas y frescas.

Pero toda esta historia y este paisaje natural y humano, lleva desde hace años, el signo de una acentuada decadencia. El turismo y las posibilidades de emigrar y el deseo de volver a su país que el hombre de la Sierra siente. Tal vez les den en los tiempos futuros nuevo brío a los pueblecitos serranos. Hoy la prueba de su falta de vitalidad es que han perdido la fe en su personalidad. Han abandonado sus maneras ancestrales de vivir. Su tipismo ha desaparecido casi totalmente. Apenas las fiestas patronales se guardan. No se mantienen activas las rondallas de jóvenes con sus instrumentos de cuerda. Poco se cantan ya las canciones de la tierra y se van olvidando todos los bailes populares, litúrgicos y paganos. Solo se mantienen los originales mayos que se cantan a las jóvenes, pero cada vez peor instrumentados y menos sentidos. Su letra candorosa y su música simple son honra de los mejor del folklore de nuestro Aragón. Aún se oye en toda la Sierra el lírico recuerdo de cortesía y amor cantado con melodía serena y sentida en la noche del treinta de abril al uno de mayo:

Estamos a treinta
Del Abril florido
Y a cantarle el Mayo
Señora venimos.

Novenarios, gozos, danzas, se han ido perdiendo. Nadie calza ya los zuecos de madera ni las abarcas de pellejos para la nieve a los días de lluvias y barros; las zahones de piel de oveja ya no se usan por el pastor; ni las monteras de piel, ni los piuques y cordellates. Todo lo típico se va yendo sin dejar huella, ni siquiera en un Museo que lo perpetúe y lo guarde como eco de las formas de vivir de otros tiempos. La cocina característica del país casi se ha perdido y casi nadie recuerda ya los refrescos rituales de los señores canónigos y curas; ni los dulces de nueces y piñones a base de buena miel que la tierra produce, ni se comen migas, ni se organizan los grandes asados. Solo los matapuercos continúan produciendo morcillas, longanizas, gueñas, chorizos y lomos embuchados pero cada vez son menos rumbosos y menos curados y sabrosos los jamones y cecinas. En Albarracín y alguna otra aldea como Orihuela y Bronchales con el turismo se apunta ya una reacción. El pastelero Recadero en la plaza de Albarracín, ofrece almohabanas y busca con su arte apartarse de la vulgaridad y volver a la tradición. Algún otro ejemplo se podría citar de esta alborada como la fonda de Espinosa de Orihuela del Tremedal.

Pero cuan lejos está la tierra de recuperar su personalidad perdida.

Apenas quedan aquellos artesanos de la madera y el hierro que tanto y tan bueno produjeron. Han dejado el oficio sus músicos dulzaineros que corrían Aragón y Castilla llevando el nombre de las aldeas de donde eran.

Los últimos fueron los de Tramacastilla, los de Javaloyas y los de Villar del Cobo. Eran famosos por los pueblos de media España. Aquellos pastores que en el morral llevaban su flauta de caña y llenaban de alegres sones las pinadas y los barrancos, hoy ya sin personalidad alguna llevan un transistor de pilas en la mano. Los tejedores de cordellates fuertes y vistosos, de alforjas y mantas, han dejado sus telares uno tras otro; con ellos desaparecieron los calientes piuques de lana, las sayas de cordellates de colores vivos, y tantas telas que vestían los hombres y mujeres de la Sierra con acusada personalidad. No quedan ni uno solo de los zapateros y sastres que de aldea en aldea viajaban vistiendo y calzando a las gentes a la vez que entretenían las veladas creando y contando chascarrillos didácticos o inocentemente picaros. Nada queda ya nuestro, en nuestros pueblos. El signo de los tiempos trajo las ganas de emigrar a lis mas jóvenes y avispados de sus habitantes.

No por todos estos síntomas de decadencia, la Sierra es tierra ya sin futuro. Prueba de ello es que no dejan de ser dignos y acogedores los hombres que la habitan. Viven mejor materialmente hablando, los que quedan en el país. Y el visitar la ciudad y sus aldeas es tropezar continuamente con hombres independientes y señores en su porte, aunque sea grande su pobreza económicamente. Saben vivir y aun comportarse con hidalguía siempre. En ellos hallaremos la estampa viva de toda aquella comarca llena de personalidad y cuya historia nos ayudará siempre a gozar de sus caseríos y de sus iglesias, de sus ermitas y santuarios. Un hombre culto, en el tiempo actual, en estas tierras de Albarracín, percibirá siempre como una palpitación de lo que fue este país en otros días y a la vez el paisaje y la serenidad y hombría de sus habitantes; le harán sentir la aventura de lo que aún podrán ofrecer estos hombres y estas tierras, en el concierto de los pueblos de España. A veces pienso que ofrecen otra vez como en los inseguros tiempos medievales, el lugar de refugio y el ambiente humano de sosegado reposo que necesitamos todos en estos tiempos agitados y de vida angustiada que lleva el hombre de nuestros días. Vivir en Albarracín o en sus aldeas será pronto, al paso que vamos, otra vez vivir. Así el turismo apunta en algunos pueblos serranos como su posible futuro y mayor fuente de riqueza. Si la artesanía renaciera, se procurará mejorar las explotaciones ganaderas y se ensanchara como en parte se ha emprendido en algunos pueblos, la explotación industrial de nuestras maderas, la tierra ofrecería una reacción contra su decadencia. Ojalá sea pronto descrito un renacer vital y fecundo y que esta lírica y pesimista descripción actual de la sierra sea olvidada y superada.


Tal día como hoy 01 de diciembre

1808 Primeros choques en Torrero y Casablanca del Segundo Sitio de Zaragoza, durante la Guerra de Independencia.
1897 Nace en Albalate de Cinca (Huesca) el tenor Miguel Fleta.



DECRETO 346/2002, de 19 de noviembre, Reglamento de Territorio y Población de las Entidades Locales de Aragón.

El proyecto Aragón es así, es una recopilación de todo tipo de información documental sobre Aragón: Municipios, provincias, comarcas, personajes, folclore, historia, cultura, libros, mapas, ilustraciones, fotografías, leyendas, para su publicación y difusión.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón.

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas leyendo, aceptas el uso de cookis en esta web.